martes, 21 de agosto de 2012

Í┼♥Iµf┐­

Hay que hundir la lengua
en la boca del enemigo,
hurgar con saña
hasta encontrar
el insidioso flujo del odio,
extirpar la podredumbre
sin piedad
y tapiar la herida, marcar,
como la piedra
el postrero lecho
de lo que fue y hoy es
apenas rumor, apenas humo,
apenas niebla que se disipa.

72 comentarios:

Carolina y Vincent dijo...

Sin dilación, sin dudar, sin remordimientos. Es una gran verdad que deberia ser pasquin en todas las mentes humanas.
Me ha encantado.
Besotes

Hermes D. dijo...

Creo que el odio no se seca ni se tapa, siempre brota. Mejor dejarlo supurar en paz y dedicarse a hundir la lengua en otras bocas más deseables.
Un abrazo. Hermoso Poema, dicho sea de paso.

Maritza dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mientrasleo dijo...

la guerra del deseo.
Besos

Maritza dijo...

Es como una arenga a ir hasta el fondo de la situación,con valentía, a extirparle a la vida los muertos que andan sembrando muertes...
Me pregunto si será posible, nada más.

Hundir la lengua implica bastante intimidad.


Abrazos miles, DARÍO.

Vera Eikon dijo...

¿Será localizable ese flujo? ¿Y extirpable? A veces he pensado que se podría vencer el odio con amor, pero quizás lo único que podamos hacer es contrarrestarlo, y muy poco con respecto a aquellos que convierten el odio en el motor de su vida. Hay gente que odia del mismo modo en que ama, con la misma pasión, esfuerzo, y devoción. ¿Y qué se puede hacer cuando nuestro enemigo coincide con aquel al que amamos? Porque no es difícil que la caricia se convierta en golpe, o las palabras dulces en dardos envenenados(creo que no existe situación más frustrante). ¿Qué se hace en estos casos?. Me quedo debatiendo conmigo misma después de leer este poema. Un abrazo.

guille dijo...

Lo de la lengua solo me lo pensaría si es una mujer.

Pero ni eso, los que odian siempre encuentran motivo para hacerlo.

Odiar es una perdida de tiempo, intentar que alguien deje de odiar es una perdida de tiempo doble.

Yo cuando los detecto huyo e intento meter la lengua en la boca de la amorosa que se deja (pocas...las que se dejan....amorosas hay muchas).

Pato dijo...

Qué interesante la inquietud que despierta el poema en quienes lo leemos...

Yo no quisiera sentir odio, pero a veces se me va de las manos la sangre que hierve y bueno, luego prefiero el amor, siempre el amor.

Abrazo.

Lichazul dijo...

sin meas culpas, directa y sin pausas
la lengua es masculina, es fálica es la que engendra las palabras en la boca (femenina cavidad)

un abrazo, arrebata tu poema Darío
felicitaciones!!!


abrazo

Laura Uve dijo...

Odio el odio, es más dañino para el que odia que para su víctima (y ojo, no quiero ser objeto de odio ni loca).

No entiendo el título...

Saludos!!

c c Rider dijo...

y de su resta deduciremos el tiempo

Marite Alarcón dijo...

Cuando se quiere hallar el principio del mal con un buen fin, siempre se encuentra. Tome el tiempo que tome. Todo para ganar un pedacito más de cielo allá arriba. El odio, mata, pero aquel que quiere erradicarlo, vive para siempre.

Un beso Darío.
Como siempre, genial!

mariajesusparadela dijo...

Curiosamente, el que odia sufre más que el odiado. Y no se libra nunca de él.

Bípede Falante dijo...

minha índole mansa às vezes se agita e digo, sim, para esse hay, porque odiar, apesar dos pesares, ensina a fortalecer a casca e a afastar o que nos abomina.
nem sei.
sei que o poema mexeu comigo :)
Beijoss

Rob K dijo...

Apruebo el beso como arma (pero sólo con enemig@s elegid@s...)

◊ dissortat ◊ dijo...

Para esos menesteres mejor usaría un afilado bisturí y no mi lengua, que prefiero reservar para aquellos que no son enemigos, mi querido amigo.

aina dijo...

Te odio, trae p`acá esa lengua.

ohma dijo...

El odio es imparable una vez que hizo acto de presencia.
La podedumbre si se puede extirpar.
Este poema, para mi, habla de revolución, de limpieza de un nuevo orden.
Besos

Ricardo Gonzalez dijo...

Es derrotar al enemigo con la palabra y dejarlo detras de una muralla de verdades. Excelente poema Dario, llega a lo profundo...de uno mismo...su propio enemigo. Saludos.

Ricardo Gonzalez dijo...

De PuertoArial

algamarina dijo...

Fuerte y a la vez desgarrador escrito...

Saludos azules...

virgi dijo...

¡Ni loca hundo yo la lengua en la boca del enemigo! Si lo que quiero es verlo lejos, para no escupirle al pasar.
Besos, Joven

De cenizas dijo...

Arrancarás su odio....pero le dejarás el tuyo clavado.


un abrazo

Licantropunk dijo...

Muy bueno, me ha gustado mucho. De todos modos, mejor no besar a un zombie...
Saludos

chatnoir dijo...

La lengua dicta nuestros instintos más primarios...

Besos.

Mariela Laudecina dijo...

Un poemazo nene! me golpeó. abrazo.

Lapislazuli dijo...

Puedes arrancarle el odio, pero tal vez te lo pase a tu lengua
Habra que probar, es un buen mensaje
Un abrazo

MAR dijo...

Y pasarnos la lengua como los gatos en cada herida y sanar como podamos.
Mis abrazos con cariño.
mar

Sergio DS dijo...

¿Y envenenarme de sus odios y recelos?, al enemigo ni agua.

Maripaz Brugos dijo...

uf, los odios engrendan odios...mejor ignorarlo.

Axis dijo...

Con los llenos de odio y resentimiento se me hace muy dificil la idea de hundir mi lengua en sus bocas, de esos elijo tenerlos lo más lejos posible. Verdaderamente prefiero las bocas besables, las que me saben dulces y tiernas. Cómo las extraño!

Besos!

pd: me causó risa el comment de Aina, je.

;)

desnudamentehumana dijo...

jajajajaja
gracias por darme permiso
no sabés cuanta falta me hace!!!!

tapiar la herida
tarea difícil
me hiciste recordar
este tema de cerati

http://www.youtube.com/watch?v=GUf81ofAZV0

no te confundas no sirve el rencor
son espasmos después del adiós

un beso!!!

desnudamentehumana dijo...

necesito un traductor a mi derecha
sólo para el título,
perdón
no sabés cuánto quisiera entenderlo todo.
besos

Sarco Lange dijo...

Tú sabes, Darío, como acallaría la boca de mi enemigo.

marichuy dijo...

Tu llamado es hermoso, convincente. No obstante, mucho me temo que el odio no es nada fácil de extirpar. El odio puede ser más fuerte que todo. Se parece tanto al amor...  [para bien y para mal.]

Un abrazo 

Laira dijo...

Hundir la lengua, buscar el veneno, absorberlo y morder fuerte, que le duela.
Besos.

Carmela dijo...

Y a veces ni eso consigue estirpar todo el odio...
Besos

Mairló dijo...

Cierto, pero mejor curar que tapiar..

Besos

Eva BSanZ dijo...

Olvidar y con ello tapar la boca del enemigo... Bien dicho, me gusta.

Un beso

(* dijo...

Ardua pero más que valiente tarea, Darío. Yo me atrevería a intentarlo.
Un abrazo.

Lichazul dijo...

gracias por tu huella
abrazoooo

Eastriver dijo...

Morder. Pero no en su acepción erótica sino en su acepción rabiosa. Morder hasta cortar de cuajo la raíz e inundarlo todo de sangre, como en un vómito.

A veces el amor tiene estas cosas y estas paradojas.

Cuentos Bajo Pedido ¿Y tu nieve de qué la quieres? dijo...

Hay que hundir la lengua en la boca del enemigo hasta que no pueda mas que convertirse en amigo....

Imilce dijo...

Entonces es nada, y en la nada se pierde el odio, se inutiliza la saña.

Horacio Beascochea dijo...

Extirpar el odio. Sí se pudiera, para evitar esa podredumbre que se asoma a diario en nuestra realidad cotidiana, agoreros que apuestan al odio y al fracaso, dominados por una ceguera que parece no tener límites.

Abrazo

Javier F. Noya dijo...

El problema es quien es el enemigo. No hay inocencia en general, no somos inocentes y tampoco los únicos depositarios del amor. Las peores aberraciones se proclaman actos de amor que deben extirpar el mal de los enemigos. Preocupante idea....

Gala dijo...

Como dice el dicho, si no puedes con tu enemigos únete a él.
Tu hiciste una versión mejorada del refrán, prefieres en vez de unirte a la maldad, extirparla, aunque sea a costa de hurgar en la podredumbre del mal, de la malicia, de la envidia, del abuso... y marcarlo. Señal que nos recordará lo que fuimos.
lo que hoy se disipa como el humo.
Besitos mediterráneos.

Cecy dijo...

Tarde a veces me doy cuenta, que el enemigo esta mas cerca que lo previsto. Un poema que me viene redondito ...

Abrazo querido.

Gabriela dijo...

dificil tarea..
Será que se logra,
siento que el odio es manantial

la quiltra dijo...

hundir la lengua en un cadaver... encontrar gusanos, disfrutar el nectar del odio... como si fuera la mas dulce saliva...

Francisco Coimbra dijo...

… NO MOLHADO

o ódio é odioso
e aceite como azeite
sem se misturar na água

escrevo sobre ele
nas nuvens!!!

precipito-me chovendo…
Assim

“Chovendo no molhado” depois de ler “Í┼♥Iµf┐”

Í┼♥Iµf┐¬
Í┼♥Iµf┐¬
(traduzi em webdings “Í┼♥Iµf┐”, deu: ¬Í┼♥Iµf┐¬)

Lucrecia Borgia dijo...

El odio muchas veces es el pan de cada día que nos ayuda a no hundirnos en la decadencia.

Jose Luis dijo...

Esto es como la historia del niño que ponía clavos en la puerta de su habitación cada día que le hacía malo a alguien. Cuando se empezó a portar bien y los quitó de la puerta, se dio cuenta de que los clavos ya no estaban, pero sí loa agujeros que estos habían dejado.
Me ha gustado mucho la entrada, tendré que leerte más a menudo. Si tú o cualquiera de los que leen el blog tenéis un ratito, pasaos por el mío a ver qué os parece. ¡sALUDOS!

TORO SALVAJE dijo...

Me dan ganas de ir a la guerra.

Saludos.

Laura Berenguer dijo...

Qué frases tan bonitas..
Por curiosidad, tienes algún libro publicado?

J K dijo...

El problema viene cuando el enemigo es uno mismo. Mi lengua es larga pero no tanto, no tanto.

Tu comentario ayer fue muy amable y lo aprecie mucho, gracias Dario.


Besos hoy.

Humberto Dib dijo...

Ojalá no tuviéramos enemigos a los cuales hundirles la lengua, pero lo mío es muy naïf...
Un abrazo, Darío.
HD

Sgroya dijo...

Aquí me tienes amigo, poniéndome al día contigo..entre otras muchas de tus grandes virtudes, la escritura, es, desde mi parecer, el arte que mejor dominas, con el que expresas y transmites a la perfección la Vida.
El odio, creo que es el sentimiento más directo y absoluto, el más sugestivo que pudiera existir..
Un Besoteeee ;)

Ricardo Gonzalez dijo...

Hola, te invito y los invito a leer un relato con algo de horror...por ahora, si se animan...puertoaria.com

Alma Mateos Taborda dijo...

Excelente poema. Un lujo deleitarse con tu talento. Felicitaciones. Un abrazo.

trapecista dijo...

hay que ser implacable

Esilleviana dijo...

Estos versos me resultan apasionados. Es como una de esas películas en la que un hombre y una mujer que aparentemente se odian y están discutiendo cuando de repente, en un determinado momento se besan en un desenfrenado entusiasmo jaja, algo así más o menos he sentido al leer tu poema.

Un abrazo

Marga dijo...

A esto yo lo llamo fuerza...

y cada palabra en su hueco justo.

La abuela frescotona dijo...

Marga me muestra el contenido de tu escrito en su comentario, saludos Darío

Eleanor Smith dijo...

Tarde o temprano, hay que hacerlo.

Un beso. O dos.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Apenas un momento de felicidad en la boca...

Saludos y buen fin de semana.

silvia zappia dijo...

vamos, día tras día, hasta despejar la niebla.


abrazo*

Jon Igual dijo...

Ojalá se pudiesen resolver así todos los problemas.

Mista Vilteka dijo...

Hundir es sin duda la respuesta a casi todas las preguntas. Y la lengua es la que hace todas las preguntas que, con respuesta o sin ella, nos hunde. Como el odio que ahoga.

¡Un saludo pues!

F:

la MaLquEridA dijo...

Eso está más difícil que volverse bueno.


Saludos Joven Cuervo

Galia B. dijo...

Sería ideal borrarlo así todo, eliminar y crear de nuevo, volver a empezar y olvidar lo demás, el resto. La niebla tiene un poder asombroso, como tus palabras encadenadas. Un beso.

K. Diminutayazul dijo...

Humo, niebla, eco... una y otra vez. Duele. Y sana.