jueves, 24 de mayo de 2012

Circense

Y porque Virgi ama al Domador...

Estuve enamorado
de la payasa más bonita,
apenas unos pocos días
grises de otoño,
cuando la banda
llega al pueblo;
llevaba roja la naríz
como un morrón
y capas de maquillaje
le entristecían el gesto;
actuaba - ella - de:
hazmereír mío,
"soy tu hazmereír", decía,
y objetivamente,
su profesión y su labor,
pero su amor,
era más grande
- irretribuible -
que la carpa del circo
y en las gradas
miles de enamorados
estallando en carcajadas
que se contagiaban,
locamente,
como los besos
del hijo desterrado - que vuelve -
se multiplican
en la cara de su madre;
un amor tan grande
nunca es exclusivo,
y por eso, tal vez,
el estruendo de risas
la fulminaba
como un rayo
de amargura
insólito y continuo.

Imagen: Menganita y su maravilloso universo

67 comentarios:

Sarco Lange dijo...

En el verso 18 usaste la palabra "irretribuible". ¿Cómo, entonces, comentarte?.

Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Yo siempre he sido el payaso en todas las relaciones...
Y lo sigo siendo.
El payaso asesino claro...

Saludos.

Cecy dijo...

Es cierto, un amor tan grande, nunca es exclusivo.

Que bonito poema.

lichazul...elisa dijo...

una mujer que hace reír es ver la primavera siempre
ojalá y siempre en los rostros la primavera perdurara
quizá no usaríamos maquillaje para dibujarla cuando las sombras nos arropan

abrazooo



payasa acá significa cama

Eastriver dijo...

El circo siempre ha sido un locus amoenus para el amor, ¿no crees? De hecho, las pelis de circo son muy miseriosas y con un punto bizarro: payasas, contorsionistas, trapecistas... Son guapas, melancólicas y muy poéticas.

Marc Verlén dijo...

Estuve enamorado / de la payasa más bonita, / apenas unos pocos días/ grises de otoño,/ cuando la banda / llega al pueblo: majestuoso comienzo, invita a escudriñar el cuerpo entero del poema. Y el final categórico, rotundo, irremediable (el estruendo de las risas), de punta...

Como si el espíritu circense fuera la única forma de distinguir la subcategoría de amores que hemos puesto encima de la mesa. Que parece que nos espera: yo voy, yo no voy.

Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

De alguna forma todos asociamos payasos y tristeza. Y ahí está.

Luján Fraix dijo...

Para mí el payaso esconde lágrimas.

Un beso

vera eikon dijo...

Si alguien me dice alguna vez "soy tu hazmereir" seguro me caigo de amor. Conque me hagan reír suele bastar...Ante poemas como este ya no sé qué decir. Como diríamos aquí, me pongo parva sólo con leerlo. Estás escribiendo tan bien que no sé....

Maia dijo...

Que se rían, ellos se lo pierden.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

El amor surge donde uno menos se lo imagina, y con quien menos se lo esperaba...Aunque no todo sea alegría, sino también llanto y tristeza, la función de la vida debe continuar.

Lindo y original poema!

Besos de mariposa, Dar.

Verónica C. dijo...

El final me fulmina porque no hay nada más cruel que recibir las risas cuando agonizas bajo el foco.

Amanecer Nocturno dijo...

Has sabido usar la palabra payasa sin que parezca ni un insulto ni un desprecio personal. Eso sólo lo consiguen los magos de la tinta y los que se enamoran unos pocos días de otoño.

Un abrazo.

Carmela dijo...

Los amores más grandes, suelen ser motivos de risas, precisamente porque no son comprendidos por la gran mayoría que solo pede ante ello reirse.
Besos Joven.

Javier F. Noya dijo...

Sería justicia bailar el Pogo del Payaso Asesino, darle el antídoto de Balada Trieste de Trompeta, y gozar de su irreverente venganza. Bellísimo poema, la conclusión me pareció excelente. Abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me has llenado de ternura con la payasa. Qué pena que durara tan poco el amor por ella.
En cuanto a la risa y a sus cultivadores: payasos y humoristas, empiezo a comprobar que proliferan en tiempos de crisis y bajón de ánimo social (¿por qué lo diré? Y no me gustaría decirlo, no).
Besos, Darío, que con tanto nombre ya me despisto (jo, ahora Tranquilino, me gusta, me gusta, hasta tiene su punto cómico, muy en consonancia con la dulce payasa).

Señorita Demakrada dijo...

como los besos del hijo desterrado -que vuelve- ...

estoy especialmente melancólica, ains....

guille dijo...

Quien hace reír, enamora.

Y ademas contagia.

Alelí dijo...

nadie sabe muy bien qué pasa pero supongo que el intento de hacer reir ya tiene en su seno el llanto.

por otro lado el público, la cosa plural no es fácil de llevar, no?

Rayuela dijo...

afortunada virgi...

tu poema es terrible,duele


abrazo, tranquilino querido*

Rob K dijo...

Qué buena y original historia.

Bípede Falante dijo...

amores tão grandes às vezes se ajustam perfeitamente na palma das mãos :)
beijoss

Noelia Palma dijo...

ay Curiyú

te abrazo, sabés?

Smith. E dijo...

Y a mí siempre me da la sensación que conozco a los protagonistas de tus poemas. No sé porqué. Sólo es sensación.

Un beso. O dos.

De cenizas dijo...

En el circo en el que nos ha tocado vivir se confunden las risas y los llantos, los amores y los odios...

un abrazo

marichuy dijo...

"un amor tan grande
nunca es exclusivo,
y por eso, tal vez,
el estruendo de risas
la fulminaba
como un rayo
de amargura
insólito y continuo"

Qué hermoso. Creo que resume la sensación que me dejaban de niña los payasos. Era un risa en el fondo muy muy triste.

Un abrazo

NINA dijo...

Cosita..

Y la música le combina!

Baci

salvadorpliego dijo...

Le diste vuelta al tema con ese cierre... Genial!!!! Muy buen poema.

Saludos.

(* dijo...

"Escucho las carcajadas vuestras que borran / de mi gesto la lágrima pintada bajo el ojo serio / de mi rostro serio sobre la arena, y río / sin embargo cuando salgo a la vida riéndome / de mi cara empolvada, de mi vida de harina", dice el clown de la "Troupe" de Miguel Ángel Albero Ortiz.

Axis dijo...

Es que es necesario poseer un gran amor para sanar con sonrisas, para apaciguar y quitar la amargura, para contagiar.
Es parte de una enorme tarea.
Estaremos listos?

Recuerdo al hombre plateado que contorsionaba su abdomen, estabas allí?

Besos querido!

alma dijo...

Yo creo que soy de amores pequeños...por lo exclusivo ;)

Besos

(Lo siento, no puedo escribir Tranquilino... ah, ¡coño! sí)

iguana dijo...

cuando una persona se desvive para hacer feliz a los otros y todos sus respiros son en función de los otros... esa persona se desdibuja, se pierde de sí misma y ya toda la alegría demostrada pasa a ser parte del circo de la vida... un todo amargo y torcido.

Eva BSanZ dijo...

Si ser el payaso de alguien, le saca una sonrisa a su tristeza, que más dará ser payaso o ser sonrisa…

Un beso!!

Respirando entre palabras. dijo...

No es ninguna payasada, apenas una triste realidad.
Besos

Vivo con Hades a tiempo parcial dijo...

De nuevo en casa y todas estas cartas por leer. Que delicia. Profético el nombre de la payasa... una señal para esta altiva esclava.

MENGANITA de cual dijo...

quedo precioso!! muchisimas gracias por pensar en mi para ilustrar tus palabras!! un besazo ENORRME :)

chatnoir dijo...

Lo de "soy tu hazmereír" lo encuentro bárbaro! una delicia de versos.

Besos.

Malena dijo...

El poeta comprende ahora / que amores de tanta grandeza / no caben ni siquiera muertos / en esas carpas de cirqueras / que en el frente tienen un cartel gigante
que promete risas eternas.



Si se enteran los fánticos de Nazim Hikmet lo que hice con su gigante de ojos azules me matan. Que no trascienda.

Jo dijo...

ella es una payasa y tu un poeta
no es que ese es el desino entonces? las parejas que hacen cierta magia en conjunto se juntan....

La sonrisa de Hiperión dijo...

Hazmereír mío, nuestro y del mundo.

Saludos y un abrazo.

J K dijo...

El maquillaje suele esconder grandes tristezas y grandes virtudes, aunque en el algún lugar leí que no debemos confiarnos de las narices rojas.

Un abrazo

Abismo dijo...

Hacer reir puede comenzar una relación... pero desde luego, no es seguro para mantener la exclusividad :S

Besos abisales

virgi dijo...

¡Vaya, y yo sin enterarme!
Ahora me has felicitado la tarde, querido Joven...de hacerme feliz, quiero decir.

La payasa, el equilibrista, el malabarista, la trapecista. Todos haciendo algo para distraernos de la vida que sobrellevamos y regalarnos unos minutos de magia.
Gracias, muchos besos.

Libélula dijo...

Recuerdo que una vez me enamoré de un trapecista. NO me quedé tan lejos de esos tiempos... :P
Para mi tu escritura viene a ser siemrpe tan (tuya) tan... insólita y continua, así, aunque me sepa amarga... como un mate, como una urticaria inesperada que me surgió por contemplar la rosa (en exceso y sin causa)

Beso!!

Marga dijo...

Yo tiendo a enamorarme de equilibristas pero nunca lo hice de un domador.

Y eso a pesar de lo payasa que tiendo a ser, jeje.

La tuya es más consecuente en tus versos.

Un beso.

Halcón peregrino dijo...

Amores frescos como la brisa de la tarde.

(Ser el hazmereír de muchos no parece tan divertido).

abrazo.

no es lo que parece dijo...

Hermoso! Qué capacidad de crear atmósferas, Tranquilino..los escuché, los ví..y casi que pude olerlos..

Besos!

lichazul...elisa dijo...

Muchas gracias por tu palabra sembrada en mi rincón
ten una semana preciosa ex Cuervo

abrazoooo

MC. dijo...

jaja esto es catarsis??? ahora que lo veo me olvidé que iba a comentarte, pero en fin, que me gustó, gustó! y que justo hoy conocí a una chica que trabajaba en el circo, o sea.. dos motivos para desconcentrarme de tu poema, mal lo mío eh, lo siento, pero como te dije antes, que me gusto... gustó! de veras y
gracias por tu paso por mi blog, un abrazoo!!

VivianS dijo...

Sí, yo también voy por la vida con una nariz roja,
los labios rojos,
y el corazón gris.
(Y a veces sucumbo ante versos como estos)
Besos

Humberto Dib dijo...

A mí los payasos siempre me dieron miedo, desde que mi vieja me llevó por primera vez a un circo y el auto en el que entraban (los payasos, claro) a la pista explotaba y ellos salían maltrechos. Nunca más quise ir al circo... ni enamorarme de una payasa.
Un abrazo.
HD

Hermes D. dijo...

Nariz roja y braguitas al tono. Me gustan las payasas.
Abrazo, Tranquilino! (me gusta el nuevo alias, tiene alguna reminiscencia del gran Speedy G.)

mientrasleo dijo...

Y pobre de quien nunca fue payaso...
Besos

MAR dijo...

Que chistoso el comentario del Toro, a mi enrealidad me dan tristeza los circos...........
Besos para ti.
mar

la MaLquEridA dijo...

Las payasas tristes se enamoran de los cuervos cuando estos les dedican sus letras con la nariz roja de emoción.

Maripaz Brugos dijo...

Los circos y los payasos desde siempre han llenado mi corazón de alegria. Yo también estuve una vez enamorada de un payaso que me hacia reír a carcajadas.
Cada dia me sorprendes con un nombre nuevo.

Esilleviana dijo...

un amor no solo hace reir, también debe sorprender, conseguir abrir los ojos a la otra persona, enfadar y hacer reaccionar a la pareja. Un "hazmereír" es como un entretenimiento para dilatar la cercana e indudable despedida.

un abrazo amigo

MAGAH dijo...

Guau!!!!!

Qué bueno haber venido Cuervo!! Hermosa poesía.








Cuervo es mucho más bello que Tranquilino G. y para mí siempre va a ser Cuervo.
De cualquier manera, si quiere que respete su gusto me dice y lo llamo como quiera.

Marite Alarcón dijo...

Hermoso...
Amo cómo escribes!
Y la canción de fondo! Por favor dime cómo se llamaaaaaaaaaaaa!!!

TriniReina dijo...

Entre la risa y el llanto, entre el maquillaje y la verdad. Y,nosotros, en medio.

Saludos

Maritza dijo...

Me enternece esta payasa, amigo,y es que al ser hazmerreir tuyo me hace sentir que quería llevarse lo que a ti te afectaba...y eso es mucho amor, mucho!...

(Yo, debo decir, que andaba absolutamente perdida en saber quién es este Tranquilino González...y por ende,perdida por aquí! ...Cuándo cambiaste tu nombre??)
;)

BESOS, Y ABRAZOS.
Hay que prestarle atención a los payasos,de ahora en adelante, creo.

Que tengas un día feliz.

Nina dijo...

Oh! esa imagen y ese texto!!

Andrea dijo...

Belleza por donde se lo lea...

PiliMªPILAR dijo...

Cuando chica, me pasabe las horas muertas reconvirtiéndome en payaso.
Luego los circos de la des-retribución,
tantos y perversos, me lo han vetado.
Y entonces, ¡eureka! descubro este blog...

Un abrazo

Mista Vilteka dijo...

Un amor en el que se ríe, aveces también llora entre dientes que afloran, me imagino.

¡Muy bonito!

Saludos pues.

F.

Ana Muela Sopeña dijo...

Un gran poema.

Te dejo un abrazo
Ana

LA ZARZAMORA dijo...

Bueno, Virgi es una saltimbanqui, y tú uno de esos arlequines que saben andar en la cuerda floja...

Un beso a ambos.