martes, 20 de agosto de 2013

Lado oscuro de los hombres


Cuánto de temor habrá
en eso que llamamos "mala suerte"
la obstinación gatuna
- no exclusiva de los negros -
de pasar por delante de los hombres
como si a espalda de esos seres fatídicos
quedasen demasiado expuestos
a lo atroz y lo imprevisto.

68 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

No soy supersticiosa, ni me da miedo el destino...
Miau!!
Beso-te!

elisa lichazul dijo...

cada día que pasa amo más a los gatos...

pero al hombre ... es relativo

buena semana Darío

David Mariné dijo...

y quedasen demasiado expuestos.
sí señor, palabras de un hombre que ni vigila su espalda y que mucho menos le importa andar sin taparrabos.
abrazo Darío.

Maritza dijo...

Bueno, el que se sujeta a esas cosas quedará atado en la esclavitud del temor, sí, señor.

ABRAZO GRANDE, DARÍO.

Jerónimo dijo...

Ellos (los gatos) también tienen derecho a ser supersticiosos y con respecto a los hombres hacen pero que muy bien en serlo.Damos miedo...

Saludos.

Sarco Lange dijo...

Los tigres no existen...

Mirella S. dijo...

Aunque no soy gato, si un hombre se me cruza por la vereda de izquierda a derecha, voy rápido a consultar a la bruja Lechiguana.
Darío, un abrazo.

la MaLquEridA dijo...

Los gatos no me dan miedo, los negros menos, los hombres si y si tienen mala facha peor. Huyo de casi todos pero no descubro todavía cómo huir de los que hablan bonito.


Un beso.

Vera Eikon dijo...

Hay ciertos poemas tuyos que podrían conformar un glosario de la condición humana. Este es uno de ellos...Me gusta tu perspicacia, tu perspectiva y el modo en que lo expones...Un abrazo.

Rob K dijo...

Sólo el bicho humano traiciona.

Lucas Fulgi dijo...

la suerte adelante y atrás... depende de cada uno lo que fue dejando.

Blue dijo...

Lado oscuro que a veces tenemos dormido para no darnos miedo a nosotros mismos.

Besos.

begusa dijo...


me inspiran los gatos negros y me hace gracia la gente que los teme :P

mariajesusparadela dijo...

De buena gana firmaba los comentarios de Vera y Blue.

Laura Uve dijo...

Darío, que manera de expresar ese espacio de incertidumbre entre el gato y el hombre.

Chapeau!!

No me dicen nada los gatos, quizás sea que tengo algo de gata y prefiero los hombres.

Amapola Azzul dijo...

Es bonito este poema, me gusta ese lado oscuro tuyo. Un abrazo.

Tiene luz.

Amapola Azzul dijo...

(?) lo que no entiendo es la etiqueta de la poesía.

Besos.

Luján Fraix dijo...

YO NO LO CREO PORQUE ADORO A LOS GATOS Y NEGROS TAMBIÉN... UN BESO

Darío dijo...

No sientas pena, pequeña Amapola, yo tampoco las entiendo. Son tan sesgadas...

Marite Alarcón dijo...

Todos, hasta los mismos hombres tienen un lado super oscuro...

Moni Revuelta dijo...

Maravilloso juego de palabras, y buena intuición...
Te lo dice una gata.

Abrazos

Ricardo Guadalupe dijo...

Yo de ser gato, por muy negro que fuera, no le daría la espalda a un hombre. No fuera que la mala suerte se me volviera en contra.

Un abrazo!

Esilleviana dijo...

Eres un apasionante hombre-gato: seductor, hábil, astuto y silencioso.

un abrazo

L . Avellaneda dijo...

Hay gatos en forma de humanos, hay que decirlo... Eso sí, cuando el sábado a la noche iba caminando con amigos por la calle, y pasó un gato gris, ni por asomo quisimos que sea negro...

¡Qué buena música de fondo! ¡Me encantó!

¡Abrazo Darío!

MAGAH dijo...

Gatas negras...

EvaBSanZ dijo...

Siempre hay un perdedor que se lleva los palos de otros, en el caso de la mala suerte le toca al pobre gato negro.

Un beso

Gipsy Princess dijo...

Interesante el texto, me fascinan los gatos.

Nos leemos, besos gitanos.

Carmela dijo...

Condición humana que a veces nos come a nosotros mismos.
Un beso, Darío

alalai cánfora sandra dijo...

Pues el puro y duro temor inherente a los hombres... cobardía o a veces simplemente estar vivo.


Besos

alba dijo...

Qué tenacidad la de los hombres al ponerle ritmo al infortunio. Recordé a Baudelaire cuando decía en su poema "La mala suerte":

"Mi corazón, tambor velado,
Va redoblando marchas fúnebres"

Ese anticipo que gesta...

Un abrazo.



Laura Noestá dijo...

Odio los gatos, hasta miedo me dan...

Precisamente ayer no pude disfrutar de unas tapas y cervecita fría porque nos rondaban tres gatos cachorros, no les valía nada para espantarlos, como si estuvieran enamorados de mí!!! jajajaja

Besos

Amapola Azzul dijo...

Es que está tan bien dicho que no tengo nada que añadir, Lo siento.

:(

Un beso.

Ricardo J. Roman dijo...

Muy bueno este escrito, amigo.

Saludos!

[Maxwell] dijo...

prejuicios gatunos u.u

la gata dijo...

Me gustan los gatos (de todos los colores) y luego, los hombres (aunque no todos ni de cualquier color).

Beso gatuno.

De barro y luz dijo...

El lado oscuro de los hombres es más oscuro cuando son(somos) lunáticos.

Abzo

Ladurie dijo...

Me gustó mucho el título, lo dice todo.

Abrazo gigante.

Ladurie dijo...

Me gustó mucho el título, lo dice todo.

Abrazo gigante.

Ladurie dijo...

Me gustó mucho el título, lo dice todo.

Abrazo gigante.

Horacio Beascochea dijo...

Confío en la mirada gatuna, más que en algunos miserables que andan dando vueltas

Abrazo

Betina Z dijo...

Nunca lo había pensado y,sin embargo, explica tantas cosas...
Son ellos, claro, los hermosos gatos negros, quienes deben cuidarse.
Y no se les puede criticar la superstición. Nosotros los instruimos al respecto.

Un abrazo, Darío

mientrasleo dijo...

eso es ser mujer
Besos

cora dijo...

a mi los negros me dan respeto...

me quedo por aqui

besitos

Miguel Alvarez Morales dijo...

He llegado a tu blog por enlaces de otros que tenemos en común y me ha gustado muchísimo, con permiso te enlazo en el mio.

Creo y defiendo la superstición, si ella, por ejemplo, no tendríamos cosas tan bellas como tu poema.

Un saludo desde Almería, España

ohma dijo...

La indefensión es atroz, amigo Dario, y no tiene nada que ver con la superstición.
Bicos.

Jo dijo...

mira qwue egoismo y delirio de suerte protagónica robada... los ombres son los que llevan el demonio dentro incluido endilgarle a pequeños seres sus defectos qe no pueden soportar



amo esa canci;on de fondo....

Amapola Azzul dijo...

A veces creo que los hombres llaman a la mala suerte por su propio nombre para que esta acuda, pero no estoy segura.

Un beso para ti, Darío.

Feliz Día.

miss desastres dijo...

qué haríamos sin la posibilidad del atropello

creernos inmortales

me gustó mucho, un abrazo

Amapola Azzul dijo...

Pues a mi me gustan los gatos, Darío, desde siempre.

Un abrazo, amigo, el gato que vive en tu poesía es muy bello.

Besos.

María Sotomayor dijo...

Y yo te leo, y pienso en el lado oscuro de la luna, ese hemisferio imposible de contemplar, pero que estar... está, está.

existe.

Besos Darío.

Ricardo Gonzalez dijo...

Por esquivar uno gris casi me mato...el color no es exclusivo. Abrazo.

VivianS dijo...

En mi próxima vida seré un gato negro ( aunque una gata no suena mal jaja)
No soy supersticiosa, y los amo. Creo que es peor encontrarse a “un humano” en la cola del banco, o a un político.
Besos Chico-bueno.

TORO SALVAJE dijo...

Le damos mala suerte a todo.
Mira como está el planeta por nuestra culpa.

virgi dijo...

Tienes una óptica lúcida y profunda, ya quisieran los gatos!!!
Besitos, Joven, besitos

◊ dissortat ◊ dijo...

Las supersticiones son cosa de ignorantes.

Un fuerte y gatuno abrazo.

Lila Biscia dijo...

pasé a leer este poema más de una vez y no sé que comentar.
bobadas: tengo una gata negra, creo en el destino, no entiendo a los hombres, no entiendo por que temen.
bobadas...

besos, querido d.

Lapislazuli dijo...

Uyyyy crei que era solo de los negros, mi gata es blanca....
Abrazo

elisa lichazul dijo...

pasa un precios finde Darío
abrazos
:D

marichuy dijo...

Supersticiones. Pobres gatos (a mí me encantan), creo que el llamado imaginario popular y la tradición cuentista les han endilgado el triste papel de símbolos del mal, o de acompañes de brujas y demás seres míticos asociados a la maldad.

Un abarzo

Maribe dijo...

Me gustan los gatos...Desde que los egipcios los consideraron dioses, tienen bien alta la autoestima...

Nos causa miedo aquello que no comprendemos.

Besos
Maribe

Luján Fraix dijo...

Gracias por tu huella y por estar siempre en mi casa, por compartir cada pasito que doy, un beso grande. Que tengas un bello día.
Cariños

Jova dijo...

Sólo es necesario tener un poco de valentía. Besos

Sonsoles dijo...

¿Hablas de mi? como me gusta q me conozcas tanto.
Estoy ahora mismito restregando mi lomo con ... con el tuyo ;P
Beso largoooo y dentro

Javier F. Noya dijo...

El mayor miedo es a la incertidumbre. Y en felinos e infiernos cocemos el caldo del mañana. Bello poema, si se lo,lee cruzando los dedos jajajaja. Abrazo, es bello de verdad.

Sergio DS dijo...

La obstinación es de naturaleza felina. Seguro.
Un abrazo.

Angi La Fiera dijo...

La historia desde el punto de vista felino descubre otro mundo. Besos.

Gala dijo...

A pesar de sus siete vidas, son más listos que nosotros mismos.
Tal vez porque saben que mejor enfrentarse de cara, o seguramente porque no son supersticiosos y no tienen lado oscuro.

Besos mediterráneos.

P. Fernández Cuadrado dijo...

Qué grande.