lunes, 2 de diciembre de 2013

Variables del mercado


Estrepitosos gorriones
se llevan con histeria 
la comida de la gata,
admirable es la voluntad
de las hormigas
de transportar cargas
que las doblan en tamaño,
uno se rasca la espalda
como puede
o espera al acecho
descuidos de los otros
o se mira el ombligo
con el mundo sucediendo.

73 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Lástima.
es lo que hay en esta nueva era...
ciegos y más ciegos que no quieren ver.
Abrazos.

Lucrecia Borgia dijo...

Siempre es conveniente tener un amigo que te rasque la espalda y una gata que sepa cocinar...

abrazo

Laura Noestá dijo...

Siempre me rasco la espalda como puedo y sólo cuando era niña me miraba el ombligo...

Besos

Amapola Azzul dijo...

No sabía que a los gorriones les gustase la comidas de la gata.

Amapola Azzul dijo...

En cambio lo de las hormigas sí lo sabía.
Un beso.

TriniReina dijo...

Mirando las musarañas y sin intención de participar.
Vamos, que se lo den todo cocido...

Saludos

el maquinista ciego dijo...

Tal cual, demasiado mirarse el ombligo, y mientras, el mundo sucediendo...
Vivan las hormigas, sí!!
Abrazo!

SILDELSUR dijo...

No voy a halagarte repitiendo cada línea que me pareció interesante porque sería redundante.
Aunque me quedo con las letras eróticas y de amor.
Tal vez éste sea un poema de amor universal como vos decís,y nosotros somos gatos,gorriones y hormigas...por que no?

Saludos!

Marite Alarcón dijo...

Increíble lo de las hormigas, lo he visto. Creo que los hombres deberíamos aprender de ellas. Unos más que otros no?
Beso!

elisa lichazul dijo...

es el oportunismo puro y duro Darío
somos aves de rapiña

abrazos energéticos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Así es desde que el mundo es mundo: unos pechan y otros cantan. Cigarra, hormiga... ¿Cuál es realmente mejor destino? No sabría responderte.
Besos.

Vera Eikon dijo...

Me gusta el paralelismo con la naturaleza, aunque creo que a los mercados les interesa volver complejo lo que en la naturaleza es bastante simple. Y eso me recordó a esto:

El filósofo paseaba por los campos cuando encontró en el río a un pescador muy atareado.
—¿Qué haces, buen hombre? —le preguntó.
—Echo las redes.
—¿Para qué?
—Para pescar.
—¿Para qué quieres pescar?
— Para vender el pescado.
—¿Para qué quieres venderlo?
—Para obtener algunas monedas.
—¿Y para qué quieres el dinero?
—Para comer.
—¿Pero, para qué quieres comer?
—¡Para vivir, señor, para vivir!
— ¿Pero para qué quieres vivir…?
El pescador se quedó perplejo, y enmudeció.
—¿Para qué quieres vivir? –insistió el filósofo.

El pescador caviló unos momentos y al fin respondió:
—Para pescar.

Cuento de Giovanni Papini

Abrazo.

Amanecer Nocturno dijo...

Perezosos de cuerpo y casi nunca de pensamiento.

Anna Genovés dijo...

La poesía anti-poesía, entre tus dedos...

Adra Sólo dijo...

Yo las hormigas no las encuentro admirables, sólo avariciosas... A la cigarra que vive en mí le fastidian sobremanera ;) Me alegro mucho de verte de vuelta. Un beso

la MaLquEridA dijo...

¿Dónde está el ombligo?

Ceci García Moyano dijo...

Estamos acostumbrados a mirarnos el ombligo mientras el mundo sucede. Me gustó mucho.
Un abrazo!

◊ dissortat ◊ dijo...

Abulia...

Luján Fraix dijo...

Es cierto, algunos practican la ley del mínimo esfuerzo.
Besos

De barro y luz dijo...

Y a nosotros nos roban la felicidad los hombres de negro mientras miramos al cielo con vana esperanza.


Abzo

Mirella S. dijo...

Un poco de ocio creativo, no está mal... momento en que uno puede aprovechar para rascarse la espalda.
Abrazo, Darío.

miss desastres dijo...

me gusta, me gusta

dolce far niente

Verónica Calvo dijo...

Uy, sí, Darío... qué verdades has dicho.

Saludos

TORO SALVAJE dijo...

Mi ombligo y yo nos hemos aislado de toda esa locura.

Saludos.

mariajesusparadela dijo...

Si te digo la vverdad, me encantaría ver tu ombligo mientras la vida pasa.

diego dijo...

Cada ombligo es un mundo digno de verse, mirarse y abstraerse.

MAGAH dijo...

Uno espera hasta que le rascan la espalda, algunos...

mientrasleo dijo...

Animales, personas, para todos los gustos y sint antas diferencias unos de otros
besos

Moni Revuelta dijo...

Ni los gorriones, ni la gata, y mucho menos las hormigas, creo que entiendan de variables de mercado; pero de la vida...un rato largo :)
Un abrzo.

la gata dijo...

Si es que los bichitos no paran nunca mientras el mundo sucede a su alrededor.
Yo ando mirando una xylocopa que ronda por aquí, sobrevolándome hace unos días.
Creo que el mercado anda un pelín revuelto.
Besitos quietos paraos.

Blue dijo...

Los bichitos son listos. Se ocupan solo de lo importante.

El cuento de Vera lo sé al revés.
El hombre pesca y se le acerca otro. Le pregunta qué hace.
-Nada, pescando.
-Hombre, no pierda el tiempo aquí. Compre un barco.
-¿Para?
-Cogería más peces, los podría vender, ganaría más dinero...
-¿Y?
-Una vez rico, podría hacer lo que le diera la gana.

-¿Y qué se cree que estoy haciendo?


Besos.

Laura Uve dijo...

Robo, avaricia, codicia, egoísmo...

Que poco me gustan esas variables del mercado (y que bien logras decirlo con metáforas y poesía).

Un beso.

David Mariné dijo...

tu poema me arrancó una sonrisa, porque te vi,
y seguramente será la única alegría de esta noche.
abrazo troesma.

LENA MILLER dijo...

No encontramos en esta sociedad muchos ejemplos de esfuerzo,
pero sí multitud de mirarse ombligo
y tocar cima.

Besos.

begusa dijo...


"se mira el ombligo
con el mundo sucediendo"
mmm... :)

Ricardo Gonzalez dijo...

En argentino hacerse el bol...excelente. Abrazo.

Laura dijo...

...el mundo sucediendo y yo padeciendo de "quejitis".

Todos cabemos en este mundo.

Un abrazo

elisa lichazul dijo...

cada quien es su propio mundo y su propio ombligo
estamos sucediéndonos en paralelo

abrazos y buena jornada

ohma dijo...

Entre los humanos hay de todo, amigo Dario.
Besos.

El Gaucho Santillán dijo...

Las viñas del Señor contienen de todo, mi amigo.

Un abrazo.

Lila Biscia dijo...

mirarse el ombligo llego de pelusa. eso: lleno de pelusa.

beso, querido.

María Socorro Luis dijo...


Admirable tu poema. Indiferencia, egoismo, oportunismo... y sobre todo, falta de humanidad.

Y así, como si nada, todo eso.
Enhorabuena, Darío

Miguel Alvarez Morales dijo...

Indeferencia, egoismo... Un gran crítica a la mayoría de las sociedades actuales.

Gran poema.

Luján Fraix dijo...

Gracias por tu huella Darío. Un beso grande.

virgi dijo...

Te regalo la primera sonrisa de la tarde. Eres un fiera, chiquillo!

Betina Z dijo...

Algunos cantan, como la cigarra.
Muchos no se lo perdonan.

Un beso Darío.

gotas de rocío dijo...

Es muy dificil vislumbrar a veces como serán esa variables.

Se deben de mover muchísimo.
Un beso.

gotas de rocío dijo...

Tienes un agradable blog, enhorabuena.

marichuy dijo...

A veces (por ejemplo en estos días que tengo tanto trabajo y presiones laborales) quisiera ser un gatito dormilón. Lo sé, se vería mejor decir que quisiera ser una muy laboriosa hormiguita, pero la verdad es que siempre me ha admirado la impasibilidad con la que los gatos ven pasar la vida y sus catástrofes. Dice el poeta mexicano José Emilio Pacheco que el gato inventó el existencialismo: entre dormir y no hacer nada ha tenido suficiente tiempo para hacerlo. Con perdón de Sartre y partners que lo acompañan.

Le dejo un abrazo grande

Isabel dijo...

Es lo que tiene la escasez. Se debería aprender de las hormigas, de las abejas etc.

Pero el humano en vez de aprender, desaprende.

Beso

Amapola Azzul dijo...

Darío , para la espalda es mejor cojer un buen rascador, que horror no poderse rascar¡¡

Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Los descuidos de otros es fácil cogerlos cuando se están mirando al ombligo.
Un abrazo.

" porque estan en su mundo" con el mundo sudeciendo...

Bello poema.

Amapola Azzul dijo...

Me encantó, porque está muy bien expresado.
Fecicitaciones¡

Horacio Beascochea dijo...

El mundo sucede. Vertiginoso. Difícil y violento. No está tan mal desplazarse unos metros y ver qué esta pasando.

Ah, nunca me gustaron las hormigas.

Abrazo

Marga dijo...

Pues sí, así es, así son las variables...

Pero me gustan más, al menos me parecen casi soportables, cuando las cuentas tú

La abuela frescotona dijo...

hablando de variables de mercado querido Dario que mal la pasamos el martes y miércoles, la fauna que paso por aquí no se parece en nada a tu poesía bella y gentil, saludos

Fernanda. dijo...

deshagámonos del tiempo.

Lucas Fulgi dijo...

"o espera al acecho
descuidos de los otros"

Están esos, están.

Leo Mercado dijo...

Hay muchas variables de yo.

desnudamentehumana dijo...

me gustaría saber
que piensan los gorriones
de la comida de la gata,
las hormigas
de su trabajo admirable.
y también nosotros

no todas las gaviotas
son juan salvador
es lo que hay no?

santiagopuelche dijo...

mi experiencia actual es aquello
el ombligo de muchos es un hoyo negro, traga traga, y solo quedan ellos, el resto no existe

son muy pocos los que se arriesgan a mirar y compartir con un otro el mismo camino

ten un excelente fin de semana Darío
:D

María Bartolomé dijo...

Yo ya no puedo ni rascarme la nariz...

Lapislazuli dijo...

Siempre es bueno tener quien te rasca la espalda, cuidalo
Abrazo

Mamen dijo...

Y sin duda el que se mira el ombligo será el más valorado......

Amapola Azzul dijo...

En invierno, no hay ni gorriones, Un abrazo.

Bueno, aqui no hay. No se allí Darío.
Un beso.

[Maxwell] dijo...

Muy bueno.
Siempre hay alguien que se aprovecha de algo :S

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

5 min tardan las hormigas en invadir cualquier cosa que dejé en mi mesita de noche, así sea un vasito de agua. Estoy por darme por vencida

Espérame en Siberia dijo...

Cuesta mucho trabajo calmar la picazón en el ombligo.
Cuando se tiene tiempo libre, claro.

Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Los decuidos de los otros son los que aprovechan las que son muy variables.

Un abrazo para ti.

Amapola Azzul dijo...

Sin embargo el mercado siempre esta igual, invariablemente.

Genial, Darío.
Te felicito.

José A. García dijo...

Siempre es mejor confundir a tus enemigos haciéndoles creer que no estás haciendo nada, cuando, en verdad, no haces nada.

No, espérate, me parece que así no era la cosa...


En fin,

Saludos

J.

Morgana de Palacios dijo...

Todos nos miramos el ombligo.¿O qué crees que hacemos escribiendo poemas como éste?
Hace bien poco dije que no me muero más y que me daban ganas justamente de eso, de dedicarme a mirar la perfecta redondez del mío.
Al final, sería una forma lícita de intentar ser feliz. ¿q no?
Las hormigas también se rascan y los monos ni te cuento. (ríome).

Comparto por ahí, venenoso.

Namasté.

Amapola Azzul dijo...

Este poema es igual que la primavera de tu corazón.
Feliz semana.