miércoles, 7 de noviembre de 2012

Espalda del deseo

Uno quiere que llueva
y cuando llueve, desespera,
porque sí, por infernal designio
o por azar la lluvia no cesase,
tornaría el negro cielo
en desmoronado Leteo,
tumba, nicho, túmulo,
lápida, ominoso epitafio,
líquido y efímero.

62 comentarios:

Esilleviana dijo...

Me resisto a bañarme en las aguas que provocan ese olvido prohibido. Depende de nosotros que caiga la amnesia cada día o bien que perdure el recuerdo.

He sido la primera jaja.

un abrazo

Verónica C. dijo...

Uno está siempre protestando por todo.
Inconformes, insaciables... El caso es no fluir, adaptarse y vivir.

Darío, qué tendrá Leteo que últimamente todos lo nombramos???

Besos

Vera Eikon dijo...

En realidad la lluvia nunca cesa, sólo cambia de forma. Es una flor, un río, o la gota de sudor que una vez fue un vaso de agua. A mí me gusta pensarla de ese modo. Aunque sí que a veces imagino que el cielo se cae con el peso de la lluvia, y entonces quizás sí todo sería borrado, hasta el último recuerdo de lo que una vez fuimos...Un abrazo

◊ dissortat ◊ dijo...

El recuerdo a veces nos mata lentamente y aunque muchas veces no queremos deshacernos de él, por higiene mental deberíamos. Una fabrica de agua mineral del Leteo sería un buen negocio.

Un abrazo otoñal, lluvioso y triste.

Gala dijo...

Nunca llueve a gusto de todos, no dicen eso?
La lluvia siempre es gratificante, aunque claro, si se vuelve perenne, tal vez ya no guste tanto y nos arrastre consigo a donde quiera.

Besos mediterráneos.

Amapola Azzul dijo...

Muy bonita poesía Darío.

Amapola Azzul dijo...

Por cierto, ¿quien es Leteo?

Que todos lo nombran.

Besos.

Marga dijo...

No me asustes así!! tras jaculatorias contra la sequía estamos teniendo por aquí un otoño de lo más lluvioso... y ahora tú me cuentas esto, ays!

Besos danza de la lluvia

miralunas dijo...

usté me sorprende siempre!

al amanecer (porque aun es el amanecer) rasguña la espalda del deseo y entonces la lluvia y ese desmoronado Leteo, válgame!

ohma dijo...

Un deseo que se une a una imagen física. Ambos para ti son lo mismo.
Besos.

Jo dijo...

y a quien no le guste la lluvia es porque no se a besado bajo ella


:)

David Mariné dijo...

ayer me acosté junto al osario de Minerva: luego de copular, entre cenizas y lluvia, le leí tu poema. traté de no olvidar pero ella ya había escrito mi epitafio.
abrazos Darío.

la MaLquEridA dijo...

Las lápidas son el peso del amor pero no me gustan.

Ricardo Gonzalez dijo...

Un tormentoso diluvio, una negrura no efímera. Pobre de los petisos como yo. Muy bueno.

SILDELSUR dijo...

Espero que el agua no nos tape...
Besos aguados

Lichazul dijo...

el hombre es un inconformista
pero ello hace que distinga entre lluvias y lluvias

precioso poema Darío
abrazooo

LA ZARZAMORA dijo...

A mí es que la lluvia me fascina...

Toda ella, la fina, la tempestad y el aguacero.

Me habré hecho a ella??

Y si llueve en la espalda del deseo, ya...

Beso, Darío.

Le.chatnoir dijo...

Cada día escribo mi epitafio, llueva o no...

Besos.

Corina dijo...

A veces el deseo se potencia con la lluvia y si se desea tanto y tanto llueve, quizás Leteo sea una ayuda...

mientrasleo dijo...

Y si no llueve nos sentimos resecos y agrietados cual tumba abandonada... siempre quejas
Besos

MAR dijo...

Tu poema es real.... entonces..tendrémos que disfrutar de los momentos de oscuridad esperanzados en que vienen los de luz...
y aceptárnos nosotros mismos con nuestro lado luminoso y oscuro no?
Un abrazo enorme para ti, me encantan tus poemas-post, porque siempre me dejan pensando...son como la raíz más que como las ramas.
mar

Capitán Placenta dijo...

Aguacho las orquídeas y se me secan los cactus...Mueren, que es el caso. También pasa con las resacas, hasta que las olvidamos.
Besines

K. Diminutayazul dijo...

La cuestión es quejarnos de lo que tenemos y desear lo que todavía no es nuestro.

Gracias (infinitas) por leerme y escucharme, y por tus preciosas palabras..

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Uno quiere que llueva y entonces llueve, hay que tener cuidado con lo que uno quiere

Eastriver dijo...

Estos poemas tuyos que parecen desgajados de alguna parte (de un todo, de un poemario, de una realidad orgánica) son los que yo prefiero. Porque abren las ganas de descubrir lo que no dices, lo que se vislumbra oculto, insinuado tan solo.

alalai cánfora sandra dijo...

a cada tiempo, los hombres replican. Es la fugacidad de la vida la que nos aprisiona, nada nos pertenece más que el tacto de la lluvia sobre nuestra piel.


Un beso

Cecy dijo...

Por simples molestos, nomas, lastima que el deseo cuando ya ha dejado, no, no, no es cuestión de la lluvia...
Así somos,

Abrazo joven

mariajesusparadela dijo...

Pobre de mi si olvidase el pasado, ahora que queda tan poco futuro.

De cenizas dijo...

Ramón Gómez de la Serna decía que cuando llueve nos ponemos tristes porque nos acordamos de cuando éramos peces.


Un abrazo

Blue dijo...

El deseo pide eso, que se satisfaga en un momento (o dos si son pequeños), pero no una eternidad.
;-)
Besos.

Alma de Adra dijo...

Es que uno lo que de verdad quiere es que llueva de noche y que por la mañana amanezca todo húmedo, fresco y recien lavado, dormirse arrullado por el sonido de la lluvia...pero que esté lloviendo y lloviendo, pues no


En realidad yo querría haber hecho el comentario que firma eastriver, pero he llegado tarde. Como a todo.

Un beso grande

virgi dijo...

Bajo la lluvia, la vida suena distinta.
Besos, Joven.

Sarco Lange dijo...

Me lluvio en bloguero frenesí al humedear tus versos, señor.

marichuy dijo...


Uno quiere que salga el sol y cuando esto pasa, se queja de los inclementes rayos solares.
Somos inconformes. Siempre. A mí me gustan los días nublados, cielo plomizo, baja temperatura. Pero sin lluvia (o que llueva pero sin mojarme.) .

Un abrazo

Celeste dijo...

Siempre queremos aquello que no tenemos... sin apreciar lo que realmente sí tenemos.

TriniReina dijo...

Pues no me digas más. Eso sucede aquí. Lleva días lloviendo y el sol, cuando asoma, parece que perdió su vigor...

Saludos

TORO SALVAJE dijo...

Yo quiero que llueva.
Y que no pare.
Y en unos meses adiós a los problemas.

Saludos.

Amapola Azzul dijo...

He vuelto a leer la poesía, me sigue pareciendo bonita , pero triste.

besos.

Amapola Azzul dijo...

Bueno, en realidad no sé si es triste o alegre.

Saludos.

Darío dijo...

Ni fu ni fa, Amapola. Feliz si llueve (Happy when it rains). Triste si el cielo cae sobre nosotros. Aunque Toro tiene razón: el lado positivo es que se termina este mundo lleno de problemas...de ego, de envidia, de odio. Saludos.

(* dijo...

Estaba leyéndote y mi hermano se ha colado en mi cuarto, ha metido sus narices en mi pantalla, te ha leído también y ha dicho: ¿ves?, no hay quien se aclare. Se ha ido muy pensativo. Creo que ya no sabe a qué lado queda la espalda, a qué lado el pecho.
Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

La verdad es que te lo iba a decir, y lo estaba pensando en volver a comentarlo como hago siempre yo, despues de mis dudas:

Realmente la poesía ni era triste ni alegre y te lo iba a decir ahora, era simplemente poesía.

besos.

Bueno, en cuanto Razones pues os doy la razón a los dos.

Besos a ambos y al resto de la gente también.

Humberto Dib dijo...

Tener el Leteo a los pies es una cosa, tenerlo suspendido sobre nuestras cabezas es muy otra, aunque siga siendo el Leteo.
Un abrazo.
HD

Amanecer Nocturno dijo...

Yo suelo negar la desesperación pero la siento y también lo efímero y líquido del momento.

Un abrazo.

MAGAH dijo...

Ten cuidado con lo que pides...



PD: Aprendí que significa Leteo, espero no olvidarlo.

aris dijo...

Porque todas las cosas son necesarias pero en su justa medida .. El exceso o la escasez nunca son buen@s ...

Un cálido abrazo

Marite Alarcón dijo...

Profundo...

Lucía dijo...

Aquí llueve mucho. Por suerte a mí me gusta la lluvia... pero los días grises traen consigo un ánimo raro...
mejor que pare de vez en cuando de llover.

besos

Axis dijo...

Agua que no has de beber...

Besos mi querido!

:)

Lucrecia Borgia dijo...

Amapola está esperando que le digas quien es Leteo. Mira si por tu culpa, ella se bebe el agua y tiene una amnesia total... entonces te perseguirá el remordimiento...

Eleanor Smith dijo...

a mi no suele gustarme la lluvia, pero como contradictoria que soy: otras veces la amo. sí, la amo tanto...

trapecista dijo...

yo hace tiemo que tengo los nubarrones sobre la cabeza y no se van

Lichazul dijo...

pues la lluvia siempre trae limpieza
por acá esperamos la de este fin de semana


abrazos y buena jornada
:D

Ricardo Gonzalez dijo...

Como llueve por acá...algo se avecina, algo feo, lo sé, quizás lo diga en mi espacio. Saludos y buen fin de semana.

Lapislazuli dijo...

Me gusta la lluvia, aunque tenemos una primavera exageradamente lluviosa
Existira el olvido....
Un abrazo

Luján Fraix dijo...

SOMOS ETERNOS DISCONFORMES...
FELIZ FIN DE SEMANA DARIO.

Maritza dijo...

Eso de la espalda del deseo es delicioso... pero veo que lo que quisiste plasmar es el "revés" o la otra cara de lo que deseamos y cómo nuestro deseo se vuelve en contra nuestra tantas veces...¿por qué somos tan difíciles?

En fin, me quedo con el título que me baila en las emociones.
(Coincidimos en lluvias hoy).


ABRAZOS,DARÍO.
Feliz fin de semana!



Jon Igual dijo...

Es nuestra gran maldición, siempre deseamos lo que no queremos.
Un abrazo.

Gabriela dijo...

andaba perdida... que bueno volverte a leer...
Hay que hacer lo que nos hace bien

diego dijo...

Darío, me has hecho recurrir a la wikipedia para saber qué era Leteo. El río del olvido. No eres Leteo, Darío, te leo y no te olvido :)

protervidad dijo...

Me introduzco a éste nido, y es como acunar un fragmento de ardor, una locura transmutando el mundo por la boca del delirio. Ominoso epitafio, es una majestuosa imagen que me exhorbitado.

BEATRIZ dijo...

Justo así es el deseo, quieres lo que no tienes..y cuando lo tienes, llega el hastío.

Maldición!

Saludos Darío.