lunes, 2 de julio de 2012

Recurrente

Me estremecí de brisas,
como si me invadiese
una tristeza inexplicable y sin límite,
o la inoculación de un líquido
lentificador del músculo,
una neblina espesa delante de los ojos,
nadar, correr, batir alas en el sueño,
la bifurcación paralizante,
el interregno de la parsimonia
adonde no se va a ninguna parte.

63 comentarios:

Marga dijo...

Veo que has redecorado tu cueva... ha quedado chula, señor Darío.

Y sí, hay brisas que paralizan, qué será lo que barren a su paso, me pregunto.

Beso y versos

Eastriver dijo...

A veces nos sentimos como en una tela antes de ser devorados.

◊ Dissortat ◊ dijo...

Y aún así, y sin saber muy bien cómo, avanzamos.

Mi cariño.

Sergio DS dijo...

Aquí sí has inoculado veneno.

Rayuela dijo...

recurrente sueño donde alguien nos sueña y paraliza*

Lichazul dijo...

recorre el frío la espalda lentamente
así me ha parecido hoy tu poema, la sensación más electrizante

besitos y feliz smznz

guille dijo...

esa niebla que aparece recurrentemente ante nosotros.

Que nos ancla y paraliza.

A la que tenemos que vencer para poder volver a vivir.

Recomendable armarnos con dos buenos faros antiniebla en la memoria que nos ilumines los momentos gloriosos.

Jo dijo...

cómo.... tu amaneciste en mexico?

MUCHITA dijo...

A la miercole...y jaja por el comentario anterior...
podria coincidir con el malestar de muchos mexicanos.

Besos mil.

mariajesusparadela dijo...

Cámara lenta.

Smith. E dijo...

A veces el destino es a ninguna parte.

Un beso. O dos.

Hermes D. dijo...

A veces pasa, lo que no llego a descifrar todavía es si se trata de un estado de depresión, o de claridad (súbita y terrible certeza de la nada).
Un abrazo.

J K dijo...

Como la pesadilla que me ha perseguido desde la niñez, donde mis músculos se paralizan y en medio de la huida me encuentro entre la nada y un vacío gigantesco que me consume.

Pero con suerte, despertamos, con mucha suerte.

Besos

J K dijo...

Y por cierto, No, no siempre hay consuelo, a veces sólo hay resignación.

[Maxwell] dijo...

Hay que aceptar, parte de la vida. El veneno a veces cura

Marc Verlén dijo...

Suena a Nunca Jamás en un viaje a ninguna parte.

Un abrazo.

MC. dijo...

con lo de la tristeza inexplicable venía bien, pero la bifurcación paralizante tengo que decir que me impresionó un poco

Saludos!!

Verónica C. dijo...

Recurrente, Darío, no hay más que dejarse vencer en esa parálisis y después de ir a ninguna parte, salir de la neblina... o no...
Todo lleva su tiempo y este es tan personal como único.

Me encantó este poema, me sumergiste en un estado onírico recurrente.

Besos

vera eikon dijo...

Parece ser que a veces suceden epfifanías entre sueños. Y es ahí donde tiene nombre lo innombrable. Donde se hace niebla lo invisible. Donde la pregunta que nunca nos hicimos se torna bifurcación. El sueño por fortuna se desvanece, pero entiendo que aquello que nos carcome, lo seguirá haciendo. Y en la vigilia ya no tenemos palabras con las que nombrarlo. Tu poema se aproxima. Es en los bordes..

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y es que nunca se va a ninguna parte...

Saludos y un abrazo.

Lucrecia Borgia dijo...

Las grandes verdades nacieron brisas y terminaron como ciclones.
(mi mamá tenía una niebla espesa delante de los ojos. La operaron de cataratas y ahora ve dese Madrid hasta Charata, sin escalas...)

saludos

El Gaucho Santillán dijo...

Quien no tiene destino, siempre llega a èl.


Buen poema.


Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Sentido extremo... Esa niebla que a veces paraliza. Esa niebla que a veces nos visita, a todos por igual.

Beso!

TORO SALVAJE dijo...

La tristeza es una conquistadora sin igual.
No se detiene ante nada.
Sólo los poemas consiguen ablandarla.

Saludos.

Margaret dijo...

A veces la melancolía se prende a las pestañas, opaca los vidrios, duele.
Un abrazo Darío

Damián Aguirre dijo...

El miedo es la adrenalina de un sueño que se repite...
Abrazo

Capitán Placenta dijo...

No queremos verlo, pero morimos muchas veces antes de la definitiva, a modo de entrenamiento.
El veneno ha hecho efecto, sí.
Besos!!

Cecy dijo...

Pasa muy a menudo y lucha por instalarse y cuando se consigue abatirla, el cansancio es intenso.

Abrazo Joven.

Rob K dijo...

De los sueños salimos despertando. ¿Y de la vida cómo?

De cenizas dijo...

Cuando los sueños se espesan, el tiempo se detiene en la frontera de la vigilia.


un abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Te abrazo solidaria, porque me siento de esa forma que tan bien describes muchas veces. Pesa la vida, pesa mucho entonces.

Carmela dijo...

Pero llegarán brisas suaves y cálidas...
Un beso, Darío

Halcón peregrino dijo...

Ovillo
Animal asustado bajo un cielo inflamable.
Con la vida en suspenso y esa espesa bruma que no pasa.

abrazo.

Laura Uve dijo...

Pese a la tristeza que prefiero que no sea recurrente, me ha encantado ese inicio: "Me estremecí de brisas", una hermosa imagen en la que me quedo en sueños.

Besos!

Lapislazuli dijo...

Sale de la neblina... encontraras sol
Un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Me sabe a cansancio a hastío, justamente a parsimonia. Quizás, los versos sirvan para combatirla, creo que siempre queda el consuelo, en ese sentido.

Abrazo

mujerdeole dijo...

La brisa triste paraliza y detiene.
Hay que mover, hacia donde no importa. Hay que partir, navegar.
Ya lo decía Pessoa: navegar es preciso, vivir no es preciso...

Gala dijo...

Cuando la tristeza invade cada una de las células, todo se ralentiza tanto que por más esfuerzo que hagamos parece que el mundo gira con demasiada parsimonia y eso nos agota demasiado.
como si tuviéramos que llevarlo a cuestas.
Un veneno que mata lento, y con un simulacro de dolor, dificil de explicar que además paraliza desde los músculos hasta el cerebro.

Besitos mediterráneos.

Noelia Palma dijo...

sos terrible eh...
ay ay ay

Sarco Lange dijo...

Darío, estabas por escribir un poema, tranquilo hombre.

Un abrazo.

marichuy dijo...

“(...) el interregno de la parsimonia
adonde no se va a ninguna parte.”

Como si describiera mi sentir en estos momentos.
Gracias.
Un abrazo

Corina dijo...

La parálisis de la tristeza.
Texto sin imagen...
busca ser solo voz.
Sos un texto tan bello siempre...
Abrazos!

Esilleviana dijo...

De nuevo vuelve a ocurrir: sentir el desánimo inconsciente del frío, de la apatía y la distancia que salva de percibir la comodidad y la tranquilidad a considerar el alivio empotrado en un lugar cerrado; (los incendios se apagan en invierno).

un abrazo :)

Occam dijo...

Ralentizar un momento hasta llegar al stop...asusta.
Un beso

TriniReina dijo...

Hay que huir de esa brisa que aplana.

Saludos

Luján Fraix dijo...

Me estremecí de brisas... que bella imágen.
Hay neblinas que nos siguen los pasos, no sirve huir.

Besos

Javier F. Noya dijo...

Esos líquidos, esos líquidos....lindo empapelado de fondo. Abrazo.

trapecista dijo...

a ninguna parte es el lugar donde nos dirigimos la mayoría

una abrazo

mariarosa dijo...

Suele suceder de sentirnos así, a veces los sentimientos nos frenan las dicisiones....

Muy buen poema.

mariarosa

Lichazul dijo...

gracias por tu huella
abrazo y buena semana

ANA dijo...

Muy lindo el nuevo look!
El poema: aplanador (pero sin que se note).
Besos

Eva BSanZ dijo...

Una pesadilla...

Mi beso!

Amanecer Nocturno dijo...

La tristeza nos ralentiza por fuera y por dentro. Y viajar a ninguna parte puede ser la mejor solución.

Un beso.

Imilce dijo...

Ninguna parte me absorbe

Axis dijo...

De vez en cuando me dejo atrapar por una sensación diría que así.
O tal vez sea toda esa sensación en realidad aunque pueda también con lo contrario. En realidad nunca supe hacia dónde iba, ahora, encima que me lo pregunto, mucho menos.

Beso!

la MaLquEridA dijo...

Ninguna parte es la salida al infierno.



Saludos.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Este pensamiento recurrente, no sé si es un adios de nuevo, o es que no me he movido ni un sólo centímetro de mi sitio
mmmm

K. Diminutayazul dijo...

Bestial esa sensación... no tener un dónde, pero seguir.

Mercedes Ridocci dijo...

Me gusta tu forma de poetizar la tristeza "inexplicable", esa "que lentifica el músculo y no va a ninguna parte".

Un abrazo.
Mercedes.

salvadorpliego dijo...

Tienen mucho de filosofía tus versos. Tienen profundidad y buenas imágenes. Te felicito.

LA ZARZAMORA dijo...

Hasta la tristeza encuentra sus pasos entre la monotonía de la brisa...
Sí.

Un beso.

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy bello. Deliciosas metáforas. Un lujo leerte. Un abrazo.

Silvi Rivoira dijo...

la petite mort