sábado, 21 de septiembre de 2013

No Lástima


Podrías estar triste
de tristezas ajenas, 
aunque siempre sea propia
la experiencia
y no exista consuelo
que la destierre: así como así,

te arrasa a veces
el padecimiento de otro, un extraño,
pero eso es apenas, o tanto,
una concesión del amor
la grieta, por donde se deja ver.
Más.

58 comentarios:

VivianS dijo...

Es tan cierto Darío, a veces no podemos evitar ponernos en la piel del otro, sentir una tristeza profunda ante una noticia (o situación) que pasa un extraño. Hoy mientras leía el diario sentí algo así ante el accidente de los cinco jóvenes, un aniversario de muerte en cada llegada de la primavera. En fin, cosas de la vida.
Si la idea no iba por ahí, a veces me nublo, pues ya hice catarsis!

Un besote.

Mirella S. dijo...

A veces pienso que cuando nos afecta un dolor ajeno, no es sólo por sensibilidad, hay una red invisible, un inconsciente colectivo que nos une y hermana.
Un abrazo, Darío.

elisa lichazul dijo...

la empatía es un don que se va disfrazando y lo peor encadenando en estos tiempos de individualismo y competencia feroz

ojalá ese don se constituyera en aire para respirar, quizá la humanidad así evolucionaría

abrazos

TORO SALVAJE dijo...

La grieta crece y crece hasta que un día todo se derrumbará.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Llevas razón: la tristeza es personal e intransferible, aunque esté causada por hechos que les acaecen a los otros. Esa "tristeza ajena" nos extiende, nos hace empáticos, solidarios...
Bello poema, Darío.
Un beso.

Laura Uve dijo...

Sentir las tristezas ajenas es el súmmum de la fraternidad y la generosidad.

Tu poema me habla de un alma noble, la tuya.

Un beso.

◊ dissortat ◊ dijo...

Yo tengo ese vicio feo todavía de sentirme como otro en muchas ocasiones, pero reconozco que con los años me hice más "egoísta". No obstante si no fuésemos capaces de sentir dolor o pena con/por alguien cercano o no tan cercano, creo que el repugnante género humano perdería muchos más puntos.

Saludos y feliz cambio de estación!

mariajesusparadela dijo...

Precioso, Darío.
Y ese dolor ajeno que se hace propio y profundo, nos engrandece.

María Socorro Luis dijo...


Eso y solo eso: ese amor ajeno que se sienta como propio, es la CLAVE.

Magnífico. Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Bella concesión de amor el contagio.

Licantropunk dijo...

Pues no es por darme aires pero mi tristeza y mi preocupación suele venir de otros. Para abatirme a nostalgias ya tengo la literatura y el cine, que son vivencias mil veces mejores que la vida misma.
Saludos.

Blue dijo...

Ese debe ser el amor de verdad, el que duele cuando el que se lastima es el otro.

Besos.

Jo dijo...

no deberia apostar la tristeza ni la felicidad a causa de otro.....

Amapola Azzul dijo...

No hay grieta en tu poesía.
Feliz domingo.

marichuy dijo...

"te arrasa a veces
el padecimiento de otro, un extraño"

Me ha pasado, más de una vez, que me entristezco por la tristeza de otros. Qué le vamos a hacer. Quizá eso signifique que, pese a todo, aún no hemos perdido la sensibilidad y la capacidad de conmovernos.

Un abrazo

[Maxwell] dijo...

Toda grieta termina agrandándose u.u

Carmela dijo...

Esa empatía que nos hace sufrir lo ajeno como propio es algo que debe orgullecernos y es la base del verdadero amor.
Un abrazo, Darío.

elisa lichazul dijo...

cuando logremos actuar como UNO
dejaremos de ser esclavos de la macroeconomía que nos ata y enyuga

abrazos

Alma de Adra dijo...

Sí :) Compasión es sentir con el otro. Un beso. Sentido.

Cecy dijo...

Por donde se puede ver mas, también se sufre mas.

:)Un abrazote.

mientrasleo dijo...

cuando nos empapamos de tristezas... acabamos tristes, o tal vez ya lo estábamos sin saberlo y por eso nos calan
Besos

Lucrecia Borgia dijo...

No hay nada más triste que la tristeza de un hombre alegre.

abrazo

José A. García dijo...

Y nunca dejar de mirar...

Saludos

J.

Vera Eikon dijo...

Un trocito de piel compartida, precisamente ese donde se asienta el dolor, pero también la alegría. Encontrarse en el puente a veces espejando una sonrisa, otras enjuagando una lágrima.Eso es el amor....Abrazo, Darío.

Laura Noestá dijo...

Darío por lo visto nos pasa lo mismo, a mí también a veces me entristece más la tristeza de otros, aunque como bien dices, seguramente es la grieta por donde se deja ver la mía...

Besos

Amapola Azzul dijo...

Bueno eso es verdad, Darío, yo tengo familia muy lejos, pero es mejor verlo al revés , si hay alegría compartirla.
Un abrazo, gracias por tu visita,
Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Y sí, como tu dices , no es lástima. Un abrazo.

Miguel Alvarez Morales dijo...

Dario, tierno e inquietante tu poema, de esos que nos hacen pensar en el tejido social, en la capacidad de empatía del género humano, en si somos o no capaces y si nos "interesa" o no el sentir los males ajenos o los hacemos, porque en cierta medida nuestros...

Maribe dijo...

Qué hermoso poema, Darío!
No puedo evitarlo, el dolor ajeno me duele...y no es lástima.

Besos
Maribe

TriniReina dijo...

Siempre duele el dolor del otro; pero pocas veces como el de un@ mismo...

Saludos

Moni Revuelta dijo...

Más, mucho más. Esa neurona espejo que va contracorriente; que nos hace VER al otro, llorar por él. Entender, y no entender, qué somos.

Un abrazo

Amapola Azzul dijo...

Apenas penas...

Amapola Azzul dijo...

Bueno, creo que un ser extraño ni siente ni padece esa es la realidad.

Un beso.

Sergio DS dijo...

Suelo estar más triste por los demás que por mi mismo.

Sandra Liebaert dijo...

también su mirar curioso desde esa grieta, tal vez un ansia.

Besos

Sandra Garrido dijo...

Lo preocupante sería la falta de empatía. Así somos, hacemos del dolor ajeno nuestro dolor, sólo hay que no llenar demasiado la mochila.

Besos y feliz primavera otoñal.

Marite Alarcón dijo...

Me siento tan identificada con lo que dices. De verdad que las tristezas ajenas duelen cuando se tiene un corazón noble. Siempre pensaré eso.

Un beso!

elisa lichazul dijo...

la poesía para mí no es absoluta , yo diría rotunda y ecléctica, siempre se está reinventando y probando combinaciones ... es una constante mutativa entre quienes la desarrollan

abrazos

virgi dijo...

Hay tristezas ajenas que duelen más aún que las propias.
Y los poetas saben mucho de eso.
Besos, Joven.

Esilleviana dijo...

El concepto de amor es muy amplio y abarca un conjunto de sentimientos que nos une y liga a los demás.

un abrazo

MAR dijo...

Todos tenemos heridas por sanar.
Besos para ti y lo mejor.
mar

Ricardo Guadalupe dijo...

Se puede acompañar el dolor, pero no permitir que lo descarguen sobre uno.

Un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Saludo que nos conmuevan, todavía, los dolores ajenos, es un paso para mirar a las y los pares, para brindar una mano si es necesario y algo de eso se ha recuperado en los últimos tiempos.

Abrazo grande

begusa dijo...


estar triste de tristezas ajenas es insoportable

adoro las grietas que siempre te dejan ver más (sospecho que soy insaciable) :P

Ricardo Gonzalez dijo...

21 de septiembre...muy triste para mí, sería el cumpmeaños de mi padre...lástima ajena...abrazo.

Marga dijo...

Ojalá esa grieta fuera sentida por más...

En cualquier caso están en tus versos para recordarlo

Maripaz dijo...

Las tristezas nos unen a los seres humanos no cabe duda. Lo has plasmado de una manera hermosa en tu poema.

Gala dijo...

Una grieta por donde se deja ver mucho de ti, y de tus emociones , empatía , o modo de ver la realidad que te rodea.
Somos humanos y como tal, imposible mirar hacia otro lado ante el dolor o la tristeza.
Aunque sea ajena.

Besos mediterráneos.

L . Avellaneda dijo...

Cuando el dolor ajeno, es ajeno aún sin dejar de ser muy cercano, se vuelve propio.
Definitivamente, así también las alegrías, hay que decirlo...

¡Abrazo grande, Dari! :)

Jorge Ampuero dijo...

Suele pasarnos a todos y estamos en lucha constante contra la tristeza y las penas de amor.

Saludos.

Amapola Azzul dijo...

Es mejor no estar triste .
Un beso.

Amapola Azzul dijo...

O por lo menos esconder alguna alegría aunqnue no se vea en ninguna grieta.
Un abrazo.

Celestina Terciopelo dijo...

Lo más raro (o no): ya no se sabe si la tristeza es propia o adquirida, o si puede no ser ambas cosas. Un beso.

P. dijo...

Fantásticos versos, llenos de cosas ciertas.

fiorella dijo...

Espejo y empatía. Un beso

diego dijo...

El chisme ya no se le mueve a casi nadie... Un abrazo, Darío.

David Mariné dijo...

maravillura de poema.
abrazo Dario.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Podrías estar triste
De tristezas propias
Deseando que fueran ajenas
Para llorar un poco
Y luego sin más
Volver a tu no tristeza :)