jueves, 21 de junio de 2012

Escurridizo


"Y realizó una medición que jamás se le había pasado por la mente. ¿A qué distancia de la verdad era capaz de llevar una fantasía sin que ésta se quebrase?" 
Henning Mankell - Profundidades

Se ha empeñado en calcular
el peso del dolor y la gravedad de las sombras,
magnificar la profundidad
de ese vacío que lo perturba sin tregua,
se ha obstinado en cifrar la distancia
entre el deseo y su atroz indigencia,
el volumen del desencanto,
la longitud y la fiebre del ansia;
y sólo ha conseguido
acelerar la metástasis de lo incierto,
esa marca, irrefutable y persistente de sus horas...

Imagen: Stefan Rappo

77 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

No se puede mensurar la vida.


Buen poema.


Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Esa distancia es inversamente proporcional a los años que cumplimos.

Mankell es genial.
Y su inspector Wallander también, además de muy realista.

Somos la metástasis del niño que fuimos.

Saludos.

lichazul dijo...

que bueno!!!
me salió de adentro, intentar medir la misma existencia es intentar encerrar al viento

abrazo y feliz jueves

vera eikon dijo...

Ciertas sensaciones son como agua y contra ellas no podemos hermetizarnos. Como si fuésemos una casa el agua penetra, y nos ahoga. Pero a la vez, cuando tratamos de asirlas son como agua se nos escurren entre los dedos. Estos dos últimos poemas tuyos son como recipientes que contienen esas sensaciones. Y en base a ese continente nos resulta menos extraño el contenido. Podemos observarlo, le otorgan un color y una forma, y en cierto modo ya no es tan inaprensible. Lo que quiero decir es que en estos poemas tuyos está eso que también es la vida aunque tratemos de obviarlo y no lo enfrentemos, y que es como agua y aunque no los enfrentemos nos ahoga...Magnífico tanto el contenido como la ejecución.Te aplaudo! Beso

Maia dijo...

Es sencillamente cierto que es imposible cuantificar la incertidumbre de la vida, tanto como que es tal vez la única certeza.

En cuanto a la hermosa frase de Rappo, yo creo que la fantasía se quiebra cuando se presiona el "interruptor" de la luz. Es una relación inversa: con el encendido de la luz se "interru(m)pe" la fantasía (una m de mierda es la única diferencia).

Beso.

Maia dijo...

Claro que esto de las mediciones imposibles incluye el amor, el desamor, el deseo y el desdeseo, el ansia y la desansia y todo eso. A eso me refería cuando dije sólo "vida", que son, para mí, sinónimos. Usted comprende. O no.

Eva BSanZ dijo...

wow!!! Me he quedado fascinada...Quien lo has dicho.

Un beso!!

chatnoir dijo...

Lo que si que podrá medir perfectamente será su ataúd...
Muy bueno!

Besos.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Hay cosas que la ciencia nunca podrá descifrar...

Abrazos alados, Dar!

VivianS dijo...

Excelente!!
Creo que este tipo de mediciones no suelen ser fructíferas, porque al final el resultado será tan confuso como la existencia en sí.
Un beso Dario

Maritza dijo...

Esa incertidumbre de los días como lo único cierto, no? y que quizás es mejor no amasarla mucho, y dejarnos llevar, no por la inercia, pero al menos no destapando antes de tiempo los posibles sepulcros que nos quieran atrapar.

(Estaba en algo parecido recién...qué difícil es encontrar el justo equilibrio a veces, o visualizar al menos qué sería mejor).

Bueno, cada uno se queda con su impresión del texto. Quizás esté muy lejos de tu intención.

Besos, y abrazos, desde Chile!

(Son excelentes estos textos tuyos)...

mariajesusparadela dijo...

Si hemos sido capaces de saber que el alma pesa 21 gramos (creo), ¿por qué no vamos a poder medir y pesar el resto?

Eastriver dijo...

Dejando de lado la extraordinaria frase del gran Mankell, gran narrador y gran comprometido, yo me cifro en no cifrar, en no medir, cada vez menos. Porque ahí empiezan todos los chascazos (¿Comprendes esta palabra? todas las putadas...). O lo que es lo mismo; todas las mentiras. Medir es mentir.

Corina dijo...

Que buena pregunta Henning...
Me encanta leerte siempre Da.
Besos

Rob K dijo...

Por ejemplo: aunque los versos de un poema tengan su métrica, lo que nos produce en el alma será siempre inconmensurable, como el alma misma.

Sergio DS dijo...

Eres el único responsable de que no pueda quitarme esa potentísima cita de la cabeza.

Tu texto no lo es menos y la imagen que acompañas acertadísima.

Hoy un 10, amigo.

Marite Alarcón dijo...

Mientras más pensamos en buscar una razón a las cosas que nos hacen decir ¿Por qué? se nos va la vida... como agua entre los dedos. Escurridizo como bien dices.

Excelente...

Mariela Laudecina dijo...

Me encantó el poema. Te inspiraste en la foto de arriba? Es dulce y perturbadora.
abrazo.

Carmela dijo...

Mejor dejarse estar, sin más, sin medir y sin querer entender.
Un poema para guardar.
Besos

Capitán Placenta dijo...

La terquedad de la existencia. Lo bonito de la vida, de los intentos de experto, es que a cada pregunta hay más huecos en blanco. Hasta que todo es blanco y con el pelo alborotado sonreímos idiotas.
Muy bueno.
Un abrazo!

Marc Verlén dijo...

La cientificación de las cosas es buen fin para la humanidad, ¿no? El poema, tan contemporáneo como brillante; lo destaco por encima, al menos, de los diez últimos.

Un abrazo, Darío.

Blue dijo...

Y mientras tomamos medidas de algo que no se puede medir se nos pasa el tiempo. No, no...
;-)
Besos.

Humberto Dib dijo...

Los espíritus de mensura lo llevan todo para el lado equivocado, ¿para qué saber algunas cosas?
Un abrazo.
HD

aina dijo...

El ser humano, tan empecinado en descifrar lo indescifrable a medida que se consume la vida.

Magnífica reflexión, Darío.

Axis dijo...

Sin embargo, aunque no nos empeñemos en calcular y en descifrar lo que nos duele, sabemos de su vaivén y de su insistencia en hacerse presente.

Beso.

De cenizas dijo...

Para eso hace falta algo más que un metro, una balanza y una calculadora.
Habrá que inventar el dolorímetro, el vaciolitro cúbico...


un abrazo

MAGAH dijo...

Tremendo fragmento inspirador!!!!

Gala dijo...

Para medir ciertas cosas aun no se ha inventado el sistema métrico que lo calcule a la perfección.
El dolor, el desencanto, la obsesión por perseguir un sueño , la calidad de este o las posibilidades de que llegue a buen final... tiene demasiadas variables, imposible de cuantificar.

Genial tu entrada. Me gustó mucho como has transmitido la sensación de desasosiego que refleja la inestabilidad emocional.

Besitos mediterráneos.

Lucrecia Borgia dijo...

Sólo la fantasía permanece siempre joven. Lo que no ha ocurrido jamás,
no envejece nunca.

(¿el abuelo de la foto está tomando tereré?

;-)

Alelí dijo...

ojalá fuese más creativa para expresar en el comentario, ese es mi deseo pero qué carajos...con ME ENCANTA! me alcanza!

Abismo dijo...

En estas cuestiones no hay medida... pero si encuentras el algoritmo que lo calcule... dimelo :)

Besos abisales

Jo dijo...

cuanto pesa, cuando mide... de que sustancia...
ya me surgieron mas desvaríos sin despejes....

guille dijo...

Hay gente que está tan preocupada con las medidas que se olvida de vivir.

Hay medidas que no se dejan calcular.

Hay conocimientos que es mejor que se mantengan escurridizos.

Confieso; llego bastante lejos sin que la fantasía se me quiebre. (No sabía que Walander me investigaba).

Verónica C. dijo...

Siempre obstinados en el sufrimiento, en medir y competir en ello.
Metástasis, qué bien lo has dicho.

Ahora me dará el aire, necesito arrancar esta sensación que me impregna.

Besos

(qué bueno...)

Lapislazuli dijo...

Quien dice que no haya cura
Un abrazo

la MaLquEridA dijo...

Se ha empeñado en algo imposible para cualquier mortal.


Beso

fiorella dijo...

Te leo siempre...ultimamente tus versos son tremendos, por viscerales,ciertos, la incertidumbre...terreno donde no hay brújula que valga más que nuestra escencia.Un beso

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Es lo que ocurre cuando se pretenden aplicar las unidades de pesos y medidas a cosas inconmensurables...

Besos ponzoñositos, Cuervito querido, y feliz finde!

Histeriopía dijo...

La insistencia lo dejan a uno siempre insatisfecho...

quede maravillado, muy bellas palabras

Histeriopía dijo...

La insistencia lo dejan a uno siempre insatisfecho...

quede maravillado, muy bellas palabras

Horacio Beascochea dijo...

Muy bueno. Tiene mucho de porfía, también de apuestas y convicciones, los versos finales, son excelentes

Abrazo

Isabel Martínez Barquero dijo...

Si pudieran medirse...
Me llegó hondo, como un grito silencioso (sí, con su paradoja implícita). Y es que los mayores dolores no se cuentan, se sienten y se intenta medirlos sin fortuna a medida que se hacen más llevaderos. En la cúspide, imposible medir. Y mejor que no se puedan medir, mucho mejor. Lo malo son los inventarios y balances, cómo pesan.

Pato dijo...

La frase de Mankell, luego vos y como si eso fuera poco para mi mañana, los comentarios geniales de tus lectores. Yo me quedo pensando, mascullando ideas que me cuestan (duele la mano mas precisamente) escribir en cataratas, pero igual, igual qué bueno todo!!

Si medimos mucho, corremos el riesgo de que algo de esas medidas que tomamos no nos guste, y ahí tenemos algunas opciones, cambiar o seguir con las medidas mal o tirar al diablo el medidor o falsear los datos o hacer como que no medimos nada


lo tremendo es que después uno no queda con la misma cara según los resultados y hay que seguir andando


o no...

(siempre me hacés pensar vos)

Amanecer Nocturno dijo...

"Acelerar la incertidumbre del tiempo"
Es justo lo que me está pasando ahora mismo por querer aplazar una fecha inminente.

Un abrazo.

mientrasleo dijo...

Hoy has venido con la intención de sacudirnos desde dentro haciéndonos mirar a donde siempre esquivamos.
Fantástico
Besos

◊ Dissortat ◊ dijo...

Esa "metástasis de lo incierto" es quizá lo que me ahoga ahora más que nunca, mi querido Darío...

Bípede Falante dijo...

Você é mesmo muito talentoso.
Acelera palavras, ideias e inspirações.
Beijos e bom final de semana :)

Noelia Palma dijo...

ay! la mierda!!!

me rompiste

Sarco Lange dijo...

Me iré a echar gel en la distancia.

Un abrazo.

Occam dijo...

Una lucha tiránica donde se supo perdedor desde el inicio.
Un beso

Galia B. dijo...

Hay magnitudes que se escapan... palabras intensas, Darío. Me ha gustado muchísimo, la imagen me recuerda la estética de Lynch. Un abrazo.

lichazul dijo...

otro abrazo grande Darío
pasa un precioso fin de semana con los tuyos, disfrútense a concho, la vida es efímera

SILDELSUR dijo...

el deseo,por suerte para la vida,inalcanzable!
que sería de nosotros,pobres mortales,si lograramos alcanzar eso intangible,eso que ni podriamos nombrar con palabras porque se esfumaría con solo nombrarlo!
Cada vez estás más elegante en tu escritura,y más profundo.
Besos!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las dolamas son de un peso incalculable...

Saludos y un abrazo.

Luján Fraix dijo...

No hay que ahondar en el sufrimiento, es como dejar sangrar la herida.

Besos

Rayuela dijo...

ohhhhhhhh,diosssssssssssss...es usted un maestro

abrazo, fuerte*

marichuy dijo...

Difícil saber conocer el peso del dolor. Quizá sea mejor así, no saberlo. (aunque temo que más nos pesa la incertidumbre.)

Abrazo 

Cecy dijo...

Lo estoy leyendo en estos momentos, en estos días y ahora tu texto, y los años, y las profundidades y lo que se va diluyendo, y un profundo incierto...

Mejor un abrazo :)

TriniReina dijo...

Hay cosas "inmedibles". Como empeñarse en medir los sentimientos.

Abrazos

TriniReina dijo...

Hay cosas "inmedibles". Como empeñarse en medir los sentimientos.

Abrazos

Esilleviana dijo...

Es cierto, está muy muy bien escrito. Me gustó el grado de profundidad y de calado con el que analizas como nos complicamos la vidad, como hacemos del dolor algo más desgarrador y lacerante, con el que al final sufrimos más.

Un abrazo maestro :)

JOAQUIN DOLDAN dijo...

todo es medible más o menos

Licantropunk dijo...

Domingo por la mañana: creo que voy a tener que volver a leerlo a la tarde, algo más despejado. ¿Por qué voy a volver a leerlo? Porque me parece que está muy bien.
Saludos.

Smith. E dijo...

Excelente, mi hermano. A decir verdad.
No diré más.

Un beso. O dos.

virgi dijo...

Es buenísimo, apreciado Joven.
Mucho.

BEATRIZ dijo...

Me ha pasado con lo de medir el tiempo.

Saludos.

lichazul dijo...

gracias por la huella , que tu semana sea maravillosa

abrazooo

Portal De Mis Desvelos dijo...

Hay cosas que jamas se podran calcular, Muy buena tu entrada, Un placer leerte, Me quedo por aqui leyendo mas, Un abrazo desde Puerto Rico, Gracias por compartir

La abuela frescotona dijo...

el resultado de leer este escrito es la angustia de lo imposible-
es muy profundo, saludos querido amigo

J K dijo...

Siempre nos obsesiona la distancia entre nosotros y el destino seguro que es la vejez y la muerte, o la muerte nada más.


Mucha realidad para un domingo


besos

(* dijo...

Me has hecho recordar a ese maravilloso personaje de Baricco que intentaba descubrir el punto exacto donde acababa el mar. Esas búsquedas, quizás, las imposibles, son las que más merecen la pena.
Un abrazo.

carmeloti dijo...

Ciertos juegos son tan peligrosos como adictivos, metes calculadoras con mezclas emocionales, un coctel de adrenalina, para alguien como yo.
Mesurar el dolor, transformar la emoción, (re)vivir la sensación de vertio de la impronta de la furia. Volver a experimentar el vacio ausente con el presente olvido.
Demasiada estimulación mental para una adicta, si la metastasis acelera, una vida de rutina no es más muerte...

Luján Fraix dijo...

DICEN QUE EL DOLOR NO SE MIDE...

BESOS

PD VEO QUE TIENES A CATHERINE EN EL LATERAL DERECHO, ES UNA DIOSA REALMENTE.

Marga dijo...

Pues me temo...

Lo he pensado muchas veces pero tú lo cuentas mejor.

Abrazo

Esilleviana dijo...

jajaja
estar rodeada de tanta chica tumbada y desnuda, tiene su encanto no? jaja
la primera sensación ha sido de miedo, me ha parecido como si estuvieran apiladas o acinadas :))

es broma...

gracias por tu comentario.

K. Diminutayazul dijo...

Vacío, distancia, deseo, incierto, horas. Y otras tantas palabras que no son más que la vida.

LA ZARZAMORA dijo...

Te prometo que soy incapaz de medir... siempre me equivoque.
:)

Hasta para el hueco del microondas compré uno más chiquito...
No sé no me hagas caso...
Pero siempre esperé que la distancia, el tiempo y los miedos, se contasen en indigecias... sin treguas,... acelerando mis incentidumbres, y cicatrizándome los miedos.

Besito, mi Cuervo.

P.S. Gracias por tu condescendencia, siempre.

Un soplo, para vos... VVVVVSSSS!!!!