lunes, 7 de noviembre de 2016

9


Nadie es tan pobre
me repito
como quien no tiene 
nada en la cabeza
un recuerdo
una elucubración
un plan siniestro
los bolsillos se llenan
de polvo de migas
de piedritas en el río
una cabeza hueca
es un llano estéril.

11 comentarios:

nilda dijo...

una cabeza hueca, un corazón siempre conforme, unas manos blanditas, unos pies frios, unos abrazos sin tocar al otro, como de lejos, una vagina mezquina, una generosidad emponzoñada
cuidate dicen. No les haga caso. Nadie puede ser tan miserable.

Gabriela dijo...

hubiera creído que no existía gente así...
hoy se que ese "todo" es trágicamente posible

P MPilaR dijo...

Siempre queda un rincón de cabeza vacío.
Ahí no entra ni dios!
Bss

Marián dijo...

Como todo en la vida, el corazón necesita estímulos, y la cabeza inquietud por el pensar...

Besos.

Fanny Sinrima dijo...

Hay que imaginar, fantasear, crear; rastrear la vida y descubrir que siempre hay algo que llevarnos a la cabeza y parir pensamientos.

Un abrazo.

virgi dijo...

Una cabeza hueca un día detrás del otro, se vacía de verdad en poco tiempo.
Besos

Licantropunk dijo...

Vuelvo al comienzo: nadie es tan pobre.
Saludos.

María Socorro Luis dijo...


Publicas poco pero merece la pena venir a disfrutarlo. Siempre certero y profundo.

Un abrazo, Darío.

Mamen dijo...

Sin duda. Lo peor.
Un abrazo.

Elena dijo...

Halago tu capacidad de síntesis.

Y sí es muy cierto... nadie es más pobre"

Amapola Azzul dijo...

Yo quisiera no tener nada en la cabeza la mitad del rato Darío.

Ese tipo de probreza me liberaría el corazón.

Besos.