miércoles, 9 de octubre de 2013

Memoria de un piadoso


No soy triste
y nunca lo estaría
si no fuese por los otros,
son ellos
los que se van, desaparecen
y lloran por amor
o se enferman y se mueren,
también se amargan
- nada les alcanza -
y se llenan de veneno
y quieren contagiar.

68 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Bueno, pues me alegro de que no estés triste...

Amapola Azzul dijo...

Los otros son los culpable, tú no.
Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Muy bella poesía Darío, Te felicito.
feliz día.

Es muy bonita, me gustó.
Un abrazo.

Laura dijo...

Barriendo las hojas del jardín una cría de serpiente tomaba el sol plácidamente, a la semana encontre entre unos arbustos la piel de una gran serpiente .

Me pregunto ¿ sería de su madre?

Saludos

María Sotomayor dijo...

Nunca mejor dicho, nunca mejor escrito.

"y quieren contagiar".

Besos, besos.

elisa lichazul dijo...

"siempre son los otros"
eso me deja pensando Darío
es un recurso muy manido por las personas cuando quieren pasar piola
y sí es mejor pensarlo y decirlo, a los otros les pasa eso, a los unos les sucede que son inmunes

;)


abrazos

Marga dijo...

En Granada existe una calle que se llama el Paseo de los Tristes... sólo por un nombre tan sugerente merece la pena la existencia de la tristeza, jeje.

Pues igual con tus versos, qué más darán los tristes sino tus versos

Rob K dijo...

Si hay que contagiarse, que sea de lucidez.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una curiosa forma de piedad a la que aspiro desde ahora, pues no ser triste es un don. Creo que tampoco lo soy, aunque a veces me pongo triste.
Metafísico salió el poema, Darío. Dice más de lo que parece.
Besazo, amigo.

Mia dijo...

Tienes toda la razón, pandilla de gentuza, que no piensan en nadie, mira qué morirse... Tú, el antidoto Dario, el antidoooto, y sobre todo, una escafandra, para el contagio... hala¡ a cascarla por ahí.

Besos, alegría de la huerta

MAGAH dijo...

No "soy", a veces "estoy"

Beso

Alma de Adra dijo...

He pensado y pensado como decir lo mismo que ha dicho Mia sin que suene lo mismo, claro, jaja... y me rindo, no puedo decirlo mejor. ¡A cascarla por ahí, venenosos! Me encanta.

Un beso

Laura Uve dijo...

Compasivo salio el poema.

Los hay que la merecen y los hay que la buscan sin merecerla. No sé si me explico.

Un beso.

Ricardo Gonzalez dijo...

Los que mueren nunca lloran, y quedamos...tristes?

VivianS dijo...

Sí, sí, son ellos, los otros! Tú eres un angelito (Si alguien duda dile que me vengan a preguntar ja)
Yo a veces me voy, a veces desaparezco, alguna vez lloré por amor, pero no pienso morirme eh; me quedaré pa’ semilla!
Un besote (pasado por lluvia primaveral)

Ricardo Guadalupe dijo...

Los otros, esos espíritus que vemos sin ser conscientes de que nosotros también estamos muertos.

Un abrazo

Mia dijo...

jajaja vaya con Alma de Adra que se solidariza con mis dulces palabras...
claro que si A CASCARLAAAA jajaja
aysssss.... Dario que risa, qué tremendo escribes y qué tremendo nos provocas...

Darío dijo...

Es que as así!!! No sé porqué andan muriéndose los otros pa que yo me ponga triste... No hay derecho!!!

la MaLquEridA dijo...

No debieran morirse los que quieres para que no estés triste. :P ¡Inconscientes!

Blue dijo...

Es bueno eso de ver que la tristeza está fuera.
;-)
Un abrazo.

◊ dissortat ◊ dijo...

Concluyo, pues, que tú también estás triste, aunque sea por motivos exógenos.

¿Quién se libra de la tristeza?

David Mariné dijo...

este poema me ha puesto triste por un momento...
ya está,
ya pasó.
abrazo.

Menteinvisible dijo...

Son mercaderes de la tristeza.
"Los normales " no tenemos derecho ni a quejarnos...pasa con todo, asì el amor.
Salud

Jo dijo...

si uno sufre de nostalgia crónica es más sencillo que se nos contagie la tristeza ? :(

mariajesusparadela dijo...

No te dejes contagiar por la tristeza de otros: hazte impío.

Isabel dijo...

Algo que no me gusta es el victimismo. Por desgracia hay muchas personas que lo practican.

Abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Yo estoy triste, pero tranquilo, a traves de internet no puedo contagiarte.

la quiltra dijo...

la tristeza no siempre gobierna los sentimientos... pasamos de uno a otro, a veces, casi sin darnos mucha cuenta.

SILDELSUR dijo...

Algún día nosotros pondremos tristes a otros,eso me da realmente mucha tristeza!!!!
...y así sucesivamente hasta la más profunda oscuridad...

Carmela dijo...

Se puede estar triste, de hecho muchas veces estamos tristes, pero es un estado no una forma de ser, y como tal, salimos y entramos, pero siempre debemos de salir. Y procurar no contagiar, eso debería ser una ley.
Un beso

Sonsoles dijo...

Si es q hay q ir por la vida con tapones en los oídos, eso y borracho ¿te invitas a una? ;))

Lucrecia Borgia dijo...

Nada es felicidad si no se comparte con otra persona y nada es verdadera tristeza si no se sufre completamente solo.

abrazo

aristio dijo...

Los otros... hablas de un concepto existencial me parece, es decir la influencia que tienen las personas en nuestra vida. Pero soy de los que piensan que si tenemos paz y alegria en el corazón, hay que defenderlas siempre. Saludos.

De barro y luz dijo...

Pero llegará el día de la venganza y nos moriremos y nos llorarán... o igual no... y seguiremos tristes toda la eternidad( o riéndonos de todos)


abzo

DosBichos dijo...

No te puedes ni imaginar lo muchísimo que me inspiran tus palabras.

P.

mientrasleo dijo...

Es como un virus, sólo hay que estar cerca del foco...
Besos

marichuy dijo...

Qué fácil nos resulta a algunos contagiarnos de las tristezas de otros. De las tristezas y también de sus dolores o enojos.

Un abrazo

Lapislazuli dijo...

El veneno es contagioso
Abrazo

elisa lichazul dijo...

el amor es altamente contagioso
y en ello el dolor es terrible

abrazos Darío
buena jornada
:D

Mirella S. dijo...

Tu lo has dicho, qué derecho tienen de amargarnos la vida, eh?
Uno acarrea la llama de la alegría y los otros nos la apagan.
Un abrazo sin tristezas.

Verónica Calvo dijo...

La tristeza, a la larga, se contagia o te hace decaer.
Por eso los que están crónicamente tristes acaban muy solos.

Saludos Darío, un placer volver a leerte

TriniReina dijo...

Pues habrá que huir de ese contagio.
Que en estos tiempos tristes nos sobran las íntimas tristezas.

Abrazos

Belkys Pulido dijo...

Pero ¿dónde la vacuna?¿Cómo ponerse a buen recaudo de la otra vivencia?

Sandra Liebaert dijo...

estás muy Sartre, no? Lapidaria yo?

Besos :)

Luján Fraix dijo...

No hay que dejar que te contagien aunque a veces es inevitable.
Un beso

Licantropunk dijo...

Tal cual, amigo.
Saludos.

Amapola Azzul dijo...

Hoy de verdad que estoy muy constructiva, no te veo nada triste.

Un saludo.

ohma dijo...

No veo yo a este personaje muy piadoso...
Bicos.

BEATRIZ dijo...

jajaja, me contagia tu personaje piadoso. He olvidado que estaba triste por no sé que cosa.

Lo mejor de todo es que tú no pareces para nada triste, Darío.

Saludines!!!

la gata dijo...

La tristeza, a ratitos.
Solo a ratitos...porfi.

Besito alegre Darío :)

Betina Z dijo...

El infierno son los otros que, encima, se empeñan en endemoniarnos.
No les haga caso, mi pobre angelito :)

Un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Pues hay que huir de quienes destilan veneno, ni siquiera escucharlos.

Abrazo

miss desastres dijo...

son ellos
los que se van, desaparecen
y lloran por amor
o se enferman y se mueren

cómo me ha golpeado leer esto, tremendo

claudia dijo...

Yo también estaría siempre alegre si no fuese por... todo eso otro.

muy bueno.



bss

virgi dijo...

Si tienes esa capacidad y sales ileso, próteggela bien. Siempre habrá quien quiera echarla abajo.
Besitos, Joven.

diego dijo...

Hey, Darío, que el veneno que yo te inoculo es dulce, alegre y agradecido :)

Sandra Garrido dijo...

y se van y nos dejan, porquée!! con lo que cuesta llegar a un estado pleno, llega alguien y lo jode! y porquéee tenemos que ser tan permeables. Besos

Esilleviana dijo...

Necesitamos textos ingentes y excelentes como los tuyos... que los demás estén mal no te influye casi nada.

un abrazo :)

Lucas Fulgi dijo...

la alegría también se contagia, solo que hay qu eestar dispuesto a recibirla

Moni Revuelta dijo...

Cómo aprender a ser más frío y resbaladizo...O menos piadoso.

Un abrazo muy alegre :)

La abuela frescotona dijo...

algunos dicen que la tristeza nos pertenece, yo creo como tu, los otros la llevan dentro y nos contagian..
abrazo Dario

Marite Alarcón dijo...

Lo que contagia hay que dejarlo afuera. No es bienvenido....

Amapola Azzul dijo...

Me alegro de que no seas triste.
Un abrazo.

Morgana de Palacios dijo...

Eso es tirar balones fuera y lo demás son gaitas.
Una postura entendible, claro, pero cínica porque los tristes somos todos en algún momento y todos terminamos jodiendo a los que tenemos cerca.

Igual el que no es triste de endógena tristeza, termina superando las tristezas ajenas, y las muertes y las resurrecciones. Cuestión de resiliencia, claro.

Me gustó.

Namasté.

Maripaz dijo...

La alegría muchas veces es una actitud que ni las circunstancias mas adversas pueden arrebatarnos.

gotas de rocío dijo...

Esta poesía tuya me gusta mucho.

Misterio dijo...

Piedad para con uno mismo?

Creo que el triste, tira de lo que crea, los demás solo interfieren para poder disculparse.

Un beso.

LA ZARZAMORA dijo...

Yo a Ud más de alguna vez ya lo vi triste...
Y sin haber tratado de trascender esa tristeza, no escribirías esto hoy.
Abrazo.