jueves, 6 de junio de 2013

Victoria Legrand


Inútilmente grande
es el cuerpo que no irradia
o interrumpe el trayecto
de la luz:
lo opaco lo áspero  lo crudo
el muro el odio,
pero las manos blancas
y la piel y la carne el hueso
de la melodía
en el principio son sin mácula,
el palpitar del ojo mudo
la intensidad en las venas
la pasión debajo de lo adusto
la órbita alucinada y pertinaz
de la voz
alrededor de lo vulgar,
                                    incesante estrella fugaz.

61 comentarios:

Jo dijo...

entre este nido de serpientes me pregunto entre tanta textura... entre tantas palabras...
y luego leo esto que es como lo describe, como se siente...

Jo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
TORO SALVAJE dijo...

Huyamos de lo vulgar a través de la voz, de la escritura, de lo que sea... antes de que nos devore.

Saludos.

Cecy dijo...

Como marchitándose…
Prefiero lo sencillo, siempre joven, siempre...


Abrazo :)

Caroline Blacksmith Bay dijo...

Cuando lo minúsculo es universo ante lo titánico.
Bello.

Vera Eikon dijo...

Qué bueno este poema. De principio a fin. Aunque me encanta tu modo de abordarlo.Ese cuerpo inmenso que inutilmente pretende ser eclipse,porque ignora que la luz es algo que sabemos con la piel, y esas son el tipo de certezas(y aqui enlazamos con tu anterior entrada)que nos mueven...Abrazo.

Rob K dijo...

A plena luz, sombrío poema.

Amapola Azul dijo...

bellísimo, Darío. Un beso.

Amapola Azul dijo...

No hay nada vulgar en tu poesía.

brilla.

elisa lichazul dijo...

ella es una de las tantas cantantes y compositoras que esta nueva era de música nos llega
a mi en lo personal prefiero a
Sara Jaffe
Russian Red
Agnes Obel
por poner algunas


tu poema es visceral y remueve
la vida pasa y las canciones siempre quedan
así como los poemas
quizá en ello radica la fuente de la eterna juventud

besos

Nerea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
SILDELSUR dijo...

A veces te leo sintiendo que no entiendo nada pero me entrego a la voragine de las palabras y su ritmo me envuelve...
Escribis como agua de lluvia que nos moja,y golpeas como cachetadas en la cara.
Sos extraño y sensible,me gusta.
BESOS

Laura Uve dijo...

La vulgaridad... odiosa siempre... un antídoto, ella.

Laura Uve dijo...

Y tus poemas, por supuesto!!

Marite Alarcón dijo...

Espectacular... lo bueno, es lo simple...

la MaLquEridA dijo...

Te dejo un abrazo Joven Cuervo.

Le.chatnoir dijo...

A veces, solo a veces, en lo vulgar se puede encontrar un destello de originalidad...

Besos.

Morgana de Palacios dijo...

Me gusta Victoria y el poema que te ha inspirado para definirla.
Mitómanos, al fin y al cabo.

LA ZARZAMORA dijo...

Un ser especial, no sé si tan vulgar...

Besos, Darío.

begusa dijo...


lo vulgar si no mediocre tiene cabida de vez en cuando

TriniReina dijo...

Lo grande, si no aporta, siempre es inútil y más si se mueve en la vulgaridad.

Abrazos

María Sotomayor dijo...

Me hizo escalofrío la pupila Darío, escalofrío.

Beso.

la quiltra dijo...

la luz siempre deja en evidencia y le quita mérito a lo vulgar.

Alma Mateos Taborda dijo...

Bello, visceral e intenso. Un gran poema! Un abrazo

mariajesusparadela dijo...

La Victoria es para ti, Darío.

Blue dijo...

Hablas de música y no dejas a un lado la pasión.
Besos.

alalai cánfora sandra dijo...

se amaga lo perverso, o se exalta como la frialdad nos inspira ternura.

Amapola Azul dijo...

Bueno, pues yo no veo fugaz tu poesía.

Es como la luz, cada día brilla más.

Amapola Azul dijo...

Inútilmente la luz siempre vence la Oscuridad, se ponga como se ponga esta .

Beso.

mientrasleo dijo...

Siempre he creído que la vulgaridad está en el tono
Besos

MAR dijo...

Que el amor en todas sus formas sea la incesante estrella fugaz, que mantiene viva la ilusión y cambia la monotonía.
Mi abrazo para ti.
mar

marichuy dijo...

Acúsome de no conocer a Victoria más que por su apellido (el mismo de su célebre abuelo), pero tu poema me despertó la curiosidad y me la fui a googlear para ver qué música hace.

Un abrazo desde la calurosa Ciudad de México.

Lucrecia Borgia dijo...

¡Pobre Mirtha!...
¿con quien almorzará este año?...

abrazo

gaia56 dijo...

¡Ah, las manos blancas cuando amor destilan!
Un beso.

Amapola Azul dijo...

Precioso Darío, me gusta el palpitar de esta poesía.

Besos.

Amapola Azul dijo...

Gran poesía llena de luz.

Abrazo, Poeta.

Amapola Azul dijo...

Sin voz no puede hacer poesía, y sin poesía no hay luz.

virgi dijo...

Hay gente que desprende una luz especial, que ilumina alrededor sin esfuerzo, como estrellas que se queman eternamente.
Besos, Joven.

(habrá que oírla)

Amapola Azul dijo...

Que yo sepa solo orbitan los planetas alrededor del sol, bueno o la luna alrededor de algún planeta...

La luz no orbita, va directa.

( que yo sepa)

Besos.


Sí, y se refleja.


abrazo.

Anna Genovés dijo...

Todo gira entorno a nosotros, todo lo que no comprendemos...

elisa lichazul dijo...

buen fin de semana Darío
abrazos y mil gracias por tu huella

[Maxwell] dijo...

Un cuerpo bello puede convertirse en vulgar, hay casos

[Maxwell] dijo...

Un cuerpo bello puede convertirse en vulgar, hay casos

Sandra Garrido dijo...

pero las manos blancas

y la piel y la carne el hueso

de la melodía

en el principio son sin mácula


Sí, son estrella fugaz, como la vida, por ello hay que estar atento para verlo.

besos

Isabel dijo...

¡Qué hermoso y bien expresado!

Abrazo

diego dijo...

Estrella fugaz; pero estrella al fin...

Humberto Dib dijo...

¿Quién no es fugaz?, lo importante es ser estrella.
Por cierto, tuve que googlear a Victoria Legrand, no la conocía.
Un abrazo.
HD

Aniquiladora dijo...

Un cuerpo que no proyecta su propia sombra no es vulgar, simplemente "no es".

Besos.

Respirando entre palabras. dijo...

No se por qué me parece una "vugaridad" conocida.


Besote

Nerea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amapola Azul dijo...

Lo opaco no deja pasar la luz, eso está claro.

besos.

En cambio lo traslúcido sí.

Y lo transparente al completo.

Amapola Azul dijo...

Si, hay odios que levantan muros...


Habrá que derribarlos todos.

Ricardo Guadalupe dijo...

Si no da luz, al menos que no la quite. Qué bueno.

Qué mejor placer que entrar en un cuerpo de luz.

Un abrazo

elisa lichazul dijo...

muchas gracias por tu palabra
ten un lunes precioso
abrazos

Amapola Azul dijo...

El hueso de la melodía es tu poesía, Darío.

Déjala sonar.

Maritza dijo...

Tienes un don muy particular, Darío...yo felicito siempre tu escritura porque remueve, es intensa, y deja entrever un alma atrevida y comprometida.

ABRAZO GRANDE.

Ivan Lukman dijo...

Sensacion rara queda caminando en mis ojos.

Saludos.

Corina dijo...

Groso
Te admiro yo

protervidad dijo...

Ésto es humo, que le llueve a uno desde adentro, lo sucumbe...

Ricardo Gonzalez dijo...

Oigo la melodía y entiendo lo vulgar. Excelente poema. Abrazo.

miss desastres dijo...

Inútilmente grande
es el cuerpo que no irradia
o interrumpe el trayecto
de la luz

tan hermoso como cierto

gracias por descubrirme a Victoria Legrand

un abrazo