viernes, 31 de agosto de 2012

◄═Ø

A traer cempasúchil para el muerto flamante:
llanto y desconsuelo;
y aguardar la quimera,
hasta el derrame, los labios apretados
y tragando saliva y vidrio;
que profiera una palabra - el muerto flamante -,
la mínima, un berreo, una sonrisa, un gesto
- la quimera, el ruego -,
volver en la tarde, el murmullo entre los pinos,
pies de plomo arrastrando las hojas,
la exhausta espalda ostentando derrotas
- el muerto flamante -,
la tierra, el corazón, la madera,
y el silencio no cesa, ni la noche, 
ni la desapercibida brisa, nunca.

54 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

en algunos lugares es muy buena medicina, pero como todo lo natural, necesita de buena magia para que funcione...
saludos querido amigo

Jo dijo...

ya con esas flores uno puede estar mas conforme
(el muerto y el doliente)

ohma dijo...

El muerto flamante será el que nos deja la derrota, la impotencia, la quimera que nunca se alcanza, la desesperanza: todo un sembrado de cadáveres flamantes.
Tristísimo.
Besos.

Rob K dijo...

en paz descanse(mos).

Lichazul dijo...

muertos todos algún día estaremos
y seremos todos flamantes y flamígeros
y las quimeras estarán en liquidación por cierre de temporada.

un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Y no hay especie medicinal que pueda con lo irreversible. Los últimos tres versos son más que buenos, denotan rabia, certeza de lo irremediable, creo.

Abrazo grande

Eastriver dijo...

Ese margen narrativo que tienen tus poemas los sitúa en el lugar del mito. Y sin embargo, quizá gracias a la imprecisión, se sitúan en lo que se conoció como poesía pura.

De todas formas para mí poesía pura es transmitir una emoción poética de forma neta. Tome ésta la forma que tome. Muchas veces mediante una imagen inquietante que nos interroga.

Vera Eikon dijo...

No sé qué decir, me parece que yo misma espero algo del muerto...(me desjate pensando muy, mucho). Buenos versos. Beso

guille dijo...

La vida sigue, no solo los días, sino las horas lentas.

Es igual dramas o alegrias, sigue.

Aunque el muerto sea tan reciente que todavía esperamos oírle, aunque ya aceptado lo irremediable volvamos del entierro arrastrando hojas.

Cecy dijo...

Cuantas muertes lleva la espalda, en silencio y arrastrando hojas para escuchar algún sonido crujiente, una pequeña y desapercibida brisa. Muchas o pocas, con una sobra de primera muestra.

nilda dijo...

Al ver tu comentario en el viejo post de "a parir revoluciones" y venir aca, veo que estamos en la misma sintonìa. Es lindo eso, eh!

Axis dijo...

Y ahora quién murió?? :(

Ese murmullo entre pinos...
beso.

pd: sabías que las cempasúchil son las famosas "culo de vieja"?

chatnoir dijo...

Las espaldas a veces llevan demasiada carga...

Besos.

Marite Alarcón dijo...

Cuando alguien cruza la puerta que dice "salida" los que aun no nos vamos nos quedamos pensando. Una muestra de "vida" es lo que esperamos cuando lo vemos ahí echado... cuando lo vemos echado... (al muerto digo).

Bueno...

De cenizas dijo...

Las flores, las alegría y el cariño: en vida; los silencios, la madera y las lágrimas: para el muerto flamante.

Me encantó el ritmo del poema.


un abrazo

Karu dijo...

de la muerte nadie va a salvarse...
te dejo un beso grande!
saludos

Carmela dijo...

...ni la desapercibida brisa.
hay almas que la oyen.
Un abrazo

Bípede Falante dijo...

esse silêncio que não cessa...
precioso poema!

beijoss

MAR dijo...

Me hiciste recordar cuando fuimos a dejar las cenizas de mi papá al mar...fue tan fuerte y tan triste amigo, que prefiero morír yo primero antes que otro ser querido.
Besos para ti y un lindo fin de semana.
mar

BEATRIZ dijo...

Tiene buena atmósfera funeraria, y el ritmo adecuado para despedir al muerto, y para el dolor del doliente, un ungüento.

Saludos Darío.

Lapislazuli dijo...

andamos de muerte? nada podra remediarla
Un abrazo

Sinuhe, el que es... dijo...

Varias veces percibí lo absurdo de llevarle flores por primera vez a alguien cuando este ya no estuvo para recibirlas; entonces el rumor, que fuera murmullo entre los pinos se convirtió en silencio, y lo nunca dicho en quimera y corazón partido.

Poema de amor y muerte.

Saludos.-

la MaLquEridA dijo...

Si bien es cierto que -para mi- las flores son para los muertos, el cempasúchil no me gusta pero tu poema si.


Un abrazo.

Gala dijo...

el muerto flamante... derrochando alegria... ah no, que son pesares.

Mejor le desteñimos un poco para que vaya acorde..
(sonrío)
Que arte tienes... que arte!

Besitos mediterráneos.

Eva BSanZ dijo...

Las flores son belleza pura y el cempasúchil me parece una flor bella como tu poema.

Un beso

marichuy dijo...

Mire nomás, jamás imaginé que por allá también se usara la flor de flor de Cempazuchitl (cada quien la escribe a su sabio entender.:P) para honrar a los muertos (y la muerte misma). Ya mero es el día:1 y 2 de noviembre días de Todos los Santos y Los Fieles Difuntos, respectivamente. Una celebración mexicana que para algunos pueda resultar un tanto extraña-

Un abrazo

PS esta flor, también de otoño y día de muertos me gusta mucho: http://www.flickr.com/photos/luisenrique_gs/4026423132/
___

Sarco Lange dijo...

Me voy a echar al pueblo encima, pero yo leo que esto es de vida, al otro lado.

un abrazo fuerte.

Andrea dijo...

Peligrosa espalda, diría. Abrazo!

Andrea dijo...

Peligrosa espalda, diría. Abrazo!

mientrasleo dijo...

Magnífico tu poema de hoy!
Besos

◊ dissortat ◊ dijo...

Hoy no quiero hablar de muertos. Demasiados tengo en mi haber...

(* dijo...

Este poema me trae a la memoria "Mientras agonizo" del gran Faulkner.
Un abrazo, Darío.

Lucrecia Borgia dijo...

Si eres un muerto flamante, para que te pongan cempasúchil o "flor de los muertos" en el cajón, tienes que morirte en México y de paso la usas como medicina y te cura de dolor de estómago, empacho, diarrea, cólicos, bilis, indigestión, dolor de muelas, lavados intestinales y también para expulsar gases...
Como ves, el cempasúchil se merecía un poema... ;-)

abrazo

Mariela Laudecina dijo...

Increíble.
Es un poema para leer en voz alta.
Suena muy bien.

Esilleviana dijo...

Dejaremos flores en cada uno de los comentarios pero nunca a un escritor apagado y triste... te siento más vivo que nunca.

Un abrazo amigo

Ricardo Gonzalez dijo...

Los silencios de los muertos, flamantes siempre, las flores, la tradición, la eterna fantasía de que el cadáver resucite al fin de la ceremonia. Los muertos tienen su día, y la vida lo celebra. Excelente poema. Abrazos. Google+puertoarial

Maripaz Brugos dijo...

Se acerca el otoño y la caida de las hojas que también mueren como los seres humanos. Uf,los muertos y sus silencios...

virgi dijo...

Joven, me parece buenísimo.
Tiene un algo que no sé decirte...pero genial, de veras.
Un abrazote

la quiltra dijo...

los muertos siguen hablando... de un modo misterioso... arrastran cadenas, gimen... y susurran en los sueños

Marga dijo...

Sé lo que es tragar saliva y vidrio, aguardando la misma quimera... me golpeó esa imagen tuya.

Los muertos flamantes y nosotros tan tristes.

Pero después de ellos, querido mío, ni siempres ni nuncas.

Fantástico poema

MUCHITA dijo...

Un sentido nulo para quien no sabe adonde va cuando muere.

Besos mil.

Javier F. Noya dijo...

Parece que elmuerto flamante no dejará de lucir su nueva postura, y el dolor no se va con el cempasúchil. Es muy bello el poema. Saludos.

Licantropunk dijo...

¿Soy yo el único tonto que no sabía lo que era el cempasúchil? ¡Lo que se aprende con tu blog!
Saludos.

Gata dijo...

Me ví en ti, hace tiempo. Ahora, no arrastro los pies, y el vidrio intento reciclarlo ;))

Con abrazos como este q te dejo tb.

TORO SALVAJE dijo...

Los muertos flamantes no duran mucho.
El fuego o los insectos tienen la culpa.

Saludos.

Valentin dijo...

http://visitas-gratis-en-tu-blog.blogspot.com.es/

Este blog vuelve a estar activo , visitenos para conocer otros blogs y dejar conocer tu blog . Gracias!!!


Sergio DS dijo...

Muerte y vida, llanto y sonrisas, nuestra existencia está plena de contrastes.

Humberto Dib dijo...

Los aztecas ya las usaban, las cempaxóchitl, digo...
Un abrazo.

silvia zappia dijo...

estoy aquí, leyendo y releyendo este poema impactante, que tiene dolor y deseo (o al revés, qué más da en caso de un muerto flamante).y tiene el color de lo más profundo de américa y también algo de ulises de joyce, ese entierro, esos pinos...

abrazo*

Luján Fraix dijo...

LA MUERTE COMO ENIGMA, LO INEXORABLE.
BESOS

Esilleviana dijo...

:)
desarma totalmente.

Corina dijo...

Lo que sea, menos lloronas....
Como estas escribiendo querido, como estas escribiendo...
Besos!

Luis Rodriguez dijo...

Muy interesante, versos muy creativos y de fuerte contenido, como la muerte misma. Saludos desde Uruguay

Eleanor Smith dijo...

y a mí me recordaste mucho a Baudelaire.

un beso. o dos.