miércoles, 27 de febrero de 2013

Carta de rendición


Intentar explicar amor
es andar con paso espeso
de caracol,
la cruz en la espalda, el plomo, 
lentísimo Sísifo,
la hernia persistente,
y dejando a cada paso
digo el piso,
reguero de baba y de sudor;
dimito, digo, de forma indeclinable,
por repetida frustración
por impotencia redundante,
NO PUEDO,
luchar con este pobre corazón, 
mi yelmo es
la causa de risa
de este circo,
la farsa más grande del mundo.

55 comentarios:

Sarco Lange dijo...

Explicarnos el amor es ponerse a vivir adentro de un delirio. Abajo está la felicidad y el circo del cual hablas. Arriba, bueno, arriba sus manos.

Rob K dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rob K dijo...

Ni le amor, ni el arte, ni el mismísimo universo tienen explicación. ¿La necesitan?

Abrazo, Darío.

Mirella S. dijo...

La poesía es un intento de dar una explicación de lo inexplicable.
Abrazo, Darío.

Yo dijo...

Lo peor de todo no es llegar a saber explicarse, es que exista ese alguien, esa duda, ese olvido de la persona amada.
Si él/ella no comprende... todo queda concluído.

Me pone muy triste la canción de tu blog, Joven, cada vez que vengo lo he de hacer con una caja de pañuelos.

Un abrazo muy fuerte, corazón

Jo dijo...

pues yo no me explico cosas... y menos quiero explicrme...


me gusta siempre oir
esta canciòn... me pone triste quieta...

pero es como un doloroso placer....

Vera Eikon dijo...

Para qué explicar aquello que no precisa de explicación. Basta con vivirlo...Abrazo.

Gala dijo...

No intentes explicarlo, no tiene razón, ni hay caso.
En vez de eso, mejor intentar disfrutarlo, a poquitos o sin control según el caso.
el amor es lo que tiene, nos condena, aun así nos lanzamos sin remedio una y otra vez, como si nos gustara la penitencia.

Sonríe.
Besitos mediterráneos.

Amapola Azzul dijo...

¿Tú vencido por el amor?, no sé...

En tu última entrada hablabas de un mundo sin amor.

Aquí hay algo que no cuadra.

Besos.

Amapola Azzul dijo...

Pues no luches con "el pobre" corazón tuyo.

Amapola Azzul dijo...

Bueno, te doy la razón en una cosa, el amor no se puede explicar, es solo vivirlo.

Abrazo, Darío.

Jon Igual dijo...

Si el amor fuese fácil de explicar nos hubiésemos perdido precioso versos. A veces los mejor es dejarse llevar por el circo.
Un abrazo.

◊ dissortat ◊ dijo...

Siempre digo lo mismo del amor. ¿No es Amor ese niño ciego que sobrevuela sin rumbo los corazones de los tristes mortales?

No sé yo si he creído en él un par de veces, y me parece bastante decepcionante.

Un abrazo y no te rindas.

EvaBSanZ dijo...

Prefiero sentir ese dolor que hace repetir que vivir sin saber que es morir.

Un beso

Mundo Aquilante dijo...

El amor no se lucha, se ama ¡A por ello!

Saludos desde Mundo Aquilante

Sergio DS dijo...

Quizá sea farsa, quizá invención, pero no sólo es inexplicable sino que es maravilloso.

Amapola Azzul dijo...

Pobrecito corazoncito tuyo, Ay¡ me da mucha pena Darío.

Abrazo.

MC. dijo...

Catarsis tal cual, y yo que vengo toda seria a comentar, cuando leo "Esto es catarsis" me da la risita porque siento que es así, en fin, que yo también me rendí, pero la catarsis llega hasta ahí
besoss Dario!

Maripaz dijo...

Hay algunas cosas que es dificil explicar, lo peor es que la farsa continue y podamos sufrir por miedo a lo desconocido.

tina dijo...

me rindo con vos a lo de fuera,

aunque por dentro le demos de beber.

besos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me dejas con un cierto gusto amargo. No quiero que sientas que predicas en el desierto. Llegas y transmites, Darío. Otra cosa es apresar el amor, nombrarlo... Imposible, se escabulle, no a ti, sino a cualquiera. Como todos los absolutos.
Lo importante es sentirlo, experimentarlo.

Carmela dijo...

Cómo definir el cosquilleo en las tripas...el aire que casi ahoga en los pulmones...el hervir de la sangre bajo la piel.....el palpitar incesante del corazón....imposible y absurdo.
Un beso, Darío

Marite Alarcón dijo...

El sentimiento a flor de piel, como alzando la voz para ser escuchado.
Me dejas siempre pensando en lo bien que pueden escribir y expresarse las plumas magistrales como tu...

Un beso!

David Mariné dijo...

donde crecen los enanos Darío.
fuerte abrazo.

VivianS dijo...

Yo escribí un comentario acá, quién sabe adónde ha ido a parar y el que lo lee qué pensará. Decía algo así como dejar el corazón libre a sus caprichosos porque en él todo es inexplicable, y que en el dejarse llevar está la verdadera esencia de la locura y el placer. (También que me gustaba el “paso espeso del caracol”)
Un abrazo Darío

Amapola Azzul dijo...

Pues si no puedes , no lo hagas.

Asunto resuelto.

mariajesusparadela dijo...

Ya ves, al final los poetas siempre encontrais la forma.

la quiltra dijo...

el amor se siente, no se puede definir ni encasillar, es como querer darle forma al agua.

Amapola Azzul dijo...

Bien expresadas tus letras, sin embargo:

Dices que no puedes pero ya estás luchando...

Me resulta extraño.

Bueno, son distisntas etapas, a lo mejor necesitas dejarte vencer y luego renacer, no lo sé.

Besos.

Blue dijo...

Tiene que ser escurridizo. Una vez que se le coge con la mano ya se convierte en otra cosa.
Besos.

mientrasleo dijo...

Poesía que intenta explicar el amor, sin toneladas de azucar. Perfecto, en tu línea
Besos

Celeste dijo...

No hay palabras que se acerquen a describir tal sentimiento. Hay cosas que o se viven, o no se pueden entender.


Besos Darío.
Excelente como siempre.

marichuy dijo...

No sé si siempre, pero tal vez la del amor sea la única batalla que valga la pena perder, sin siquiera detenerse a tratar de entenderlo.

Un abrazo

Amanecer Nocturno dijo...

Rastros de caracol que nadie comprende, curiosa definición.

Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Te quedó bonito, bien expresado, besos.

Un saludo.

Ricardo Gonzalez dijo...

Carta de rendición...que no evolucione a esquela de suicidio. Abrazo.

virgi dijo...

El amor: un circo dentro del circo de la vida. Funambulistas, payasos, domadores. Todos en la pista.
Y todos heridos por las garras de la mentira.
Besitos

Lichazul dijo...

hay cosas que no necesitan explicación
pues si la dan , pierden la magia

feliz fin de semana

Amapola Azzul dijo...

Las farsas no son buenas,pero creo que te entiendo, Darío, un abrazo.

Buen manejo de la palabra en tu entrada.

Maritza dijo...

Ríndete solamente al amor,y al tratar de explicar el sentimiento inexplicable,Darío, pero no a la inspiración eterna que nos lanza.

Mil abrazos!
Me encantó tu escrito.

TORO SALVAJE dijo...

Si.
Una farsa insoportable.
Como me cansa...

Saludos.

dulce dijo...

solo hay que dejar marcas de sudor en la piel del otro,despues de un profundo encuentro amoroso.
y explicar no sirve, buscar palabras tampoco, cuando se siente fuego solo se trasmite,se vive,se goza.

María Sotomayor dijo...

Ya lo explicaste sin querer en el paso espeso del caracol, despacio.

Beso, Darío...

(Youth Lagoon, corazón corazón)

silvia zappia dijo...

no te rindas al circo...


abrazo*

Amapola Azzul dijo...

Sí y en el circo están los payayos que hacen reir al mundo, es bonito ver al mundo sonreir de vez en cuando.

Besos, Darío.

Gracias por tu visita.

Ese pobre corazón...

Amapola Azzul dijo...

Quise decir: pobrecillo corazón, perdón.

Amapola Azzul dijo...

Muy buena tu poesía, enhorabuena, me refiero a la poesía que yace en tu poesía.

O sea fuera de los circos.

Luján Fraix dijo...

Luchar con el corazón es una guerra sin fin.
Un besito

fiorella dijo...

Explicar...a veces mejor no hacerlo.Un beso

(* dijo...

pero mira qué tercos somos a veces queriendo poner palabra donde hay que poner piel.
un abrazo, Darío.

J.Gomis López dijo...

La cruz de lo indecible: la sombra de una soledad amarga...

Gran poema.

un abrazo.

Makeda dijo...

Una farsa viciosa y necesaria,..

Esilleviana dijo...

Creo que solo tú y los poetas podéis hallar las palabras precisas para definir el amor... como cargar con la piedra de Sísifo, esta descripción es muy certera :))

un abrazo

Mariela Laudecina dijo...

muy bello.
abrazo.

N Ó M A D A dijo...

Explicar el amor es casi tan absurdo como explicar la poesía. La mayor parte de las veces, una pérdida de tiempo.