viernes, 15 de abril de 2011

Carne de cañón


El hombre sacó el pedazo de carne, oscuro y fofo y se puso a mear en el medio de la calle. Era sorprendente, ciertamente sorprendente. Recordaba un peceto descongelándose, que colgaba de su mano derecha. Llovía finamente.
Claro, también era inaudito que estuviese meando en el medio de la calle. Pero nadie decía nada. A lo sumo, las madres que llevaban a sus curiosos niños a la escuela, les pegaban dramáticos tirones del brazo, grititos ridículos o los pellizcaban, con inútiles pretensiones de disimulo. Pero sus gestos nerviosos las delataban.
Una abuela muy simpática se quedó mirando al exótico personaje y su exagerado colgajo. Al fin, le dijo:
- Cuantos corazones habrás roto con esa cosa, eh!
El tipo la miró con una sonrisa aniñada. Pero no dijo ni mu. Sólo se dedico a sacudirse bien el elemento, que así, agitado, parecía un "manduré cuchara" fuera del agua sostenido dificultosamente por su verdugo.
Después se alejó, despreocupadamente, con la vista perdida a lo lejos. La abuela, simpática, sonriente, se quedó parada todavía unos minutos, como si la lluvia, que se tornaba un poco más intensa, fuese una caricia o una cosa de todos los días.

Imagen: Robert Mapplethorpe

39 comentarios:

emmagunst dijo...

Amo esa foto!!! (ahora leo el textro!!!) =)

emmagunst dijo...

si esa abuela habrá visto pecetos, digo...para reconocer un buen pedazo...

Louise Burgeois, linda señora.

ABRAZO

Noe Palma dijo...

bueno, parece que un buen pedazo nos deja a todas sonrientes jajaja!

me gustó mucho el texto, en sí es diferente a lo que hacés siempre, porque ya su estructura cambió mucho...

abrazos!!

claudia dijo...

LLega cierta edad en la que ya no hace falta disimular.

mariajesusparadela dijo...

La ventaja de las abuelas es que ya podemos decir lo que las jóvenes piensan, sin importarnos nada.

Malena dijo...

Los corazones que habrá roto.

....
....
....

Los corazones ....

Me abstendré del comentario que dejaste picando.



PD: ¿El señor dejó el número del celular en algún lado?

Rob K dijo...

Guarda con sacudir el manduré fuera del agua...

Rayuela dijo...

de acuerdo con mariajesus!
ahora...por qué sonríe la señora: por sus recuerdos? por el elemento? por sus secretos? por....? por tantas cosas puede sonreír...

muy buen relato

besos*

Nina dijo...

¡Bueníiisimo!
¡Excelente imagen!

Besote.
Nina

Silvi Rivoira dijo...

...Acéptenlo. Serénense. No deseen poseerlo.
Admiren la belleza.
Admírenla con todos los sentidos,
con toda la imaginación,
sin pensar que ese esplendor,
esa ilusión de eternidad,
ese atisbo de Dios.
no durará. ( ¡Mira eso! de Hjalmar flax)

Makeda dijo...

¿a cuántas más habrá de romperle el corazón?...

NINA dijo...

A abuela de Emma!!!

Ahora caigo!! mirá lo que lleva en la mano..! Y esa sonrisita...

jajajajaja!!

Muy bueno!

Eleanor Smith * dijo...

Por algo las personas mayores son tan sabias...

Querido!!! Robert Mapplethorpe!!! You know... Lo AMO *

Un beso o 2 !

Carmela dijo...

"Lo que los gusanos han de comer, los cristianos debemos ver"....me siento profundamente cristiana jajajaja. Las ateas abstengansé.

!!Mariajesús que eres atea,acuérdate!!!
Un beso Curiyú

La sonrisa de Hiperión dijo...

Y es que las abuelas que vivieron en la libertad, están forjadas de una pasta diferente.

Saludos y un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Estuve pensando que debería titularse "cañón de carne". Y en esa guerra quiero participar, aunque soy pacifista.

◊ Dissortat ◊ dijo...

De tu texto apuntar que, más que CORAZONES, el exhibicionista o quizá el incontinente enfermo prostático, que el motivo de esa meada pública no lo sabemos, debió romper con "aquello" muchos COÑOS. Y me disculpen la ordinariez.

Queriéndote desde su exilio voluntario

Isabel Martínez Barquero dijo...

Genial la imagen y me he divertido un rato con esta versión perversa.
¡Lo que no sepa una abuela...!
Besos hilarantes.

De cenizas dijo...

Dos lecciones de naturalidad. Y una de incivismo.

un abrazo

La abuela frescotona dijo...

la dulce sonrisa de la abuela les habla a las jóvenes, chicas no se amilanen, hagan recuerdos para los tiempos de escasez...
la foto me mata, señora bien, de malos pensamientos jajaja
abrazos Curiyú

Alma dijo...

:D

Quiero ser una abuela exactamente así. Besos, Curiyú

Respirando entre palabras. dijo...

Pero que sonrisa mas linda tiene esa Sra,jjaa...
Creo que enterrarán primero al trofeo q a ella.Lo gastaráaaaaaaaaaa!!!!! jaja
Besote

Lucía dijo...

Jajaja, qué gracia me ha hecho el comentario de la abuela, me ha caído simpática, ¿para qué callarse?
La foto es tremenda.

Besos

Natinat dijo...

Gracias por tu visita amigo, he estado husmeando y me agrada tu serpentario

¿Y sí sólo era una víbora constrictor la que colgaba?

Saludos, te dejo un beso de Naty

QuiéN sERe???? dijo...

has puesto la fota de una de las escultoras más notables, se dedica a obras en especial penes gigantescos, super original y exelente artista.
quiero decirte que me encanta tu sensibilidad hacia el arte,entre otras cosas, besitos.

VeroniKa dijo...

es que el diablo sabe por diablo pero mas sabe por viejo.
y la abuelita sabe....

+ besos

Esilleviana dijo...

Estoy de acuerdo con la mayoría de las comentaristas: la experiencia es un grado y nivel superior, por tanto, aquello para la abuela, que tenía una dilatada vida a sus espaldas, era algo bueno, de ahí que le dedicara algo de su atención y tiempo...espero ser abuela y tener la misma tranquilidad y picaresca(jjaja).

un abrazo

nilda dijo...

es que el sexo es algo tierno. Es un poco asqueroso mear en publico, se llena de olor a orines la calle.Pero el cuerpo deberia ser mirado con bondad siempre: El cuerpo de esa vieja esta en nuestras turgencias, la tararira alicaida en la verga enhiesta. bellas cosas que debemos amar siempre, puesto que es nuestro amor el que las embellece y nuestro desprecio el que las envilece. Las lectoras de nido de serpientes somos generosas por siempre jamas . un cariño.

Elena Lechuga dijo...

Creo que es el primer texto narrativo que te leo. Sólo puedo decir que me gusta cómo escribes en todos los géneros, eres un crack. Y te atreves con cualquier temática. Olé por la valentía.

ana dijo...

que asco de colgajo ¿no? y encima meando....

besitos

María Beatriz dijo...

Si el colgajo es grande pero torpe, no le sirve más que para mear y mostrarlo...

La foto está mortal!!Jaa!

Marga dijo...

Muy bien relatado, sí señor...

Para que luego digan que el tamaño no importa, que se lo digan a la abuela, no te digo!! ella sí que sabe y puede decirlo, jeje.

Un beso, Cariyú cuentista

guille dijo...

Es evidente que el nerviosismo de las madre para que los enanos/as no vieran el aparato tenia motivos protectores.

Los niños que la vieron quedaron acomplejados de por vida.

Las niñas pensaron, esa enormidad a mi no me la metes.

Luego, al crecer, solo las niñas se arreglaron.

marichuy dijo...

Qué bien contado. Esa escena repetida en tantas grandes ciudades. Y pensar que ahora, en nuestro estado policial mexicanos, es más fácil que te encarcelen por mear en la calle que por asesinar a cientos de personas.

Abrazo

Gabriela dijo...

una cosa de todos los dias.
me encanto. un besico gracias por leerte.

Lily dijo...

Desgarrador :)

miralunas dijo...

he leído este texto en viernes santos y me he sentido como ellos, como mapplethorpe y Burgeois, con vos. gamberros inquietantes esos dos, por cierto! me puedo sentar en tu vereda?

auroraines dijo...

Jajaja, la lluvia le refrescó la memoria a la abuela.
Un beso

vera eikon dijo...

Vaya! No sé cómo me pude perderme este texto. Me encanta esa imagen, la del pez congelado, es bárbara y apropiadamente visual. Sigo pensando que me gustaría leer más prosas tuyas. Más y de mayor extensión. Tengo curiosidad por ver qué puedes dar. Pero esto te lo digo como lectora, después cada uno escribe lo que le apetece. Creo que tu prosa está muy enriquecida por tu poesía. Por esa capacidad que tienes de poetizarlo todo, hasta lo escatológico. Entiendo que es difícil moverse en estos dos campos y la gente tiende a decantarse por uno o el otro. Pero tú te mueves con solvencia en los dos. Y ya te digo, creo que es algo que enriquece mucho la prosa. Algunas de las tuyas son impecables e íntimas. Y muchas veces responden a una mirada particular del mundo. Y a mí me gusta mirar a través de esos ojos....