jueves, 20 de septiembre de 2012

Sesión

El fotógrafo estaba desconcertado por esa obstinación en arruinar el trabajo, subrayando con exageración la antítesis de los hemisferios de su rostro.
Desmedida luz en oriente, sombra en occidente.
Pensó que tal vez, la máquina haya enloquecido o se hubiesen desconfigurado algunos de sus valores, diafragma, obturación, pero nada de eso había; despotricó contra el asistente que no atinaba a adaptar la escena a las condiciones de luz natural o artificial, contando con todos los artilugios a los que un profesional puede aspirar.
Se exasperó su nervio y dijo "basta". Ordenó a la larguísima modelo que se acercara a él y al asistente que encendiese todas las bombillas del mundo, y su desconcierto fue mayúsculo cuando advirtió lo que jamás podría haber imaginado, la hipótesis nunca urdida, mirando fijamente con los ojos desbordados de sus cuencos, el rostro bicolor de la modelo.

74 comentarios:

Marite Alarcón dijo...

Es que a veces es necesario ver lo que creemos "obvio" a la luz de la realidad. Nos llevaremos muchas sorpresas sin duda...

Excelente post...

Un beso Darío!

Rob K dijo...

Dos rostros diferentes poseen muchos, y eligen cuál mostrar según convenga.

Eva BSanZ dijo...

Debio tomar el sol de un solo lado.

Un beso

Lichazul dijo...

que buen quiebre Darío!
un rostro bicolor que original

abrazooooo

Eastriver dijo...

jajaja, el fotógrafo no era el barroco... la barroca era la modelo, jaja. Cómo me gusta habitar el mundo loco que nos retratas (a menudo es menos loco que el mundo cuerdo).

Eleanor Smith dijo...

Ella era luz y sombras.

Muy pero muy hermoso texto!

J K dijo...

Todos somos bicolores, yo soy roja y color "carne", ninguna cámara captura eso.

Estás volviendo del más allá?

Besos

Noelia Palma dijo...

mmm sí y no

no sé

◊ dissortat ◊ dijo...

¿Y quién no tiene dos caras?

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me ha captado este texto ínfimo, tanto que me he mirado al espejo y... ya puedes suponerte.
Buenísimo, Darío: se intenta adornar la realidad con mil y una argucias y, luego, es la propia realidad la que está adornada por sí sola con una gran dosis de extravagancia.

Jon Igual dijo...

Por lo menos descubrió que no se estaba volviendo loco, aunque no sé si lo que sintió fue alivio o miedo.

Humberto Dib dijo...

Nunca había leído un texto así en tu blog, Darío, me gustó, no pierdes tu esencia, pero manejas otros formas. Muy bueno.
Un abrazo.
HD

guille dijo...

La costumbre de cambiar la cara según con quién se esté.

Hay que decirle al fotografo que antes de la sesión miré (y vea) al ser humano que va a fotografiar.

El Gaucho Santillán dijo...

A veces, la realidad no admite maquillajes.

Original escrito, pero acertado.

Un abrazo.

Ricardo Gonzalez dijo...

Un rostro sin palidez, con profundo dos colores...muy bueno. Saludos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Dos caras de una misma moneda. A veces tan común y tan convincentes con cualquiera de ellas. Brillante trabajo. Un abrazo.

virgi dijo...

Los prejuicios nos llevan a intentar comprobar las evidencias. Nunca aprenderemos lo bastante, ni siquiera de nosotros mismos.
Besos, Joven

Gala dijo...

Las hay bipolares, la tuya es bicolor, en cualquier caso, sirven para volver loco a cualquiera que intente tratar con ellas.

Besitos mediterráneos.

Axis dijo...

Las fotos suelen aparentar una situación, un estado, una visión. Lo que no puede evitarse es estar frente al otro y al mirarlo descubrir su otra realidad.

Besos photographer ;)

SILDELSUR dijo...

Estas chicas "larguísimas" que ya no saben que hacer para llamar la atención!
Los globos de plástico por delante y por detrás,ya están muy vistos.
Lo nuevo es el "bicolor",o desteñirse de un lado,o teñirse del otro,tanto en la cara como en el pelo!
Viste que se usa el cabello mitad rubio mitad negro también?
Lo curioso sería ver qué efectos causan estás cuestiones en el cerebro!
Será mitad papafrita y mitad milanesa? jajajaja!
Besos!!!!

De cenizas dijo...

Luchar contra la realidad de la luz y el color... como combinar estulticia y criterio.
Cámara, ¡acción!


un abrazo

Alma de Adra dijo...

XD

Que manía tenemos siempre de que todas las cosas y las personas sean exactamente como habíamos supuesto que serían.

Besos

Horacio Beascochea dijo...

Supongo que todos los rostros tienen más de un color, algunos lo vemos, otros se quedan con la imagen, bella, vacía y solitaria.

Abrazo

Lucrecia Borgia dijo...

¿No le avisaron al fotógrafo que la modelo era una alienígena camaleona?...

abrazo

David Mariné dijo...

es bello este texto Darío, muy bello. ser bicolor como ser bisexual. la mujer que llevamos dentro y el hombre que en ellas habita. la raza que nos falta, la conjunción de los colores, el mestizaje extremo mitad blanco mitad negro, mitad amarillo mitad moreno. la fraternidad del hombre estampada en la piel. el núcleo de mi cabeza se me está abriendo en dos y no importa en color que tenga.
abrazos

Lapislazuli dijo...

Que sorpresa, bueno no era problema de la luz
Un abrazo

Capitán Placenta dijo...

Qué grande... :)

Sarco Lange dijo...

Darío, ¿viste que la modelo tenía cuatro manos?
¿lo viste darío?...

Maldición, LO HAS VISTO!!!!

marichuy dijo...

Pero aun bicolor, quiero creer que el rostro de la modelo era extrañamente hermoso.
Un abrazo

la MaLquEridA dijo...

El bien y el mal en un solo rostro.


Beso Joven Cuervo.

Blue dijo...

Todos tenemos luces y sombras.
A partir de ahora tendré cuidado con los fotógrafos.
;-)
Besos.

(* dijo...

Como si no hiciera falta abrirse y extraernos el esqueleto y la carne que adentro nos conforman, como si bastara, a veces, simplemente posar, detenernos, desnudarnos.
Un abrazo, Darío.

Esilleviana dijo...

Todos tenemos un lado oscuro y otro más claro que nos distingue del resto de modelos. Pero esta modelo tan singular tal vez tendría dibujada la bandera de Argentina :))

Un abrazo

miralunas dijo...

adhiero al comentario de Guille, en su totalidad.

lo de qué placer es siempre leerlo, es de mí, Joven. Ya sabe.

un beso

TORO SALVAJE dijo...

La verdad es lo más difícil de creer.

Saludos.

Carolina Badia dijo...

A veces los complementos nos impiden ver las dualidades. Y luego ya no sabemos si podremos vivir con ellas.
Un beso

Luján Fraix dijo...

A veces es necesario acercarse para darse cuenta quién es en verdad la persona que tenemos al lado.
Buen final.
Besos

Gloria dijo...

Es que estas modelos son tan delgadas y pasan tanta hambre que no es de extrañar que sean bicolores, pálidas de hambre y verdes de rabia por no poder comerjajajaj
Ahora en serio, a veces no somos capaces o no queremos acercarnos a ver que se esconde en las personas que nos rodean, quizás por miedo, quizás por comocidad, indiferencia... todos tendemos a multicolores.
Besos de gofio

mientrasleo dijo...

La realidad muchas veces nos pone a prueba.
Ver para creer
Besos

Sgroya dijo...

Aprendamos a ver las cosas como realmente son, y no como se quiere que sean..
Excelente, amigooo
Besoteees !!!

diego dijo...

Darío, me reconcome la duda de cuáles eran esos dos colores del rostro de la modelo ¿blanco y negro? ¿azul y naranja? ¡Dímelo, dímelo, por diossss! :) Abrazo.

Esilleviana dijo...

Sinceramente, tú lo haces -siempre- mucho mejor... te lo aseguro :))

un beso

Jo dijo...

uno es lo que ve.

o es el fotógrafo el unico capaz de captar la realidad?¿

Makeda dijo...

Hasta me dio miedo la visión,será que a oscuras todo puede tener la cara y el color que uno piensa.. un beso,poeta.

la quiltra dijo...

"lo esencial es invisible a los ojos"
creo que a la luz de la realidad podemos ver ciertos detalles... así como nunca acabamos de conocernos a nosotros mismos... menos vamos a conocer a los demás!!!
somos tremendamente ciegos

La sonrisa de Hiperión dijo...

Todo acaba siendo, una foto en blanco y negro.

Saludos y un abrazo.

Respirando entre palabras. dijo...

Bicolor o Bipolar...

A veces solo vemos lo que queremos ver.

Besote Dario.

Laira dijo...

Ni mil bombillas darán uniformidad a ese rostro...

Marc Verlén dijo...

Aunque afortunadamente existía. Capaces son de llamar inspiración a la modelo...

Un abrazo.

Amanecer Nocturno dijo...

Magnífica esa vuelta de tuerca final. Me has recordado a los relatos del Hombre de Alabama.

Un abrazo!

merce dijo...

Interesante, bello y amplio en horizontes.

Vine de casualidad y me gusta tu estilo.

Un abrazo Darío

JOAQUIN DOLDAN dijo...

un espectáculo de texto

Maripaz Brugos dijo...

La vida tiene muchos colores...e tan varidada como cada ser humano y sus mentiras.
Excelente.

MAGAH dijo...

Las dos caras de la moneda, de la luna, las suyas, las mias...

También me gusta su narrativa.

Carmela dijo...

Primero hay que mirar y ver, luego plasmarlo en la foto....
Un beso, Darío

TriniReina dijo...

Acaso el fotógrafo veía lo que quería ver y no la realidad. Ahora, que ajuste la cámara.

Muy bueno

Saludos

RECOMENZAR dijo...

Me detengo a saborearte mientras te leo
Un abrazo

Eva Letzy dijo...

Excelente!!! Me gustó mucho...

Valentina Hayes dijo...

Qué identificada me he sentido, ahora que estoy con los trabajos de fotografía. Y qué final tan inesperado como evidente: a veces sólo vemos lo que queremos ver y necesitamos que otros nos abran los ojos.
Besos.

Amapola Azzul dijo...

Mira, el rostro sabes perfectamente que no era bicolor, tu mismo lo has dicho, el problema era de la Luz, no se qué sombras en un lado y luz en el otro.
El rostro no era bicolor, esa era la percepción óptica, había bombillas, sí, pero no controló todos los factores externos de la luz adecuada.

Si, había una sombra y una luz en un mismo rostro, era un problema de contraluz y tú lo sabes perfectamente, a lo mejor era el efecto buscado por el fotógrafo, no lo sé, pero que Había una Luz que No estaba Bien Controlada , eso está más claro que el agua, que se busque el fotografo otro asistente.

Esas bombillas no le sirvieron para nda.

Una Luz se le Escapaba al Asistente, Menos bombillas y Mas claridad mental, digo yo.

Besos , bonito relato. Y que conste que la Luz venía de un Lado, de ahí el rostro bicolor, a ver ¿ de donde vendría la Luz? Del frente No, eso esta claro,... a ver sino tuvo en cuenta la Luz que entraba por la ventana (del Sol?) , una Cosa tan Tonta. Que hubiese cerrado las ventanas el asistente, en vez de tantas bombillas y tanto control, de la cámara, una cosa es la cámara y otra Captar la Luz, la Luz Venía por un Lateral. Vamos , por favor...¡¡¡

Y aunque se tuviera la mejor Cámara del Mundo y fuese el Mejor fotógrafo del mundo, las cosas de la Luz, estan muy Claras.Así que menos cámara Sofisticadas y más Ojos¡¡¡

Bello relato, me ha gustado. Besos.

Licantropunk dijo...

¿A quién se le ocurre fotografiar al Barón Ashler, el enemigo mortal de Mazinger Z?
Saludos.

La susodicha dijo...

Mas ella que nunca... inquietante quimera.

Luján Fraix dijo...

Buenas Noches Dario
Que tengas buen comienzo de semana.
Un beso

[Maxwell] dijo...

La paciencia es una ventaja. Un fotógrafo debe tenerlo obligado!

Fran dijo...


Una buena metáfora sobre la ambigüedad de la vida. Los claroscuros que nos rodean. Escrito con soltura y delicadeza...muy bueno

un abrazo

MAR dijo...

Uf me quedo grande el poema...no entendí el bicolor de la modelo...incluso pensé en su sexualidad.
Ando con deficit atencional :)
Besos para ti.
mar

Lichazul dijo...

feliz semana Darío
abrazos florales desde este lado de la cordillera

José María Souza Costa dijo...

Invitación

Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
Fuerza, Alegría y Amizad.
Ven para acá.

http://www.josemariacosta.com

Maritza dijo...

Lo último que se esperaba posible, eso era finalmente. Es que somos muy testarudos a veces y nos creemos dueños de la verdad...

Especial mujer debe haber sido esa modelo.

Abrazos.

N. dijo...

Parece que el tema de la fotografía nos está pegando a todos desde distintos ángulos.
El ojo del fotógrafo también es una terrible incógnita para el fotografiado...

¡Un abrazo!

Vera Eikon dijo...

Tan alta como la luna, y el fotógrafo contemplándola desde la tierra...Muy buen relato. Beso

LA ZARZAMORA dijo...

Todos llevamos la cara y cruz de esa moneda en el rostro.

Besos, Darío.

La abuela frescotona dijo...

muchas veces nuestro cristal no refleja la realidad que nos sorprende, saludos Dario

Sergio DS dijo...

Excelentemente retratado. El texto ha estado soberbio.