lunes, 15 de agosto de 2011

Mujer alta


                        A la chica que encuentra piedras en cualquier parte.


"Si, es larga -respondió el caballero-, pero es muy, pero que muy bonita. A todos los que me la oyen cantar...o les vienen las lágrimas a los ojos, o..."

Al otro lado del espejo - Lewis Carroll

La mujer más alta del mundo estaba triste. Así pasaba sus días, triste. Porque no podía arrodillarse en el arroyo que descendía de la montaña a recoger piedras de colores, ni flores en los senderos, ni insectos extravagantes con dibujos raros en sus lomos. Y es que doblar su cuerpo era un trabajo insidioso y que le llevaba un tiempo importante, de modo que cuando llegaba a la mitad, le dolían todas las articulaciones. Ciertamente, era una mujer altísima, e inclinarse, para ella, no era como chuparse un dedo o rascarse la cabeza.
Hasta que un día descubrió que, con sólo levantar un poco los brazos podía recoger las piedras más brillantes jamás vistas, los astros que conmueven a los locos enamorados perdidos, las blandas y blancas alfombras mágicas para viajar sin límites. Y eso es mucho decir, porque las joyas al alcance de su mano, son infinitas.

Imagen: John White Alexander

42 comentarios:

:Isza: dijo...

Hayy me encanto, que dulce...

Saludoss =)

Sandra dijo...

Muy lindo, a veces sólo es cuestión de cambiar esos rieles establecidos y ver las cosas desde otro lugar.
Saludo

Noelia Palma dijo...

ayyyyyyyyyy

es que hoy querés matarme?

quiero ser alta!

Maritza dijo...

O sea, es cuestión de aprovechar o sacarle partido a lo que tenemos.
Inteligente mujer alta!.

la MaLquEridA dijo...

Un día comprendió que ser alta también es bueno.


Saludos

Corina dijo...

Algunos pueden lo que otros no. No siempre se puede todo. Siempre hay otros caminos. Beso

Eleanor Smith # dijo...

No sólo tenemos defectos, también solemos tener virtudes que no solemos ver.

Me encantó ***

Un beso o 2 #

Meme Vergara dijo...

sacarle provecho a todo.

Guantes De Lana dijo...

Muy muy bueno.

abrazos totales.

C C RIDER dijo...

No se me estará enamorando¿? Yo amo a la Alicia, a la Alicia de Jean-Luc Godard, también la de Carrol, no la de Tim Burton.

VeroniKa dijo...

buscaré mi talento en alguna parte, precioso relato.
bien elegido.

besos

vera eikon dijo...

En cuanto leí el título del texto sabía a quién se refería. Es una belleza. Tan sutil y fragante como ella misma. Nuestra amada recolectora de estrellas....Abrazos a los dos

virgi dijo...

¡Vaya! Y yo que soy bastante alta aún no es lo suficiente para alcanzar tanta belleza.
Besitos otra vez

Anónimo dijo...

Es uno de los textos más hermosos que te he leído hasta ahora y la mujer alta se lo merece, sin duda. Un texto con una exquisitez, una ternura y una suavidad impresionantes. Me gustó muchísimo. Disculpame por dejarlo en anónimo (sé que los odiás) pero lo prefiero así. Supongo que igual sabés quién soy y está bien. Es que me conmovió, quévaser...
Un saludo.

Sarco Lange dijo...

Es una tragedia.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me has emocionado... Y es que Emma se lo merece todo. Es un encanto de mujer.

Rayuela dijo...

abrazos largos a los dos*

MUCHITA dijo...

Dulcisimo.

Besos mil.

Carmela dijo...

Un detalle precioso, y con una gran dulzura.
Besos a los dos

marichuy dijo...

Dicho en otras palabras, su reino no era de este mundo.

Un abrazo. Usted, siempre sorprendiéndome,

Esilleviana dijo...

Tanto el poema del blog de E. Gunst como tus palabras son muy apropiadas: para encontrar piedras preciosas no hay que ir al lugar concreta, buscar las capas de tierra adecuadas... solo hay que saber mirar, estar atenta a los detalles, tener cierta sensibilidad especial y la suficiente valentía para encarar la tarea... tal como los dos, tu amiga y tú disponéis.

un abrazo

Rob K dijo...

La joya al alcance de tu mano, Darío, es la palabra.

Axis dijo...

Preciosa historia, de verdad preciosa,
como esas bellas manos alcanzándose.

Beso.

Reptile dijo...

A veces hay que cambiar el lugar donde posamos la mirada.

Anónimo dijo...

Aprovecha hasta el último instante.. ya que solo somos instantes.

¡Besote enorme, hermosa entrada!
Nina

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre hay alguien que respira, al otro lado del espejo.

Saludos y un abrazo.

Say dijo...

Qué preciosidad de texto. Emociona. Tú, ella y sus manos llegan hasta las frutas del árbol alto..."las joyas al alcance de su mano, son infinitas".

claudia dijo...

Es cierto, tenemos muchas joyas al alcance de la mano y ni nos damos cuenta.

Besos.

La abuela frescotona dijo...

menos mal que a la mujer alta, se le ocurrió mirar el cielo en donde estan las verdaderas cosas bellas...
hermoso escrito Curiyú, me recuerda (entre nos) cierto cuento sobre "palpar colgantes" jajaja

Blue dijo...

Bueno, bonito y bien dedicado.
Besos.

María Beatriz dijo...

Ser como somos, tiene sus ventajas, sólo es cuestión de descubrirlas...
Besos

BLUEKITTY dijo...

Me encantó =)

Pato dijo...

Joven Cuervo, qué delicia este cuento.
Mire usted, yo soy bajita, pero hoy me siento altisisisisima como la chica del relato y todo el cuerpo me duele y anda cansado de doblarse en dos o tres o cuatro para juntar hierbajos, yuyitos secos del camino, ve? Tal vez deba extender mi mano y tocar alguna estrella o un pájaro y listo.

Saludos!

Pato dijo...

"hervajos" debe escribirse con V de verdad no?

¬¬

Malena dijo...

Hermoso!!! No se merecía menos nuestra buscadora de perlas celestiales.

Beso a Emma.

Makeda dijo...

Y son este tipo de cosas por las que todas caemos rendidas al encanto de tus palabras..me recordaste en esencia a Lilus Kikus... sí.

Lucía dijo...

¡Qué bonito! Es un desenlace maravilloso. Mejor es buscar lo bueno que podemos conseguir con lo que tenemos, que no lamentarse por lo que nos es imposible obtener. Me encantó.

Un abrazo

Laura dijo...

Hay personas extraordinarias, parecen tocar con sus largas y hermosas manos las estrellas; para ellas no se hizo el suelo, solo el aire , el cielo y los luceros que en cada amanecer aparecen iluminando sus bellos ojos.

Precioso texto. Un saludo

Lucila Haus dijo...

Eso sí que es tocar el cielo con las manos. Una elegida la chica que encuentra piedras en todos lados.

LaLy dijo...

Hay que buscar en el cielo y la tierra (:

Un gusto leerte.

LaLy

Maripaz Brugos dijo...

Muy, muy bello...jamás me dejas indiferente cuando te visito, es cuestión como el personaje de tu historia de saber encontrar la belleza.
Saludos

Luján Fraix dijo...

Muy bonito relato.
A veces, hay que ver el lado positivo de las cosas y valorar lo que tenemos y lo que nos tocó en suerte.

Besitos