miércoles, 30 de mayo de 2012

Extracto de "Las Crónicas de la Edad del Dólar"



En el año 2012, es decir, poco tiempo después de muerto el Cristo, el mundo era sumamente feliz. Los continentes se floreaban y "la miel caía de los árboles", los negros gobernaban el país de los gringos, y los amarillos, China, claro. Los conservadores soñaban y las izquierdas eran mesuradas. Las fuerzas militares invadían los paises (que se "desviaban") en son de paz y llevaban el discurso del amor y ponían la otra mejilla si era necesario.
A cualquier país que uno fuese a instalarse o a pasear, la gente lo recibía con los brazos abiertos e inmediatamente le concedían al "forastero" todas las garantías y derechos constitucionales. Hablamos de un tiempo demadiado lejano, es probable que algunos términos no sean correctos. Las constituciones, a grosso modo, eran la norma fundamental y suprema que regía a una nación. La constitución de hoy viene a ser uno mismo y alcanza a uno mismo, no a los otros. En aquellas épocas de oro, las constituciones pretendían igualar a los hombres. A nosotros nos causa gracia, pero así era ese mundo primitivo.
El influjo de Cristo era muy fuerte, recién habían pasado dos mil años de su absurda muerte. Los hombres se ayudaban unos a otros y los países más ricos socorrían a los más pobres, en toda circunstancia. Se creaban altruístas organismos como el FMI o la ONU, que siempre protegían a los más débiles, aunque ciertamente, los más poderosos jamás utilizaban la fuerza para imponer su deseo o su idea. De esa manera, la tierra era un hermoso planeta para vivir en pleno equilibrio.
En aquel tiempo, también, como sucede en todas las familias, había una oveja negra. Ese lugar se llamaba Argentina, y toda la alegría, el colorido y la paz de los hombres y las naciones, se acababan al cruzar sus fronteras, porque su asquerosa ley no le permitía a los sufridos habitantes poseer dólares. Y es que el dólar, en aquellos tiempos era la palabra sagrada, o sea la PALABRA del dios circunstancial. En ese maldito país gobernaba la "Yegua Salvaje", así le llamaban en los paises civilizados. Los paises civilizados eran todos, menos Argentina. En los paises civilizados regían las enseñanzas de Cristo. Las máximas de este profeta como: "los dólares primero" o "dejad que los dólares vengan a mí" , no tenían ningún valor en esa patria endemoniada.

65 comentarios:

lichazul...elisa dijo...

Nos encanta Cristina, ojalá muchos gobernantes tuvieran los cojones de ella para poner a raya a las internacionales empresas que se adueñan de cuanto pueden y que explotan con salarios mínimos a sus trabajadores y dejan la grande en lo que es uso de recursos naturales.

Los santos dólares son más dolores para quienes se involucran con su acreedor

Me gustó mucho tu sarcasmo y ritmo de relato, de seguro esta crónica continuará...

besitos y luz

Verónica C. dijo...

"La Yegua Salvaje" sigue escuela y ejemplo de aquellas arcaicas e insolidarias leyes mentales dictadas por los Amos del Mundo, que vivieron en este planeta por eones.
A ver si nos reparten un poco de Soma al menos.

Argentina no merece ese maltrato.
De hecho el resto tampoco.

Te aplaudo y te dejo abrazo

la MaLquEridA dijo...

¿Y en ese tiempo también existía mi país? Mi país es corrupto, no ayuda a los demás y somos el patio trasero de los United states mal plan.

guille dijo...

¿¿¿¿¿"dejad que los dólares vengan a mí" , no tenían ningún valor en esa patria endemoniada"?????

Supongo que hay que leerlo con el mismo tonillo que se emplea para la ayuda a los desfavorecidos de la ONU y el FMI.

vera eikon dijo...

Qué bueno esto: "Y es que el dólar, en aquellos tiempos era la palabra sagrada, o sea la PALABRA del dios circunstancial". Me gustas como fabulador, me gusta esa ironía que destila en texto, y el enfoque. Pero me da pavor ese mundo en el que sean los conservadores los que sueñen, me da pavor porque entonces el fin, el mundo se aniquilaría en semejante paradoja. Y del tema Argentina-dólares no puedo hablar porque poco conocimiento tengo para sustentar mi comentario...

Corina dijo...

Después vengo, corazón ¿sabes? no te puedo comentar ahora porque tengo que salir a ver donde consigo dólares hoy. Me dijeron que acá en la esquina, en el vivero, habrá un arbolito camuflado de navidad.
Uno nunca sabe, ¿y si en el futuro me dan ganas de viajar a las'uropas, o... comprarme un fal para defenderme de un apocalípsis zombie...? eh, eh, que se yo, si todos quieren comprar por algo será (¿por qué será que todos quieren comprar? ¿sabrán?)
Esto me divierte... sí, me divierte. Perdón, pero me divierte.
Tu texto esta genial, como siempre Tranquilino, como siempre.
Besos!

Amanecer Nocturno dijo...

Me ha parecido sublime el uso que has hecho del tono irónico. Ojalá todo lo que esté pasando sea una broma que nos están haciendo con una cámara oculta. Ojalá.

En cuanto a lo de los dólares tampoco puedo opinar porque carezco de información.

Un abrazo.

trapecista dijo...

Genial!
Pero para mí no hay políticos buenos y malos. Para mí somos nosotros y ellos (son todos iguales, todos se enriquecen a nuestra costa, aunque algunos sean más hábiles que otros para engañar a sus ciudadanos)

Cecy dijo...

El texto después de releerlo me gusta. Quizás sea el tono, quizás porque soy argentina, quizás porque todavía dentro de mi creo que primero es un nosotros antes que en el individualismo. Pero también tengo un sueño postergado...y soy una trabajadora mas... No se....

Bang dijo...

O también: "Madre, ahí tienes a tu dolar, hijo: ahi tienes a tu dolar". Y de ese circulo enfermizo, no salimos. Saludos.

salvadorpliego dijo...

Ese cierre es genial. Me encantó. Le diste vuelta a la realidad.

Saludos.

mientrasleo dijo...

Qué puedo decir? mi país está siendo ahora duramente castigado y a la gente empieza a dejar de importarle si castigan a un país que les vacía los bolsillos.
Me ha encantado tu entrada de hoy. Una fábula magnífica, ya lo hizo Orwell para alzar la voz.

El Gaucho Santillán dijo...

Te diste cuenta que "Kris", es admirada por las personas que no viven en este paìs?

Es un dato curioso.



Buena analogìa, la de tu relato.

Un abrazo.

El Gaucho Santillán dijo...

14!!

Tranquilino González dijo...

Sabés, Gaucho, que eso no me queda tan en claro. Digo, eso sería como subestimar a la gente que la quiere acá adentro. Entre los que me cuento y sin ninguna vergüenza, sino con orgullo.
También sería como subestimar a los que en Venezuela quieren a Chávez, o en Uruguay a Mujica o en España a Rajoy. Ya sé, no es tan fácil comparar el "cariño" con el "voto"., son cosas bien distintas. Pero, para el caso de "Kris", se da algo particular: la inexistencia de espacios intermedios. A nadie le pasa inadvertido, es odio o es amor. Habrá excepciones, no las conozco.
He leído también, crónicas del exterior, que para nada se identifican con el "querer" y están, mucho más cerca de eso que se llama "odio".
Bueno, ni hablar de muchos argentinos, que por los siglos de los siglos, seguirán festejando el cáncer, la muerte y el dólar.
Un abrazo.

Marite Alarcón dijo...

Me encantó!
Pero no existía su oveja hermana, llamado Perú? Acá también tenemos algunos contras medios fregados.

Beso!

El hombre de Alabama dijo...

Cristo, lo tengo claro, no vuelve a pasarse por aquí.

TORO SALVAJE dijo...

Quiero dejar bien claro que la Yegua Salvaje no es familiar mío.
Y si alguien afirma lo contrario lo mataré por la espalda si hace falta.

Saludos.

Rob K dijo...

Ud. habla como poeta, con el corazón. Y el dólar no se deja conmover por la poesía, lamentablemente.

Doña Rosa dijo...

Desde ese maldito país vendrán los cuatro jinetes del Apocalipsis que destruirán el mundo, comandados por el terrible y satánico "Maximus", vástago de la reina...

Hermes D. dijo...

Estimado Tranquilino, el texto es entretenido y muy interesante, pero no comparto tu benevolencia hacia el régimen actual. Me gustaría ser más optimista pero creo que (más allá de ciertas conquistas que reconozco) es más de lo mismo: clase baja bien pobre, clase media consumiendo, clase alta llevándosela toda, y en medio de todo eso un espantoso recelo por la libertad.
Aclaro que tanto el dólar como Cristina me tienen sin cuidado, creo que nuestros problemas no pasan por ninguno de los dos.
Un abrazo grande y mil disculpas si de algún modo este comentario tiñe de negatividad tu gran blog.

Rayuela dijo...

qué país tan extraño ese,endemoniado, el del año 2012, tan lejano a nos, tan alejado de los bienhechores...!
lo abrazo desde el futuro,escritor, donde hay más de una oveja negra y las yeguas cabalgan libres.*

aina dijo...

Te mueves de maravilla entre la ironía y el sarcasmo. Y no diré más porque no quiero entrar en política ni descalificar a nadie (algunos ya se descalifican a sí mismos)

virgi dijo...

Pues si el mundo es tan feliz, imposible que haya alguno que no lo sea. Lo será sin duda. Más pronto que tarde.
Besos, Joven.

J K dijo...

Sabes, ni el dolar, ni los gobiernos, ni los amigos imaginarios como jesucristo son el verdadero cáncer de ese mundo maravilloso en tu historia.

Somos las personas, las personas lo jodemos todo, lo consumimos todo y justo cuando la hemos cagado el pobre dice que el rico tiene la culpa y el rico dice que los pobres son unas parias y los parias dicen que se haga la guerra y nadie dice Yo la he cagado.

La frontera de Argentina es solo una extensión de otros seres humanos.

Sin animos de lucro, te dejo un beso.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Y yo que pensaba que la bestia parda en ese mundo de colorines al son del dólar era España...
Me encantó, señor Tranquilino, y es que cuando afila la pluma, da gusto leerlo.
Besos.

Sarco Lange dijo...

Míster, mi Chile queda al lado no más, y ni te cuento...

Abrazos.

De cenizas dijo...

Hay más yeguas salvajes de las que te crees, y caballos locos, y populistas enajenados...

un abrazo

Marc Verlén dijo...

La forma con que dices cosas feas es profundamente bella.

Querer a la Yegua es como, aquí, querer a Rajoy: no se puede, no se debe. Ni hablar de Chávez. Es como querer un sistema obsoleto, caduco y completamente delinquido. Como querer la bajeza, como adorar elegir al necio frente a Zaratustra.

Un saludo.

Tranquilino González dijo...

No es tan fácil, Don Verlén. Hordas de ciegos e ignorantes la amamos...

Butter dijo...

Está sublime. Tremendamente sublime. Yeguas salvajes siempre habrán por el mundo, pero personas que afinan con la pluma; cada vez menos.

Un besazo, querido.

marichuy dijo...

Querido, mi país está en un hervidero, nuestro peso devaluadísimo, fuga de capitales (casi a diario el Banco de México -Banco Central- mete dinero para dizque sostener al peso. Así que soy la última para criticar nada de su país. Cristina tiene, como dijo alguien arriba, más arrestos que varios machos.

Un abrazo

Halcón peregrino dijo...

Como utopía, prefiero seguir creyendo en la poesía.

abrazo.

Andrea dijo...

Uh.. en qué tema se anda metiendo... me parece bien que cada uno tenga su punta de vista y sea libre de decirlo y defender su postura.. lo que me queda de las discuciones.. es que todos amamos la misma patria.. :). beso grande!

Esilleviana dijo...

los temas políticos son controvertidos y opinar sobre ellos, asusta e intimida.
He leído a Luis Majul sobre la ideología de C. Fernández de Kirchner, ¿qué opinión tienes sobre este periodista?

un abrazo

J. G. dijo...

Ese material nunca fue nuestro principio aunque sí puede ser el fin o principio del fin, aunque la culpa no la tenga él sino nuestras propias manos y mala cabeza.

Tranquilino González dijo...

Esi: el periodismo y "ese" periodista en particular, están sumamente cuestionados en su credibilidad. Creo que yo que no sólo en Argentina, sino en todo el mundo. Y está bien que así sea. Discernir al buen periodista del malo (éste es un asco)
Cuál es la diferencia entre un periodista corrupto, un político corrupto o un abogado corrupto?
El problema es que se pretende "desprestigiar" a la clase política, como si fuese una raza "extraña". Y la verdad es que esos tipos no nacen de repollos ni de la "crisálida de aire". Son humanos y si son corruptos , lo son desde siempre. O si no tenemos que pensar que la política es corruptible.
De todas formas, este es un escrito ficcional, y esta es la forma en que me gusta que se la lea. Aunque no niego que me fascinan las lecturas políticas y los debates.
Abrazo.

no es lo que parece dijo...

Después de un día políticamente abrumador; después de haberme encontrado no tanto con las opiniones fundamentadas que no comparto sino con el infundado e irresponsable palabrerío barato -baratísimo- de los eternos habladores al soberano pedo, te digo, y más que te digo: te prometo que necesitaba leer tu entrada. Gracias por la compañía.

Un abrazote

Javier F. Noya dijo...

Cada quien ama lo que puede....y cuando se acaben los regalos, el amor suele durar poco...no falta mucho...lo que parece una partida cultural es una muestra de debilidad económica. Y no se ilusionen, nadie va a pegar el salto ni sacar los pies del plato del capitalismo. A esto lo llamo la revolución Louis Vuiton. Y conste que los que estuvieron antes me repugnan. Con estos sólo discrepo. Abrazo.

Julio Santamaría dijo...

Me gusta el tono del texto, y aunque soy un amante de tu país,me falta información para opinar, trece diías no dan ara mucho y desde la distancia tampoco es facil conocer la verdad. No es masoquismo esto que diré porque a mi una empresa petrolera no me representa como español, pero quizás en este país algunos necesitaban un a ección de humildad y Cristina o argentina entera se la dió. Sólo me entristece que a veces muchos argentinos y el resto de americanos crean que todos los españoles somos uno soberbio que miran (o miraban9 por encima del hombro a sus hermanos Los hay commo yo que sientes verdadero respeto y pasión por todo ese continente, y que somos capaces de reconocer la riqueza y la variedad si agruparlo todo bajo un solo adjetivo clasistas como suele hacerse.
Un abrazo

vera eikon dijo...

Comparto 100% las palabras de Julio Santamaría. Ni yo misma habría podido poner más en claro mi propio pensamiento. Pero hay una cosa que apuntas en tu último comentario, Darío, que me parece muy interesante. Es verdad, los políticos no son una raza extraña. Probablemente se vive y se muere político, pero no se nace político. Son ciertamente una representación de nuestra sociedad. En países como España deberíamos preguntarnos por qué proliferan los políticos corruptos. Es más, lo realmente grave es que se ha votado masivamente a listas que incluían a políticos sospechosos de corrupción, y el caciquismo y el tráfico de influencias son comunes y están normalizados en los gobiernos locales y autonómicos. Por lo que se difiere que la honestidad y las prácticas honradas no son algo que se valore en este país a la hora de elegir a nuestros representantes. En base a lo que se podría hacer un juicio muy negativo de nuestra sociedad. El problema de España no son sólo sus políticos. Hay un problema de base, con raíces históricas y culturales muy profundas, al que se suma 40 años de oscuridad. Por lo cual a todos nos tocaría entonar el mea culpa.Y quizás esto comienza por ser más exigentes con nuestros políticos y responsabilizarnos de nuestras elecciones, porque esta es la primera de las armas que tiene el ciudadano.Si bien, como digo, todos somos en parte culpables, existen unos responsables visibles que son los políticos porque se supone que ellos están aceptando su responsabilidad en el momento de presentar su candidatura. Pero ahí nadie da la cara. Ni responsabilidades ni mea culpas. Nada. Hablas más arriba acerca de subestimar a los votantes de Rajoy...pues bien, yo si hubiese votado a Rajoy ahora me sentiría por lo menos subestimada(hay mucha gente que ya se siente así a poco más de 6 meses desde las elecciones),porque el que me miente de ese modo, sin avergonzarse, con la conciencia real de que me está mintiendo, me está subestimando, o a lo peor me está tomando por tonto. No sé, me pregunto que más consentiremos que nos hagan...Perdona por enredarme tanto. Besos

Eva BSanZ dijo...

El dinero dios maldito.

Un beso!!

Jo dijo...

al final... lo verde es lo que enferma a la gente... no los billetes...:(

[Maxwell] dijo...

En Perú el dolar vale poco

Tranquilino González dijo...

Eso es bueno o malo, Maxwell? Amén, que por sentido común, siento que el dólar vale una mierda. La gente de acá le da un valor desmesurado. De hecho, nuestro "delicados indignados" de anoche, protestaban por no poder comprar dólares. Terrible!

Hermes D. dijo...

Tranquilino, precisamente volví a tu blog para comentar las cacerolas de ayer: ¡el dólar tira más que un pelo de vulva! Ojalá pusieran la misma energía para reclamar políticas sociales. Tu texto fue premonitorio, más allá de mis discrepancias. Salud.

MAGAH dijo...

Y cuando de politica se trata usted sigue pareciéndome un maravilloso poeta. Sin duda un apasionado, un romántico.

En algunos puntos discrepo.

Beso.

Mercedes Ridocci dijo...

Agudo, crítico e irónico texto.
"Dejad que los dólares vengan a mí" Muy bueno.

Un abrazo.
Mercedes.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Estupendo el texto que nos has seleccionado.

Saludos y buen fin de semana.

JOAQUIN DOLDAN dijo...

que dolor el dolar

Sergio DS dijo...

Si Cristo levantara la cabeza...

Licantropunk dijo...

He empezado a leerlo pensando que era la descripción de una utopía. Luego la cosa empezaba a tener pinta de distopía. Lamentablemente, al final, se quedo en ser la puta realidad. Muy bueno.
Llego la hora (breve periodo de noviazgo) de incluir "Nido de serpientes" en la lista de blogs Obligatorios del lateral de Licantropunk.
Saludos.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, Cuervito, mil perdones por no venir casi nunca ya a disfrutar con tu lectura, se debe a mi falta de tiempo, no a mi falta de ganas.

Pues qué pena me da que vivas en ese país demonizado, porque os perdéis las sacras enseñanzas, ésas que rezan algo así como que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un POBRE pueda entrar en el reino de los cielos.

Menos mal que yo me libro, porque no vivo en Argentina, y porque soy una chica mala, y ya se sabe también, según se lee en las sagradas escrituras, que las chicas buenas van al cielo, mientras que las malas vamos a todas partes.

Besitos con ponzoña, y a ver si vengo más a menudo, vas a tener que encadenarme a tu blog, jeje.

Maripaz Brugos dijo...

D.Tranquilino, un texto mordaz e irónico, agudo, muy agudo.

Luján Fraix dijo...

Me tiene sin cuidado el dolar, hay cosas muchísimo mas importantes que tratar en un país que no puede salir a la calle.
Un beso

lichazul...elisa dijo...

feliz fin de semana Cuervo!!
un abrazo y buenas vibras

TriniReina dijo...

Los años me han enseñado, a mi pesar y al de muchos, que los ídolos suelen caer.
Así que prefiero tener mesura en eso.
Las yeguas salvajes y los caballos locos, como dice De-cenizas, también trastabillan y si hay dólares por medio ni te digo:)

Saludos

Esilleviana dijo...

sigo pensando que, a pesar de que haya periodistas, políticos, futbolistas, empresarios y demás... corruptos, la política, la religión y el fútbol son temas polémicos y controvertidos, que bien se adoran o se odian y rechazan por completo, nada de medias tintas.
Luis Majul es amigo de Jorge Lanata... espero seguir siendo tu amiga jajaja.

un abrazo

Portal De Mis Desvelos dijo...

Todos los dias se entera una de cosas, Un placer leerte amigo, Gracias por compartir, Besos!

moderato_Dos_josef dijo...

Aquí No tenemos Yegua Salvaje, pero me gustaría que la tuviéramos. en cambipo tenemos Capitalismo Salvaje y en quiebra.

Muy acertado tu escrito.
Un abrazo.
José.

Esilleviana dijo...

cierto... es muy difícil no implicarse y ocultar nuestra forma de pensar, nuestras creencias e ideologías; por tanto, deseo que continuemos admitiendo y sosteniendo aquello que nos hace ser como somos, aunque no coincidamos con los demás.
entonces... solo leeré tus post sobre sexo jajaja, que nooo, que es broma, hay que leer todo aunque no se esté de acuerdo, más que nada para intentar formarse un opinión más equidistante e intermediaria del supuesto centro.

un abrazo :)

VivianS dijo...

Qué trauma lo que se está viviendo con el dólar!
Me gustó la ironía (bien dibujada) del texto, creo que hay mucha pasión en él.
Un beso Cuervo

Lapislazuli dijo...

Me encuentro con la sorpresa de tu cambio de nombre!!!
En Argentina esta prohibido pensar en dolares, excepto para los politicos y funcionarios del gobierno, a las pruebas me remito leer las declaraciones de Anibal Fernandez
Ni Yegua ni genio, presidentE electa
Un abrazo

Marga dijo...

Y qué te cuento yo!! con la que está cayendo por todos lados (de mi país ya no hablo, purita vergüenza me impide)...

Asi que me fijo en tu estilo, que me gusta, que me lleva.

Y que le den a los dólares!

Un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Felicitaciones. Un texto irónico e inteligente. Para los caceroleros, les recomiendo "Cacerola de teflón", de Ignacio Copani. Me permito transcribir unos versos:

"No te oí en los dias del silencio atronador
no te oi junto a las madres del dolor
no sonaste ni de lejos
por los chicos, por los viejos, olvidados"


Saludos