lunes, 30 de enero de 2012

Mi herida


Acá está el tajo,
la precaria cicatriz
que atraviesa mi cuello,
la evidencia,
lo que te desvelaba
y tanto querías como portada
de tu amarillento folletín;
acá está mi herida,
fresca y roja,
palpitante y tensa,
para que la mires
con el inexplicable regocijo
de los idiotas sin cura;
acá está, irrefutable,
para que hundas tus dedos
llenos de duda y mierda,
en el hueco,
para que hurgues
en el vacío que ha quedado
debajo de la piel;
acá está  y estará 
por el resto de mis días,
para indicar en el mapa
del cuerpo
el lugar de mi dolor, de mi angustia
y de mi desesperación,
y el punto magnético
donde confluyen
todas tus miserias.

Imagen: Sutileza de Diario Perfil
 

55 comentarios:

soy... dijo...

Sencillamente brillante.

Es un poema fluido, hermoso, cuando se lee parece que se lo recitan a uno.

Genial.

Un saludo.

soy... dijo...

"...acá está mi herida,
fresca y roja,
palpitante y tensa,
para que la mires
con el inexplicable regocijo
de los idiotas sin cura..."


Y no puedo dejar de citarte.

Me impresiona esa parte, al igual que los últimos versos.

Hermes D. dijo...

Maravilloso poema, aunque me impresiona un poco el paralelismo con el dedo de Tomás en la llaga de Cristo. El peronismo es tan místico que me aleja inevitablemente.
Un abrazo,

Sarco Lange dijo...

Baña con tu sangre el epitafio de todo bloguero en día lunes.
Tremendo poema te despachaste hoy...

Abrz.

Amanecer Nocturno dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El hombre de Alabama dijo...

Como un cuchillo.

Amanecer Nocturno dijo...

No hurgues ahí, no lo hagas por el bien de los dos.

vera eikon dijo...

Eres capaz de poner toda la hiel en tus versos...Tu poema es buenísimo, la mayor evidencia es lo mal que me deja el cuerpo. Beso

chatnoir dijo...

Menuda traqueostomía...

Besos.

Maripaz Brugos dijo...

Sublime como siempre. Mejoras cada dia.

mujerdeole dijo...

Perfecto. Y el inexplicable regocijo de los idiotas sin cura parece no tener fin, ni sentido.
Y que la herida que es y será nuestra herida nos proteja de ellos.
Un beso

Loba de Machecoul dijo...

No sé, quizás sea locura-o demasiado lobuno...-pero a veces sueño conque alguien abra una herida en mi pecho, y escarbando con sus dedos, llegue hasta mi corazón, y que deje ahí la marca de su pezuña. A veces la evidencia de lo literal parece el camino más claro....

Marián dijo...

Si hay dolor hay esperanza...

HORACIO FONTOVA dijo...

Bravísimo, morocho!
Abrazo!

Respirando entre palabras. dijo...

Podría decirte precioso, increible, bravo!!!
Más allá de que la forma que tenés de decir las cosas me encantan, esta herida me resulta tremendamente dolorosa y conocida.
Solo resta decir... vale la pena?
Besitos Curi.

NIGHT ELF dijo...

Si hay vacío en el hueco, será mucho menos dolorosa la cicatriz.

Eastriver dijo...

Es en el darse donde demostramos querer. A pesar de los pesares.

Isabel Martínez Barquero dijo...

¿Por qué el amor siempre nos ha de dejar cicatrices?
Y el que no las deja, no fue amor sino capricho.

Carmela dijo...

Cuando se hacen cicatrices dejan de doler de esa manera aguda y solo es el recuerdo doloroso de lo que fue y ya no es.
Un beso, Joven

Lila Biscia dijo...

este poema es para pararse y aplaudir.
el desgarro del cuerpo deshilachandose. la crueldad de la entrega y el amor.
carne pura. eso es lo unico que late, lo unico que queda e importa.

millon de besos admiradisimos.

Andrea dijo...

me genera una sensaciòn de angustia y bronca a la vez.. palabras fuertes que mueven inmensidades de sentimientos... ufff .. me gusta!

Blue dijo...

Hay heridas y dolores necesarios que no hacen más que poner en evidencia que estamos vivos.
Besos, Cuervo.

Jordim dijo...

buen poema, sisi.

Maia dijo...

Si no supiera que no debo tomarme la literatura literalmente hasta te diría que parece peligroso tanto sado-maso. El poema es espléndido pero a mí estas cosas (cuando son reales) me dan miedo. Un beso.

Noelia Palma dijo...

por el resto de mis días,

tengo un tatuaje hecho que dice eso.. y además, decirte que realmente, hacía mucho, pero mucho no leía algo tan perfecto, mi Curiyú! un abrazo enorme

axis dijo...

Y sí, es perfecto el poema.
De verdad que sí. Y lo que encierra es la locura misma, de dejarse atravesar la cicatriz por el ojo ajeno, y la condición de tener que hacerlo. Beso!

mientrasleo dijo...

Fantástico, es todo un arte el que demuestras con tus poemas frontales.
Un beso

c c Rider dijo...

Sigo pensando que ese tajo, esa abertura es el espejo del alma, la boca. Donde confluye el mundo.

virgi dijo...

La atracción por el dolor, por las heridas antes de que cicatricen.
Sangre para alimentar la carroña que llevamos dentro.
Besos, Joven.

De cenizas dijo...

¿Qué es el corazón mas que una gran herida sangrante?



un abrazo

no es lo que parece dijo...

Excelente! Hermosa, combativa. Otra poesía a los ojos. Si alguna ELLA la leyera, sus "mmmm" serían instantáneo amor correspondido ;)

Un abrazo

Yo dijo...

Cuanto más duro se representa el dolor, más hermosos se translucen tus poemas; éste en concreto duele, y hondo.

Un abrazo, Joven.

Maritza dijo...

Sólo cuando se escribe con intensiad es que las letras traspasan esta pantalla impersonal. Y tú lo logras porque escribes con verdad.

Abrazos grandes,amigo.

Lapislazuli dijo...

las cicatrices siempre esconden angustia, las peores son las que no se ven

Eleanor Smith # dijo...

Así me duele el cuerpo.

Un beso o 2 #

:Isza: dijo...

Muy bueno.. pero que triste...


Saludos!

Rob K dijo...

Este poema conmueve cien veces más que la vista de una cicatriz.

Saludos, Joven.

Cecy dijo...

tremendamente filoso, como las miserias que se van por la cicatriz.


un beso joven

marichuy dijo...

Gran poema, Joven Cuervo. Para esos que son como Santo Tomás y necesitan hundir sus dedos en la herida sangrante para creer que existe,

Un abrazo desde esta muy fría mañana en la Ciudad de México.

◊ Dissortat ◊ dijo...

"Hablas de heridas por puro vicio", me dijeron, y yo no contesté. Solo algunos podemos tener heridas y sufrirlas siempre, hasta la muerte, incluso son heridas que pueden matarnos, pero la insenibilidad de alguna gente no merece ni el desprecio.

Estoy herido esta semana, ya sabés.

MUCHITA dijo...

auch..

MAGAH dijo...

Que bueno doñito! Que bueno carajo.
Profunda herida, profundo final.

Abrazo!

Luján Fraix dijo...

EXISTEN HERIDAS QUE NO NECESITAN MOSTRARSE...

EXCELENTE POEMA, CADA DIA ESCRIBES MEJOR.

CREO QUE HAY CIERTA IRONÍA EN ESTOS VERSOS NO?.

BESOS

Luján Fraix dijo...

SI VA POR AHÍ ME PARECE PERFECTO, IGUAL SIGO PENSANDO QUE HAY HERIDAS QUE NO NECESITAN MOSTRARSE... LOS NECIOS CAEN EN SU PROPIA TRAMPA Y LA GRANDEZA ESTÁ EN IGNORARLOS.

BESOS

La sonrisa de Hiperión dijo...

Amigo, hay heridas que nunca sanan...

Saludos y un abrazo.

Eva BSanZ dijo...

Queda dicho y muy claro. Un poema con mucha fuerza. Un beso!

Esilleviana dijo...

Es cierto, eres emotivo como Sarco Lange. Ambos tenéis una gran fuerza y sobre todo, vuestros versos son carnales, vivos, intensos, rojos, con mucha fuerza y pasión (perdona que piense en plural, pero ambos sois geniales).

ahora me centraré en tu poema: ese extraño rayón permanente, indeleble e inalterable al final termina siendo maravilloso? o yo que soy masoca jaja.

un abrazo

la MaLquEridA dijo...

Herida siempre abierta.

Alelí dijo...

si algún día alguien, un hombre, le escribe una oda a mis heridas (o a una sola) voy a sentirme satisfecha, lista...quién querrá amar mis heridas?

beso amigo

Malena dijo...

Hay mujeres que hieren y mujeres de sal, que hacen arder heridas viejas.

VeroniKa dijo...

Patada en la cabeza con ese final.
Estamos repletos de marcas. Estaría bien que los provocadores de heridas, se enteren de ellas.

besote

Flowers dijo...

muy bueno, chotis, querido, muy bueno.

Mundo Aquilante dijo...

Bienvenido al clan de las cicatrices...

Abrazo de compañera a compañero.
Mundo Aquilante!

elisa...lichazul dijo...

cicatrices que se nos hacen abismos

hermoso y sentido poema
me gustaron las imágenes

un abrazo

miss desastres dijo...

tremendo poema, de los que es imposible borrar de la memoria y de la piel

me dejaste sin aliento