jueves, 7 de marzo de 2013

La miseria


Qué pequeños, qué ínfimos son
los hombres que festejan
la muerte de otro hombre;
una pequeñez, quizá,
inversamente proporcional
a la grandeza del que muere,
una pequeñez
acorde a su miseria,
lo paupérrimo
que infecta la sangre,
lo paupérrimo, lo infecto
que no los deja ser
hasta el día
en que se borra
(o ellos borran)
- de alguna forma pero no -
lo que abominan
por impotencia propia,
y entonces ser, sí, al menos sombra,
al menos sombra de otra sombra.

48 comentarios:

Laura Uve dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.

Lo malo es que esa gente es incapaz de celebrar la vida de tanto celebrar la muerte.

Lichazul dijo...

pequeñez absoluta la de los hombres (especie)
la muerte es en cambio democrática absolutamente
ella se lleva a todos sin preguntar nada ni juzgar nada

abrazos

Rob K dijo...

El odio también es propio de la fallada especie humana.

Ico dijo...

Me gusta...
gracias..

Betina Z dijo...

Pequeñez, miseria, sombra, muerte, sí, y afortunadamente, tan ineficaces para apagar cualquier fuego que brilla como debe, donde debe, mal que su luz les pese a muchos.
Los pequeñitos se van, se evaporan y a nadie le importa.
El fuego no se acaba nunca.

Vera Eikon dijo...

Es el odio el que festeja. Y sin embargo la única fiesta legítima es la del amor...Un abrazo.

J.Gomis López dijo...

No hay peor festejo que ese de otras muertes. Menos mal que hay quien reivindica otro tipo de festejo haciendo poemas tan ciertos y sinceros como éste.

Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Eso no es fiesta: es el reconocimiento de la lucha impotente cuando el otro está vivo.
Y ni siquiera entienden que hay personas que perviven en la historia y ni la muerte los vence.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Y muchos, con la muerte, consiguen lo que tanto ansiaban en vida. Así de estúpidos somos los humanos.

EvaBSanZ dijo...

Esa es la vida del miserable.

Un beso

Amapola Azzul dijo...

Me llena de intriga esta poesía, no te lo puedes ni imaginar.

Porque tú estás vivo, está claro eso Darío.

Besos.

Amapola Azzul dijo...

En serio, me pregunto quien puede festejar algo así...

Cuesta creérselo.

Abrazos.

◊ dissortat ◊ dijo...

En cambio, querido Darío, yo pienso que hay muertes festejables, contra todo lo que opinen lo demás, y tú mismo.

Me vienen a la cabeza ciertos nombres de ciertos muertos aparentemente "grandes"...

Tu poema, tan bello como la mayoría, lo que trasmite es otra cosa.

Un fuerte abrazo.

Marite Alarcón dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo... es algo que he venido pensado desde el martes 5 de marzo 4:00 pm

Qué triste....

Lila Biscia dijo...

♫♪ y para la gente que me da asco ♫♪


eso darío: asco. eso dan.

besos
(siempre habra victoria, mientras haya revolucionarios)


L.

Blue dijo...

No conseguimos separar lo público de lo privado, la persona de la representación.
Besos.

Humberto Dib dijo...

A veces el ser humano me sorprende, principalmente en su faceta más miserable. Puedo no coincidir con millones de personas, pero las quiero a todas vivitas y coleando.
Un abrazo.
HD

Sarco Lange dijo...

A mí me asquea cuando somos nosotros mismos los que festejamos la vida que se acaba en un poema.

Abrz. fiera.

Caia dijo...

Tan pequeños como aquel que murió y antes festejó la muerte de otros.
La miseria.. es tan fácil sacarla a la luz, que termina convertiéndose en sombra.
Saludos.

marichuy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
marichuy dijo...

No le voy a contar todas las barbaridades que he leído estos días. Sólo le diré que son terribles. Triste ver a tanta gente capaz de odiar a quien no le hizo nada, nomás porque sí o porque su personalidad no les cuadraba. Expresiones de odio plagadas de clasismo y hasta racismo. Y luego están los que se dicen “buenos cristianos”: primero vomitan odio, mientras se congratulan por la muerte de quien no les hizo daño, y después, el domingo quizá, irán a misa y hasta comulgaràn.Triste.

Un abrazo

Mirella S. dijo...

Por más pequeña o equivocada que sea una vida, aunque afecte a otros... sigue siendo una vida.
Besos Darío.

virgi dijo...

Viene la muerte y reconsideras la vida. Vives sin reconsiderar la muerte.
Besos

Maritza dijo...

De todo vemos en este mundo...yo creo que cada uno da de lo que tiene dentro.

Abrazos empáticos, Darío.

Lichazul dijo...

muchas gracias por tu huella Darío
pasa un precioso fin de semana , abracitos y energías :D

Amapola Azzul dijo...

Bien definida la miseria , Darío.

Besos.

Alma de Adra dijo...

Sí, y además de su ruindad, de su mezquina incapacidad de verse y reconocerse tienen extrañas manías, celebran la muerte de los que aman la vida, de los que quieren vivirla, de los que como aman la vida se siente inmortales... pero ponen todos los gritos en el cielo si alguien decide morirse, eso no vale, eso ofende a Dios. Claro, eso sí. Ellos no. A Dios no sé, pero a mí, me tienen muy hasta el moño, la verdad.

Besos

Gala dijo...

Se me ocurren muchas cosas al leerte Darío, me pasa muchas veces con tus letras, que al leerlas encuentro muchas ideas y todas distintas, dejando libre la interpretación.
Aquí por ejemplo se me antoja entre otras que hay personas tan envidiosas, tan miseables, tan vacías de ser que por no poder no pueden llegar a ser ni sombra, y cuya vida es tan miserable que hasta envidian la muerte.

No sé, se me ocurre esto, aunque tengo más versiones.Lo que está claro es que tus letras me encantan.

Besitos mediterráneos.

Nuria D. Valero dijo...

Tan cierto como bien dicho.
A menudo me llega esta reflexión...
Apenas hemos aprendido.
Un beso

VivianS dijo...

Ciertos tus versos Darío.
Tampoco logro comprender cómo algunas personas pueden alegrarse con la muerte de un hombre. Como ha comentado Humberto, puedo no coincidir con millones de personas, pero nunca festejaría una situación así.
Un beso

María Sotomayor dijo...

Soy de las que piensan que nos engañaron en eso de sufrir la muerte, no todas las muertes que se celebran son por odio, por mucho dolor que nos cause la despedida.

Abrazo grande Ruido.

TORO SALVAJE dijo...

Yo hubiera festejado la de Hitler.

Saludos.

La abuela frescotona dijo...

la miseria humana es vil, mas en los pobres de espíritu, son seres sin trascendencia y su frustración los lleva al ridículo...
comparto la esencia de tu escrito querido amigo, abrazo

Sgroya dijo...

Por más que no te guste la actitud o la forma de ser de alguien, es horrible celebrar o desear la muerte.. aún sólo sea por respeto.
Besoteeees!!

rudi chairul dijo...

$$$ - TOP PAYING SITES - HIGHLY RECOMMENDED - $$$
Don't waste your time, Join NOW for FREE
and start earning CAHS for your online activities
http://tp-sites.blogspot.com/
regards

Laura Berenguer dijo...

Pobre de ellos..
Odio el odio

Ainoa 13♥ dijo...

Me encanta

Mamen dijo...

Primero la celebración, y lo que viene ahora es la mentira y la desacreditación, harán lo imposible para que muera dos veces.

ohma dijo...

Un poema que bien pudiera ser un libro por lo mucho que dice.
Da la vida al que muere y mata al que parece que está vivo.
Bravissimo!!
Bicos.

Licantropunk dijo...

Bueno, ha habido cada uno que... Lo mejor es aquello de: "paz lleves que paz dejas".
Saludos.

Esilleviana dijo...

La nobleza de estas personas se ve en estos detalles: aunque no te agrade de una persona su filosofía de vida, su forma de vivir y pensar, no por ello hay que alegrarse de la desaparición de otra persona solo porque no se comparte la ideología política. Ésto último es lo que menos entiendo.
(Esta semana escuché una respuesta a otra persona que comentaba sobre el fallecimiento de Chaves: "te da pena? ¿es que ahora eres roja?"; me sorprendió la interpretación... para mal, pero que muy mal, te lo aseguro).

Un abrazo

Caroline Blacksmith Bay dijo...

Festejan que por fin su envidia se dará por un corto espacio de tiempo un merecido descanso

mientrasleo dijo...

Hay zonas donde se cree que es mejor festejar la muerte que los nacimientos. Total, para lo que hay que ver en esta vida y lo que nos toca pasar de vez en cuando...
tiene su lógica, supongo
Besos

Aniquiladora dijo...

Más pendientes de la muerte que de la vida. Eterno ritual.

Besoss.

Amapola Azzul dijo...

No es bueno ser sombra, ni siquiera sombra de otra sombra.

Es mejor ser luz. besos.

Jesús Galbraith dijo...

Aquí no hace mucho falleció Santiago Carrillo, un histórico del PCE, y también surgieron los detractores a buscar protagonismo, lamentable.

Ricardo Gonzalez dijo...

Pregunta...festejarian la muerte de un dictador de nuestros 70s?

Darío dijo...

Personalmente, no me parece pertinente ni humano festejar la muerte de alguien. Así se llame Galtieri, Kadafi, Hussein o Jesús. Pero evidentemente, hay miserables dispuestos a festejarlas.
Abrazo