lunes, 3 de junio de 2013

Especulaciones de latón


Sufre de estrecheces. Pareciera demasiado apegado a una gramática de bozal o a un estructuralismo ruso con chaleco de fuerza.
Como si no existieran los países poderosos o insaciables que arrasan a los débiles o invaden territorios vecinos, y en el mismo orden, los hombres capaces de ocupar casas ajenas, o los despojados de escrúpulo que seducen a la mujer del amigo o simplemente desean la del prójimo.
Como si todo estuviera puntillosamente parcelado, y hasta el odio o el amor, o la penetración y el goce subordinados a riendas matemáticas, que descartarían todo desvarío, el delirio, y el río estuviera condenado a permanecer rígido en su cauce o el tornado anticipara su virulencia para preservarnos del peligro. O la muerte fuese un punto final y nadie, nadie se hubiese gastado en disquisiciones históricas, inútiles y vagas. 
O es que lleva, tal vez, la certeza en el bolsillo.

55 comentarios:

begusa dijo...


subordinar el goce es de tont@s de capirote (que diría una)
hay gente que sabe estar atenta y mantener el equilibrio ante los huracanes y otra que no (no creo que sea cosas de andar previniendo)
la certeza, por suerte, nunca andará en mi bolsillo (y si alguna vez la intuyo cerca... me quito los pantalones en un tris)
;)

Rob K dijo...

Curiosamente, la necedad también es una vía a la felicidad.

elisa lichazul dijo...

me ha sonado algo chinesco este discurso
será una nueva forma de invasión


pd...ayer vi un reportaje referido a esto llamado el secreto de los nuevos ricos
http://www.youtube.com/watch?v=C08Yi644rWc


besitos

la MaLquEridA dijo...

Cierto o no el mundo gira sin control.

Beso

mariajesusparadela dijo...

Controla, controla. Que la locura llega sola y cuando menos lo esperas.

Vera Eikon dijo...

Paradójicamente creo que vivir en la estrechez es más cómodo. Nuestro intelecto se amolda antes a una caja que a un espacio abierto....Abrazo.

Cecy dijo...


No me parece nada nuevo, solo es con otro disfraz de lo mismo.

Abrazo Joven y buena semana :)

TORO SALVAJE dijo...

La única certeza es que no entendemos nada.

Saludos.

Amapola Azzul dijo...

Dudo de que nadie lleve la certeza en el bolsillo, Precioso Poema. Besos.

Amapola Azzul dijo...

Ese " como si todo estuviera", me gusta.

Da alas a pensar que no lo está. Besos.

Marite Alarcón dijo...

Me quedo con: O es que lleva, tal vez, la certeza en el bolsillo.

Todos debemos llevar algo más que certeza siempre en el bolsillo.

Beso...

Marga dijo...

Echaba de menos sus prosas, señor mío.

Y en este hombre de latón adivino sí, demasiada estrechez y algún que otro bozal.

Pero no crea, es posible que su desconcierto sea tan parecido al mío... y sus certezas en bolsillo una máscara más sin mucho sentido. Porque no sé del resto pero desde luego acabará aceptando que la muerte es un punto final y poco más.


Extraños humanos.

Un besote!

Aniquiladora dijo...

La certeza es el punto de partida hacia la ignorancia.

Besos

◊ dissortat ◊ dijo...

No creo que exista ni remotamente nadie que se acerque del todo a estar en lo cierto. La certeza solo podría ostentarla un Dios, y eso... eso ya es harina de otro costal.

Un abrazo.

Lexy Sen dijo...

Esta última frase sentencia a base de bien.
Me gusta tu música de fondo.

Un saludo!

Laura Uve dijo...

No me parecen especulaciones de latón... me parecen acertadas.

Certezas? pocas pero claves para vivir... pero cada uno a de encontrar las suyas.

Lucrecia Borgia dijo...

Cuando tengas la certeza, duda.
Y ante la duda, abstente.

abrazo

Mamen dijo...

Y si fuera sólo una coraza. No es difícil imaginar heridas que no curan nunca,la velocidad inquietante con la que nos acercamos al final. Sólo una huida.
Beso.

Sergio DS dijo...

¿Qué hay realmente cierto?

EvaBSanZ dijo...

Si lleva la certeza en el bolsillo, presentamelo, quiero conocerle.

Un beso

ohma dijo...

No es mal lugar tenerla allí, así siempre la tendrá a mano.
Como me gustaría tener la mía así localizada!
Bicos.

Nerea dijo...

¿Por qué esa necesidad tan nuestra de tener certezas? ¿ Por qué ese fervor ante creer en alguna cosa? Particulares somos nosotros los humanos.

Impecable, Darío, como siempre. Me gustó esta narrativa tuya. Justo el otro día te respondí el comentario en mi blog, preguntándote si escribías algo de éste estilo. O lo leíste ó me leíste el pensamiento. jaja

GARDENIA dijo...

no existe la verdad absoluta
Abrazo

Mirella S. dijo...

Las certezas también son de latón, se abollan al primer golpecito.
Darío, un abrazote.

Amapola Azzul dijo...

Bueno en el bolsillo uno puede llevar cualquier cosa a cualquier parte.

Muy bonito. Darío.

Bellísima Certeza.

Mercedes Ridocci dijo...

¡Uff! La certeza, ¡Qué miedo!

Un abrazo.

marichuy dijo...

Yo nunca he sido de las que lleva “la certeza en el bolsillo”. Alguna vez quisiera poder llevarla, nomás para ver qué se siente. Sólo por esa curiosidad casi infantil.

Un abrazo

Alma de Adra dijo...

Oh, no quiero llevar "eso" en mis bolsillos...empieza por mezclarse con las demás cosas, pero al final lo ocupa todo y no te queda sitio para nada más. Lagarto, lagarto.

Besos

mientrasleo dijo...

No,no me gusta ese mundo perfectamente reglamentado.
Besos

TriniReina dijo...

La única certeza que tenemos es que aquí especula hasta el gato.

Saludos

[Maxwell] dijo...

A nadie le importa, nosotros hacemos el mundo!!

G sonsoles dijo...

Mejor hacer como que uno no se entera de nada ya sabes lo dijo Sartré (por cierto ¿te imaginas a este tipo tan.... tan... escribiendo a Simone de Beauvoir? Me quiero comprar el libro ;*)
MuA

Hermes D. dijo...

Me gustó muchísimo, tanto el texto como la idea que subyace.
Hay mucha gente así, cuya única certeza es una supuesta realidad indubitable que, por lo general, es tan aburrida como su limitado imaginador.
Y, efectivamente, éxito y dinero suelen ser su única certeza.
Un abrazo, Darío.

Amapola Azzul dijo...

Sí que sufre, abrazo, Darío.

Un beso.

David Mariné dijo...

llevar la certeza a cuestas son palabras mayores, el problema es que no se vacíe los bolsillos.
un abrazo inmenso Darío.

elisa lichazul dijo...

abrazos y energética semana Darío
gracias por tu huella

la quiltra dijo...

la vida se vive y nada más... darle tanta estructura y mediciones... le quita el sabor y lo inesperado que tiene, además eso la hace entretenida.

Carmela dijo...

No creo que pueda llevar la certeza en el bolsillo, creo que es imposible y más bien llevanun puzzle de preguntas sin respuestas, o con demasiadas. Al fin creo que la única certeza sería el punto final de la muerte.
Un abrazo

María Sotomayor dijo...

Cuando escribes así parece que todo tiembla Darío.

Beso.

BEATRIZ dijo...

La muerte solo podría ser punto final si se extingue la especie humana. Todo es transición, punto y seguido.

Saludos, Darío.

Horacio Beascochea dijo...

No sé si alguien cuenta con certezas en el bolsillo, tampoco si es sano, del todo.

Abrazo

Amapola Azul dijo...

El río nunca permanece rígido en su cauce, quiero decir que aunque no se desborde, siempre fluye.

besos.

Precioso, Abrazo.

Mariela Laudecina dijo...

No se puede desear la mujer del prójimo? No se debe desear la mujer del prójimo?
Esa línea me sonó católica.
besos.

Maritza dijo...

Me encanta tu profundidad, tu pensamiento siempre en búsqueda del ser, defendiendo las certezas propias, aún cuando quizás no sean TAN certezas, pero ahí estás, ahí vas, luchando por tus convicciones, analizando, pesando, viviendo...

ABRAZO GRANDE, Darío, con admiración.

virgi dijo...

Esa gente tan segura de si misma al final son de barro o de paja. Encandilan mucho pero no tiene luz propia.
Besos, Joven.

Esilleviana dijo...

Ante todo, pensar y reflexionar de uno u otro modo; éso es una de los asuntos que más valoro de los demás, por tanto, si él o ella conjetura y supone acerca de lo ve y siente, está siendo certero y consecuente...

un abrazo :)

Wílliam Venegas Segura (DW) dijo...

Amigas y amigos del mundo bloguero, tengo el ofrecimiento de parte de una empresa de publicidad para auspiciar mi blog. No estoy seguro de querer hacerlo. Sin embargo, para eso, debo conseguir mil seguidores. Por ahora, he decidido llegar a esos mil seguidores y quisiera contar con ayuda bloguera de ustedes, que se apunten en mi blog como tales. Dado este paso, decidiré si le doy espacio o no a la publicidad (¿qué les parece?). A quienes decidan ayudarme y apuntarse de seguidores o seguidoras en mi blog, de antemano… ¡MUCHAS GRACIAS!

Laura Berenguer dijo...

Con paso y buena letra que la locura nos espera a la vuelta de la esquina, a todos y nadie se podrá librar!

Morgana de Palacios dijo...

Pues sin alguna certeza que otra, tampoco se puede ir por el mundo, a puro bandazo emocional. Tener códigos propios, nos define como individuos, más allá de las verdades absolutas de los mismos iluminados de siempre que son los que dirigen el cotarro.

Bah, el hombre es una oveja llevada al matadero de los intereses económicos. A ver quién pone esa certeza en duda.

Namasté.

elisa lichazul dijo...

besitos y energías Darío
la única certeza es que todos algún día moriremos
viejos o no viejos
lo del dinero ya se sabe, a veces va a veces viene
pero donde hay dinero también hay poder
y ya se sabe donde hay poder hay corrupción
el hombre es imperfecto y de sus manos salen cosas buenas y malas siempre

G dijo...

Tampoco es tan terrible andar con algunas certezas, aunque solo sean momentáneas o circunstanciales...

Sandra Garrido dijo...

hay muchos que no pueden razonar porque no ven más allá de su nariz. Pobre de aquellos. Las certezas a veces son acertadas pero creerse con la verdad absoluta que gran ignorancia.

besos

Anna Genovés dijo...

Rosarío sacrílego innato en el humano.

Anna

Ricardo Gonzalez dijo...

Cierto..el qué¿?

LA ZARZAMORA dijo...

La certeza es una fea palabra, una palabrota...

Besos, darío.